¿Escuelas para niños y escuelas para niñas?

La Historia funciona como un péndulo. Decenios de convencimiento de que las niñas y los niños tienen que educarse juntos, y los últimos años ven el avance de las posiciones segregacionistas. Están de vuelta. Pero, como siempre, con un matiz: ahora vienen disfrazadas con ropaje científico.

Un reciente artículo de la revista Science, titulado “The pseudoscience of sex-seggregated schooling” discute con profusión la evidencia astrológica pseudocientífica que apoya la segregación por sexos. Me encantó la descripción de las ideas de Leonard Sax, que explica que en el entorno escolar, “los chicos activan el sistema simpático, mientras que las chicas activan el parasimpático”. Ambos sistemas, Mr. Sax, son complementarios en su uso. Es como decir que hay gente que conduce con el acelerador y gente que conduce con el freno. Pues no, oiga. Pero, de todas formas, estudiemos qué quería decir este señor con esas palabras. Pues, como siempre, se trata de nociones de sentido común tradicional, expresadas con palabras tomadas del griego. Según Mr. Sax, los niños se sienten motivados por los profesores dinámicos y agresivos (“¡Vamos, Gutiérrez, dígame la respuesta, sé que usted la sabe!”), mientras que las niñas se sienten mejor en un ambiente más agradable (“Vamos, Cristina, cariño, saca el cuaderno”). En 13 años de docencia y en largos años de experiencia con las mujeres es la primera vez que oigo a alguien decir, sin partirse el culo de la risa, que a las mujeres les disgusta que les den caña. Mrs. Sax debe ser una mujer muy desgraciada.

¿Hay estilos cognitivos diferentes, de niños y de niñas? Sí, claro que los hay. ¿Están biológicamente determinados? No lo creo. Daré mi razonamiento. Hace 100 años (no es tanto), era difícil creer que las mujeres pudieran estudiar matemáticas. Gente muy erudita explicaba a quien quisiera escucharles que el cerebro de la mujer estaba mal adaptado a una ciencia tan abstracta. Hoy en día, las facultades de ciencias matemáticas tienen muchas más alumnas que alumnos. Y pronto tendrán más profesoras que profesores. Pero hay mucha gente que opina que el proceso de adaptación ya terminó, y que las diferencias entre niños y niñas, a día de hoy, ya son meramente biológicas. A diferencia de las de hace un siglo, que no lo eran. ¿Por qué iba a ser así, cuando aún vemos los patrones evolucionar?

Una profesión que hemos visto feminizarse ante nuestros propios ojos ha sido la de médico. Cuando yo era niño (poco después de que Franco la espichara) era raro ver médicas (no sé ni quiero saber cómo dice la RAE que debo escribir esa palabra, ahorraros los comentarios). Hoy en día, comienza a ser infrecuente ver hombres. Y, al mismo tiempo, el prestigio de la profesión médica se ha ido reduciendo considerablemente. La sociedad aún contiene mil subterfugios machistas.

Una de las pocas profesiones masculinas de prestigio que quedan es la ingeniería. ¿Qué ocurrirá cuando las mujeres la asalten? “No ocurrirá”, dicen algunos. ¿Por qué? Pues porque a las mujeres no les interesa la ingeniería. ¿Por qué? (insisto) Pues (me dicen) porque es demasiado abstracta. OK, claro. En cambio las matemáticas y la filosofía son la esencia de la concreción. Y entonces me replican: es que se ocupa de cosas demasiado prácticas. Claro, claro. Ahora a las mujeres lo práctico no les atrae, sólo lo abstracto. No te jiba. Este tipo de respuestas contradictorias son base en la comprensión que los hombres tienen de las mujeres. Dos frases que me encantan, y que puedes oír en la misma conversación: “Con las mujeres, ya se sabe” y “Con las mujeres, nunca se sabe”.

Las diferencias de comportamiento entre hombres y mujeres tienen orígenes muy sutiles. Y es normal que sea así: han sido clave para el funcionamiento de la especie durante milenios sin ser biológicas. Por tanto, tienen que estar muy bien enraizadas en la cultura. Os pongo un ejemplo que me dio una profe de filosofía amiga mía. Una chica de 15 años tiene un disgusto grave en clase. Cualquier cosa: pelea con las amigas, una mala nota inesperada… La chica se echa a llorar en el aula. Sus amigas la arropan, el profesor la deja salir de clase para tranquilizarse. Un chico de 15 años tiene un disgusto grave en clase. La misma cosa: pelea con los amigos, una mala nota inesperada. Pero no puede echarse a llorar. ¿Qué hace? Se sienta al fondo de la clase, cabreado con el mundo, reconcentrado en sí mismo. El profesor le pide que salga a la pizarra, y le da una mala respuesta en la que encauza toda su frustración. El profesor, sin saber qué es lo que sucede, le pone un parte… o adopta el castigo que considere, comenzando quizá una mala relación que durará el resto del curso. ¿A que no era fácil de diagnosticar?

Volviendo a las escuelas segregadas, se nos dice que las niñas obtienen mejores notas en ciencias en ellas, debido a que no deben cumplir estereotipos sexuales. Quizás sea cierto, quizá no, pero no quiero que ésa sea la solución al problema. Primero, porque no será una solución real: quizá mejores las notas, pero empeoras netamente la adaptación social. Por ejemplo, está documentado que los hombres que se han educado en escuelas segregadas son más propensos al fracaso matrimonial (entre las mujeres no existe correlación significativa). La vida real es mixta, los hombres y las mujeres estamos mezclados. Afortunadamente. Y no quiero un mundo que no sea así, no me da la gana. No sé cuál debe ser el papel del sexo en nuestra sociedad. Reconozco que alterno mi visión. A veces pienso que sólo debería ser importante en la cama. A veces pienso que las diferencias sexuales son un motor importante de nuestra actividad. Vale. Pero, en cualquier caso, todos juntos, y dando a todos las mismas oportunidades.

Por último: ¿no os recuerda a la doctrina racista de EEUU: iguales pero separados?

Aborto y criminalidad

Vamos con un post polémico…

Hay temas en los que es muy difícil mantener un discurso racional, y el aborto es el ejemplo más nítido. Cualquier discusión sobre el tema se convierte enseguida en una sarta de insultos de los pro-vida hacia los asesinos-malnacidos-furcias que defendemos la capacidad de elegir de la mujer. Solía decir la Iglesia, cuando era sabia, “In necesariis, unitas; In dubiis, libertas; Et in omnibus, caritas”. Es decir: “En lo necesario, unidad; En la duda, libertad; Y en todo, caridad”. Pero hoy no reconocen que no sabemos cómo la materia se vuelve consciente y que, por tanto, es un biologismo barato el considerar que todo óvulo fecundado es una vida humana. En realidad, el razonamiento es lo de menos, porque no hay argumentación, sólo evocación a los sentimientos más primarios.

Pero en este blog nos caracterizamos por un desmedido afán de razonar. Aviso al lector: entre aquí con espíritu abierto, y deje (en la medida de lo posible) sus sentimientos a la entrada. Porque vamos a apelar a su ser razonable.

Empecemos con una pregunta sencilla:

¿Qué efectos tiene, sobre una sociedad, la prohibición del aborto?

Hasta el siglo XIX, la prohibición del aborto entraba en el saco de leyes que no había manera de imponer en la práctica. Sólo con la llegada del control político de la sanidad aparece un dilema legal real. Y a lo largo del siglo XX, muchos países han jugado con él, modificando las leyes con un fin: controlar la tasa de natalidad. ¿Y las cuestiones éticas? Seamos serios, son secundarias.

Entre los países que se han embarcado en este peligroso juego estuvo Rumanía. En 1966, Ceausescu, nuevo dictador del país, decidió prohibir el aborto y realizar un control exhaustivo sobre la planificación familiar. Bueno: una eliminación de todo intento de planificación familiar. Pensaba que una Rumanía más poblada sería una Rumanía más poderosa. En poco tiempo se dobló la tasa de natalidad. Pero el país era pobre, muy pobre. Y muy mal gobernado. Así que, en lugar de poderosa, Rumanía se encontró a sí misma superpoblada. Y el exceso poblacional estaba compuesto por niños no deseados. Estos niños no deseados fracasaron estrepitosamente en los estudios, y en su incorporación al mercado laboral. Y muchos de ellos terminaron como delincuentes. Fueron estos niños y sus coetáneos los que, ya adultos, forzaron la única condena a muerte de un dictador de Europa del Este. Tras la democratización, el aborto fue legalizado de nuevo. El número de abortos fue increíblemente alto: uno por cada 22 habitantes!!!

A principios de los 90 la tasa de criminalidad disminuyó enormemente en EEUU. ¿Dónde se han ido los criminales? ¿Ha sido la mejora del nivel de vida, la acción policial? Los estudios mostraban que, aunque eran factores relevantes, no explicaban en absoluto el descenso enorme observado. En el año 2000, Donohue y Lewitt publicaron “The Impact of Legalized Abortion on Crime”. En este artículo estudiaban estadísticamente la correlación entre prohibición del aborto y tasa de crimen en EEUU.

En EEUU, el aborto se legalizó, en la práctica, tras el caso Roe v. Wade, en 1973. En esta sentencia judicial, los derechos de la madre y del estado se “equilibraban” mediante el establecimiento de una ley de plazos. La tasa de abortos se disparó en EEUU, llegando a un aborto por cada 2.25 nacidos vivos. 1’6 millones de abortos en 1980. Es una cantidad enorme. De haber estado prohibido el aborto, todos esos niños habrían vivido. ¿Habrían sido felices? Algunos sí, otros no. Pero, desde luego, sus cartas eran mucho peores que las de sus compañeros de cohorte. Todos ellos habrían sido niños no deseados. La mayoría habría nacido en hogares pobres, de madres adolescentes y solas. Es un cocktail mortal.

Los estudios estadísticos avalan este razonamiento: la tasa de criminalidad cayó dramáticamente alrededor de 18 años después, a principios de los 90. ¿Es casualidad? Puede. Había cinco estados en EEUU que legalizaron antes la ley de plazos: Nueva York, California, Hawaii, Alaska y Washington). En los cinco, la tasa de criminalidad cayó antes. ¿Cuánto antes? Creo que lo adivináis: 18 años después de la adopción de la ley de plazos. ¿Es necesaria más evidencia? Siempre lo es. La correlación se cumple, si se estudia con el cuidado apropiado, en el resto de países del mundo. Más aún: la correlación es tanto más fuerte cuanto mayor es la tasa de abortos que se produce al levantarse la prohibición. Ese número, recordémoslo, es una medida de la cantidad de niños no deseados.

Siempre advierto de que correlación no es lo mismo que causación. Tras demostrar que los dos eventos están correlacionados, ¿cómo demostrar que, realmente, uno causó el otro? A decir verdad, no se puede. Sólo puedo alegar que resulta extremadamente razonable, sobre todo teniendo en cuenta la gran diferencia de tiempo entre los dos (18 años). Desde luego, disminuir la criminalidad no fue la intención legislativa, era muy difícil de prever.

Por supuesto, la ley de plazos tuvo otros efectos en la sociedad americana. El número de concepciones se incrementó en un 30%, señal de que los americanos usaban el aborto como un método anticonceptivo (idea estúpida donde las haya). Disminuyó dramáticamente el número de infanticidios y la tasa de maltrato infantil. Y, por supuesto, las bodas de penalty.

El aborto y la antropología filosófica

Y ahora, no puedo evitarlo, me gustaría discutir en términos ético-filosóficos. ¿Cuándo comienza la vida? No lo sabemos, ciertamente. Dar un acontecimiento biológico como señal de arranque es arbitrario: ¿ocurre algo mágico, algo trascendente, cuando el óvulo y el espermatozoide se funden en una sola célula? No creo, la verdad. La idea es de un biologismo estúpido. ¿Por qué precisamente entonces, no un instante antes o después?

Vayamos entonces algo más atrás: ¿por qué nos repugna dañar a un ser humano? Pues porque es nuestro semejante. Ciertamente, tenemos un sentimiento moral que nos impide hacer daño a quien se parece a nosotros, porque sentimos empatía con su dolor. Y ese sentimiento moral es imprescindible para la sociedad. ¿Qué tipo de semejanza despierta ese sentimiento? Pues la semejanza física y la semejanza intelectual. No podemos dañar a alguien cuyo cuerpo parece humano, o a alguien cuya inteligencia parezca humana. ¿Y el embrión?

Considerad el siguiente diálogo para besugos filosóficos, que ilustra el argumento que me gusta llamar “el bloqueo del desarrollo natural”.

– ¿Cómo sabes que un aborto es la muerte de un niño? Al ver un embrión de 2 meses no me parece ver ninguna figura humana.

– Pues porque, si le hubieras dejado evolucionar libremente, se habría convertido en un niño.

– Ah. Entonces, yo hice algo, y ese algo evitó que un niño naciera. Y, por tanto, le he matado.

– Eso es.

– Entonces, si un día puedo violar a una chica y me contengo, estoy matando un niño, ¿no?

– ¿Y esa gilipollez?

– Bueno, yo hago algo, y ese algo evita que un niño nazca. Así que le he matado.

En efecto, si consideramos que un embrión es ya un niño porque, dejado evolucionar libremente, se convertiría en un niño, entonces estamos matando un niño cada vez que una acción nuestra evita un embarazo. Como por ejemplo, cuando te pones un preservativo. O, mejor aún, cuando decides no mantener relaciones sexuales. Como decía El Mundo Today, usando el humor como herramienta dialéctica, cada mujer menstruando está abortando.

La Iglesia siempre ha apoyado la extensión de la cantidad de vida, aunque fuera en detrimento de la calidad de la misma. ¿Merece la pena vivir, a cualquier precio? En mi opinión, no. Yo no creo que mi propia vida deba ser antepuesta a cualquier otra consideración. Por ejemplo, yo mismo puedo considerar que, por algún motivo, ya no merece la pena vivirla, y desear terminarla. Y podría ocurrir que terminar con mi vida mejorara drásticamente la calidad de vida de muchas personas. En ese caso, me parece que sería necesario éticamente poner todas las opciones sobre la mesa.

Entonces, ¿por qué la Iglesia se ha empeñado en proteger tanto a los embriones? De hecho, los embriones reciben un trato especial, una protección mayor que el resto de seres humanos. Pensemos en los anti-abortistas que están a favor de la pena de muerte. O en todos aquellos a los que los recortes en sanidad no les importan, cuando es obvio que ya están adelantando la muerte de muchas personas. Es obvio: se trata de una estrategia del poder. Prohibir el aborto es una manera de incrementar la población, lo cual puede ser muy beneficioso. Sobre todo para los poderosos. Más soldados en una guerra. Más obreros -y, por tanto, más presión para bajar los salarios. Más sumisión: los padres y madres de ocho hijos no pueden pensar en la revolución, están demasiado ocupados consiguiendo la próxima comida. Cuando los poderosos se sienten seguros de sí mismos, pueden relajar la presión sobre el pueblo, permitiendo una ley de plazos.

Un deseo: que cada niño que nazca sea deseado.

¡Economía Real, Ya!

Los físicos estamos de enhorabuena. Predijimos la existencia del bosón de Higgs, con una masa en torno a los 120 GeV… y ¡ahí está! (Aquí tenéis mi pequeña contribución.) La ciencia es algo maravilloso: recopilas evidencias, piensas mucho, formulas modelos, describes teorías, diseñas experimentos… y luego… ¡funciona! Imagino la cara de Le Verrier cuando se confirmó su predicción de la existencia de Neptuno. O la de Mendeleyev cuando se encontró el germanio que él había predicho.  Los médicos han alargado nuestra vida. Los ingenieros nos hacen cruzar el Atlántico en horas.

¿Y los economistas?

Pues los economistas dedican una cantidad ingente de tiempo a demostrar que su tarea es una ciencia. Lo cual es la más segura prueba de que, en realidad, no lo es. Sus modelos no han predicho ninguna de las crisis económicas del siglo XX. Los astrónomos predecían eclipses ya en el siglo IV a.C. “Bueno… “, uno puede decir: “es que la economía trata de temas mucho más complejos. Es difícil hacer predicciones”. Ese comentario me deja perplejo, porque los economistas no se equivocan levemente, sino que cometen espantosos errores de bulto. En Inside Job se describe cómo un prestigioso profesor de Harvard publicó un artículo sobre la solidez del sistema financiero islandés… meses antes de su colapso. Si no saben, ¿por qué escriben? Cuando oyes a los economistas hablar, no resuena ningún eco de humildad. Su discurso rebosa prepotencia, una arrogancia totalmente impropia de quien tiene su currículum plagado de fracasos científicos.

Dijo un famoso economista que “la eficiencia del mercado es tan importante que está por encima de las observaciones empíricas”. Waw.

En realidad, claro está, hablo de los economistas oficiales. Es diferente el caso de los economistas críticos, como los neo-keynesianos, Krugman, Stiglitz, Sen, Varoufakis… o, en España, Vicenç Navarro, Juan Torres o Alberto Garzón. La economía oficial (sea neoclásica, neoliberal, austríaca…) está, a nivel científico, a medio camino entre la astrología y la homeopatía. Y no porque contenga errores, sino porque contiene mentiras, mentiras interesadas. Aquí va una pequeña selección:

1.- La deuda excesiva del estado español es la causa de nuestra actual crisis. NO. El año 2007, justo antes de la crisis, el estado español tenía superávit, y una deuda sensiblemente inferior a la alemana.

2.- Un país endeudado en exceso debe adoptar medidas de austeridad. NO necesariamente y NO arbitrariamente. Es fácil caer en la paradoja del ahorro: si todos ahorramos durante una etapa de recesión, caerá la demanda, más empresas tendrán que cerrar… y nos hundiremos aún más en la recesión. Irving Fisher formuló una versión de esta paradoja para momentos de excesivo endeudamiento de un país. Si todos ahorramos, caerá la demanda, los precios y los salarios bajarán. Eso quiere decir que costará más conseguir cada euro. Y, por tanto, nos costará más pagar nuestras deudas. Así que, paradójicamente, cuanto más ahorramos, más debemos. Y ésa es nuestra situación en estos momentos.

3.- El pago de la deuda debería ser la prioridad para cualquier estado. NO. ¿Aceptarías que el pago de tu hipoteca fuera por delante de la comida de tus hijos? Para empezar, la deuda puede ser ilegítima u odiosa. Por ejemplo, los bancos que han recibido dinero del Banco Central Europeo al 1% para prestar al estado español al 7%. No hay ningún motivo para tolerar esa estafa. Es preciso llevar a cabo una auditoría de la deuda española, para saber qué parte es legítimo pagar.

4.- La economía nacional es como una familia. NO. En una familia, todo el trabajo remunerado se hace en el exterior de la misma. La totalidad de los ingresos vienen de fuera. En España, el 70% de los ingresos nacionales es endógena, es decir: bienes y servicios que los españoles compramos a los españoles. Al enfriar la economía interna, los españoles nos volvemos más pobres y no mejora nuestra capacidad para pagar nuestras deudas. Si nuestro problema fuera de excesivo consumo en el exterior, la solución sería obvia… una política proteccionista: poner aranceles para que los españoles no consuman bienes extranjeros.

5.- El enfriamiento de la economía nacional (devaluación interna) salvará la competitividad española. NO. Como ya hemos dicho, la devaluación interna empobrecerá inútilmente a los españoles, y disminuirá nuestras posibilidades de pagar la deuda. Pero, además, no es factible mejorar nuestra competitividad de esta forma. Para empezar, porque todos los países del mundo están intentando disminuir sus importaciones. Pero, más grave aún: porque la falta de competitividad española se debe a nuestro atraso tecnológico. Intentar mejorar nuestras exportaciones sin invertir en I+D nos condena a luchar por el mercado de los productos de escaso valor añadido (es decir: no venderemos alta tecnología, sino posavasos de plástico). Y eso nos fuerza a competir con China. ¿Queremos vivir como ellos?

6.- El comercio libre internacional favorece siempre a todas las partes. NO. Todos los países ricos han desarrollado su industria gracias a un período, a veces muy largo, de proteccionismo. Ningún país del mundo ha desarrollado una industria competitiva en un marco de libre competencia.

7.- El mercado libre siempre favorece a todas las partes. NO. El problema radica en el término “libre”. Si yo me muero de hambre y tú no, puedes imponerme el precio que quieras por un plato de lentejas. No hay intercambio libre cuando una de las partes tiene una necesidad acuciante. Ni cuando una de las partes es sensiblemente más fuerte que la otra. Las condiciones necesarias para un verdadero intercambio libre son tan restrictivas que lo vuelven inútil en la práctica.

8.- La gestión privada es siempre más eficiente que la gestión pública. NO. Valga como ejemplo la sanidad española, fundamentalmente pública, mucho más barata y con mejores resultados que la norteamericana. Más aún: tenemos motivos para pensar que, en términos generales, la gestión controlada democráticamente es mucho mejor que la gestión privada.

9.- Todos los países deberían mejorar su competitividad, y así saldremos de la crisis global. ¡¡¡NO!!! ¡¡Y además es un absurdo lógico!! Si todos los países mejoramos nuestra competitividad, ¡estaremos en el mismo sitio exactamente! Un esquema de solución que no se pueda exportar a todos nunca es una buena solución.

10.- Los salarios, como todos los precios, deben estar sujetos a la ley de la oferta y la demanda. NO. El mercado de trabajo es diferente a todos los demás. Si el precio del queso baja, algunos queseros dejarán el negocio y fabricarán otras cosas: la oferta baja. Pero si disminuye el salario, la cantidad de gente que busca trabajo crece. La razón es que algunas personas necesitarán un segundo empleo, algunas mujeres que estaban criando a sus hijos volverán al mercado de trabajo, habrá estudiantes que abandonarán los estudios… Es como si, al bajar el precio del queso, más gente se quisiera hacer quesera. La razón es que los trabajadores no podemos hacer otra cosa que trabajar para ganarnos la vida.  Si buscas el equilibrio oferta-y-demanda para el precio del trabajo… éste es, simplemente, el salario de subsistencia. La razón por la que ganamos más que eso es, únicamente, política.

11.- Si se liberalizara el mercado de trabajo, se acabaría el paro. NO. El paro no se debe a la rigidez del mercado de trabajo. Si así fuera, Suecia (8% de paro) tendría mucho más paro que España (25%). El paro, en realidad, es un arma de lucha de clases. Es la forma en la que los empresarios meten miedo a los trabajadores para instarles a aceptar menores salarios y peores condiciones de trabajo. Si dudas… sólo tienes que mirar a tu alrededor y escuchar las frases del tipo: “con la que está cayendo, cualquiera se queja”.

12.- Empresarios y trabajadores deben negociar los salarios individualmente, sin convenios colectivos ni sindicatos, que sólo sirven para escudar a los malos trabajadores. NO. ¿Deben el zorro y las gallinas negociar libremente los intercambios que realizarán? El empresario y el trabajador no negocian en igualdad de condiciones. El empresario se juega los beneficios. El trabajador se juega su pan. La única opción para equilibrar la balanza es la negociación colectiva.

13.- Rebajando los sueldos habrá más trabajo. NO necesariamente, porque habrá menos consumo. Eso sólo es cierto en el caso de que los consumidores y los trabajadores no sean las mismas personas. Por ejemplo: las economías bananeras de exportación. El gran drama de los empresarios es que cada uno querría pagar sueldos de miseria… mientras los demás pagan sueldos fabulosos.

14.-  Los empresarios son quienes crean riqueza. NO: los trabajadores son quienes crean riqueza. Recordemos una cuestión terminológica básica: empresario es, simplemente, el dueño de la empresa. Hay empresarios que trabajan, como gestores, en sus empresas. Y hay empresarios que no. Las empresas crean riqueza aunque el empresario se quede en casa rascándose el escroto. Pero si los trabajadores imitan su ejemplo, la creación de riqueza termina.

15.- Los empresarios son quienes crean puestos de trabajo. NO: los consumidores son quienes crean puestos de trabajo. Podemos tener puestos de trabajo sin empresarios: en el sector público o en cooperativas. Pero no es posible sostener los puestos de trabajo sin consumidores.

16.- La lucha de clases (ya) no existe. Empresarios y trabajadores estamos en la misma barca. Radicalmente, NO. Tras la Segunda Guerra Mundial, ante la amenaza de extensión del comunismo, las sociedades occidentales obligaron a los empresarios a compartir la riqueza generada con los trabajadores. En aquella época, el tipo impositivo máximo en EEUU llegó a superar el 90%. La economía se expandía, había riqueza para todos. En los años 80, con la caída del bloque soviético, los poderosos perdieron el miedo a los trabajadores. Cayeron los tipos impositivos, y cayeron los salarios reales. En 2006, Warren Buffett (uno de los hombres más ricos del mundo) comentó al New York Times que él pagaba menos impuestos que sus secretarias. Y añadió: “Hay lucha de clases, pero es mi clase, la de los ricos, la que la está haciendo y la que la está ganando”.

…y tengo bastantes más, que postearé en otro momento.

En resumen: ¡Economía Real, Ya!  Hemos dejado de creernos las mentiras interesadas de los economistas oficiales. Necesitamos una ciencia económica a la altura de los tiempos, que sea capaz de hacer predicciones… o de reconocer cuándo éstas no se pueden hacer; que pierda su arrogancia, que entienda que es una sirviente de la política, y no al revés; que aprenda historia, filosofía, matemáticas, tecnología… que tenga el coraje de enterrar los modelos fallidos; que razone en términos de bienestar y no de dinero; que acepte la democracia… Y que nos sirva para algo.

Muchos ánimos a todos los economistas que os sentís indignados con el Disneylandia científico que nos han intentado vender. Os necesitamos.

 

Addendum, 7 de septiembre: Ibeth Rivero ha publicado aquí una interesante respuesta a este artículo, desde el punto de vista de una economista profesional.

Cada día un poco más maestros

La lengua castellana, en ocasiones tan sutil, distingue entre profesor y maestro. El profesor enseña. Imparte clases. El maestro educa. Y educar significa, etimológicamente, extraer. El maestro no mete cosas en tu cabeza, sino que te hace salir a buscarlas. Se es profesor en cuanto eres responsable de un grupo de clase. Maestro es un título que te tienes que ganar.

Son las maestras y los maestros quienes encauzan nuestra natural curiosidad por el mundo, y la convierten en el placer de estudiar e investigar.

Sabes que has tenido un maestro cuando hay un día de clase, o quizás una conversación de pasillo, que recuerdas toda tu vida. Porque, en cinco minutos, tu perspectiva dio un vuelco, y eso te causó una alegría y un orgullo que aún resuena en tu cabeza. Un maestro, una maestra, es feliz el día que consigue hacer magia en clase: esos días en los que el grupo te mira embobado, van de sorpresa en sorpresa, se ríen, piensan, se acaloran…

A un maestro le importan un rábano las notas, sabe que la evaluación es un proceso multidimensional que nunca cabe en un número. Le importan sus alumnos, cada alumno. Y le apasionan las cosas que les muestra. Una maestra, un maestro, no trabaja seis horas al día, del mismo modo que un presentador de noticias no trabaja media hora al día, ni un futbolista trabaja noventa minutos a la semana. Lleva el trabajo siempre consigo, es su condena y su pasión. No le entra en la cabeza que estudiar sea un sacrificio. No. Estudiar es un esfuerzo, claro. Y cansa. Sí. También cansa hacer el amor, y a nadie le parece que se haga por sacrificio.

A una maestra, a un maestro, le revienta que se sacralice al temario o los criterios de evaluación. Sus mejores clases son, muchas veces, las que el destino ha llevado por derroteros alejados del programa oficial. Un maestro educa fuera del aula tanto como dentro. Educa, y mucho, cuando circunstancias extra-académicas le dan ocasión de demostrar qué significa tener dignidad, coraje, compasión, tolerancia, simpatía, responsabilidad, madurez y capacidad de reflexión.

Una maestra, un maestro, educa cuando se rebela contra un gobierno indigno y le planta cara, asumiendo las consecuencias. Cuando le explica a sus alumnos que renuncia a un día de su sueldo porque le importa en qué condiciones da las clases. Cuando van juntos a la manifestación y les muestra cómo ejerce la ciudadanía sus derechos democráticos. Cuando les enseña a mantener la calma pese a las provocaciones y les muestra cómo canalizar su indignación.

Y estará educando el día que venzamos. El día que en este país la educación vuelva a ser una prioridad y no un lujo. Ese día la maestra, el maestro, explicará a sus alumnos que las victorias verdaderas se reconocen porque no hay vencidos. Porque ganan hasta los que lucharon en el bando contrario. Sobre todo, de hecho, los que lucharon en el bando contrario. Porque no sólo venceremos, sino que convenceremos.

Estoy orgulloso de mis compañeros y compañeras de la pública, desde infantil hasta la universidad. Cada día somos un poco más maestros.

 

 

Epigramas 15M

Eslóganes, lemas, tuits y chorradillas divertidas varias del 15M

Feliz 15 de mayo a todas, feliz 15 de mayo a todos. Feliz 15 de mayo a los banqueros rockeros, a los bomberos toreros, a perroflautas y gatosaxos, a los liberados patronales, a los tertulianos ministrables, a indignados y a resignados, a hipotecados y a hipotecadores, a torturados y a torturadores. Feliz 15 de mayo a los antidisturbios que arriman la cebolleta y a sus víctimas, a los economistas que aún no entienden la crisis, a los políticos en consejos de administración, a los ojalá-fuera-mileurista, a los estudiantes que salen en las portadas de La Razón. Feliz 15 de mayo a todas, feliz 15 de mayo a todos.

De entre todas las batallas ganadas este año, quizás la más importante sea la de la inteligencia y el humor. El 15M ha producido cientos de eslóganes, tuits y epigramas divertidos, elegantes, mordaces, profundos, ideas que han venido para quedarse. En este post conmemorativo voy a mostraros algunos de los que más me han llamado la atención, y os conmino a que me enviéis muchos más…

“Si cuentas la verdad a los poderosos, debes hacerles reír. Si no, te matarán”, Bernard Shaw.

 

I. ¡Democracia real, ya! Epigramas exigiendo el poder para el pueblo.

¿Sexo cada cuatro años? ¡No! Democracia, tampoco.

Poco pan y pésimo circo.

Error 404 – Democracy not found.

Si las elecciones sirvieran para algo, las prohibirían.

No somos anti-sistema, el sistema es anti-nosotros.

Mercado: 1€, 1 voto. Fascismo: 1 bala, 1 voto. Democracia: 1 persona, 1 voto.

Democrazy!!

Ni cara A, ni cara B. Queremos cambiar de disco.

Nuestros sueños no caben en vuestras urnas.

Me gustas, democracia, pero estás como ausente.

Yo voto; Tú ganas; Él pierde; Nosotros nos jodemos; Vosotros os forráis; Ellos van al paro.

No somos mercancía en manos de políticos y banqueros. (Lema de DRY)

Las autoridades financieras advierten que la democracia perjudica seriamente a la economía.

Hola soy Troy McClure, me recordaréis de otros documentales del BCE como “Democracia: deliciosa pero mortal”.

Cuando los de abajo se mueven, los de arriba se caen.

Las putas insistimos: los políticos no son nuestros hijos.

Un gobierno de políticos que cumplan lo que prometieron en campaña no es sostenible en términos económicos. (masaenfurecida)

Todo lo que nos prometieron los comerciales del PP era mentira, pero hemos firmado un contrato de permanencia de cuatro años. (masaenfurecida)

Cada día confío más en mis ideas y menos en las personas que me prometen llevarlas a cabo.

“Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer lo posible imposible”. Bertrand Russell

 

II. Dormíamos, despertamos. Epigramas llamando a la acción.

Pienso, luego estorbo.

El lema de los resignados: toma el sofá.

España es diferente, pero no indiferente.

Disculpen las molestias, estamos trabajando para cambiar el mundo.

Las cacerolas son armas cargadas de futuro. (madrilonia)

No te quedes en tu casa, te la podrían quitar.

Temblad: somos los nietos de los obreros que no pudisteis matar.

“Primero te ignoran, luego se burlan de ti, después te atacan, y entonces ganas”, Gandhi.

El hierro de las porras no puede con el cartón de las pancartas.

Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir.

Yes, we camp!

Saliendo a la calle no se logró nunca nada. Salvo los derechos civiles, el estado del bienestar, la democracia…

Somos la levadura que levantará la masa.

Voy a manifestarme para que me quiten los tres derechos que me quedan, eso no lo esperan ellos. (barbijaputa)

No nos vamos: nos mudamos a tu conciencia.

Ya tenemos Sol, ahora queremos la Luna.

Nadie podrá descolgar estos carteles de tu mente.

Si los políticos hacen el payaso, los payasos tendremos que hacer política.

La clave… está en Sol.

Buscando el futuro entre los cereales. Es el único sitio en el que me queda por mirar. (maldoxmr)

Dormíamos, despertamos.

 

III. ¡Del barco de Chanquete, no nos moverán! Epigramas denuncindo la represión.

Hijo, hoy estarás orgulloso de tu padre: he aporreado a los que luchan por tu futuro.

Lo decían Hitler y Diana la de “V”: “Sólo perseguimos a los delincuentes, quien no ha hecho nada no tiene nada que temer”.

Menos maderos y más lapiceros.

2.000 antidisturbios desalojan a unos pocos acampados dormidos y varios de ellos salen heridos. Los del 15M somos maestros jedi, lo menos.

¿Sabéis si la Revolución Francesa tuvo el visto bueno de la delegación del gobierno? (Joansinmiedo)

“Me disgusta que se piense que mi gobierno es una dictadura. Que no se piense. Es una orden”, Les Luthiers.

¡Éstas son nuestras armas…! (Manos alzadas, globos, aviones de papel…)

Gente que justifica que un policía pegue cuando le insultan. Cambiad “policía” por “marido” y veréis qué risa. (fred_SSC)

Qué mala organización en las JMJ. Un millón de cristianos deseando comulgar y todas las hostias se las están llevando los laicos. (jubeda)

Las concentraciones de Gandhi ocupaban la calle de todos; atentaban contra la libertad de los ingleses de tocar los cojones por todo el mundo. (masaenfurecida)

“Es peligroso tener razón cuando el gobierno está equivocado”. (Voltaire)

No cabemos todos en las cárceles. Pero ellos sí. (Ataraxia_SA)

Si nos prohiben concertar manifestaciones por red, llenaremos el cielo de palomas mensajeras…

Criminalizando la resistencia pasiva están pidiendo a gritos que la convirtamos en activa.

¡¡Cuidado, cuidado!! ¡¡Tiene un libro!!

Recortar libertades es doloroso, pero completamente imprescindible si queremos conseguir salir entre todos de esta democracia. (masaenfurecida)

¡Se creen que nos van a intimidar! ¡Je! A la generación q se crió con “¡Del barco de Chanquete, no nos moverán!”

 

IV. Un banquero se balanceaaaaba… Epigramas contra banqueros y merkadócratas.

– Hola BBV, + hola Santander, – ¿Se quedó Vd. con la casa?, + ¡Con la casa me quedé!, – ¿Qué hizo con la deuda?, + ¡Al Estado se la di!, – Adiós BBV, + Adiós Santander. (sintragaderas)

No somos mendigos, practicamos para el futuro.

El empleo no lo crean los empresarios, sino los consumidores. La riqueza no la crean los empresarios, sino los trabajadores. (agarzon)

¡Manos arriba, esto es un contrato!

¡Ito, ito, ito… Botín, hijo de puta! (sí, ésta es muy surrealista)

Ganancias privadas, pérdidas socializadas.

El socialismo es demasiado bueno los pobres, nos lo quedamos los ricos.

De Adam Smith a los CDS: si eres rápido con un cuchillo, descubrirás que la Mano Invisible está hecha de deliciosa carne invisible.

Si la Europa arruinada de la posguerra pudo crear el Estado del Bienestar, ¿cómo es posible que la Europa rica del siglo XXI no lo pueda sostener? (rosamariaartal)

España, capital: Santander.

Vuestra crisis no la pagamos.

No hay pan para tanto chorizo.

Me sobra mucho mes al final del sueldo.

No es una crisis, es una estafa.

“El capitalismo está lleno de oportunidades”, me decían. Tardé en darme cuenta de que yo no era más que una de ellas. (El Roto)

Debemos de hipoteca más de lo que vale el piso, así que voy a pensar en hacer una familia mala a la que transferir los activos tóxicos. (mploco)

La banca está enladronada. ¿Quién la desenladronará?

Nos llevamos millones y el estado los repuso. ¿Cómo pueden decir que el sistema no funciona? (El Roto)

Mi trabajo de economista consiste en hacer que lo intolerable parezca necesario. (El Roto)

Abaratando el despido crearemos millones de puestos de asustados. (El Roto)

Desde los yates se elevaban airadas voces reclamando más recortes sociales. (El Roto)

Si acabas una carrera en España tienes tres salidas: por tierra, por mar y por aire.

Sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo.

El enemigo no viene en patera, viene en limusina.

No falta dinero, sobran ladrones.

Esto se arreglaba con un padrenuestro de los antiguos: “…perdónanos nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores”. (elbaronrojo)

No votes a los comunistas que te quitan la casa, la vaca, el terruño… ¿Los banqueros son comunistas?

“Estar gobernados por el dinero organizado es tan peligroso como estarlo por el crimen organizado”, F.D. Roosevelt

¡¡Quiero que los presidentes del gobierno lleven pegatinas de sus sponsor, como los pilotos de fórmula 1!!

¡¡Agrupéeeemonos toooodos en la luuucha fiscaaaal!!

Un banquero se balanceaba sobre la burbuja inmobiliaaaaariaaaa; y como veía que no se rompía fue a buscar a otro banqueeeeroooo.

 

V. Epigramas referidos a la actualidad.

Tras el derrumbe de Grecia y la invasión bárbara de Roma, comienza la Edad Media…

El PP muriendo de éxito, libre al fin de la pesadez de tener que pensar antes de hablar…

Cuando despertó, el FMI seguía allí.

Si Jesucristo volviera, Rouco le excomulgaría.

Rajoy sabe cómo salir de la crisis. Pero, por humildad, no lo quiere decir.

Que votaseis a Chiquilicuatre tuvo su gracia. Pero con lo de Rajoy estáis llevando la broma muy lejos. (CarlosLanga)

20N: Nos encontrábamos al borde del precipicio y hemos dado un gran paso hacia delante.

Estamos de acuerdo con Figar: los profesores madrileños son unos profesionales excelentes pero un poco asquerosos hijosdeputa. (masaenfurecida)

El PSOE es anti-sistema; UPyD, izquierda; PP, centro-izquierda; el centro, Anglada. Y la derecha moderada, el asesino de Oslo. (masaenfurecida)

Todos los profesores a los que echaron el año pasado y todos los que van a echar este año tenían plaza fija, así que no se quejen. (masaenfurecida)

Cuando las cosas iban bien había dinero para robar y para los servicios públicos. Ahora sólo queda dinero para los que roban. (ProfeSinEspe)

En 1936 la dictadura venció a la democracia. En 1978 empataron. En 2011 vuelve a adelantarse el marcador. (Eneko)

29M: día de las feminazis subvencionadas sectarias de la ETA que van a Sol con camiseta verde a abortar y tomar cañas con sindicalistos. (masaenfurecida)

Me gusta mucho cómo refleja Casablanca a la gente de CiU. (mimesacojea)

¡Campechanismo! ¡Putas! ¡Cuernos! ¡Corrupción! ¡Jeques árabes! ¡Cuentas ocultas! #razonesporlamonarquia (eulez)

45% de los votantes del PP opina que Rajoy lo hace de puta madre, pero no tienen ni idea de lo que significa “45%”.

Nos sobra Esperanza para luchar por la Democracia.

Que ETA deje de usar la violencia es una trampa porque luego defenderán las mismas ideas democráticamente y no nos podremos quejar. (masaenfurecida)

Tranquilos, por mal que nos vaya, siempre hay dinero para Rato.

Españoles, Franco… ¡ha vuelto! (mordormirror)

Marhuenda al final nos va a dar La Razón como a los tontos. (Tuit_and_Shout)

Los Ratos son siempre los primeros en abandonar el Bankio.

Tanto soldado imperial en Madrid hace inevitable la pregunta: ¿dónde está construyendo Rajoy la estrella de la muerte?

– Me han dicho que Rajoy cumple años. + Eso está bien, ya cumple algo…

Ppio incertdmbre Rajoysenberg: a mayor certeza en el resultado de las elecciones, mayor incertidumbre en el cumplimiento del programa.

– ¿Cómo viniste al trabajo? + En taxi, ¿y tú? – No, yo en metro. + ¡Joder, chaval, siempre fardando! (SaraSueSara)

Oye, pues cuando en el PP decían que estaban en contra de la “educación para la ciudadanía”, pensé que se referían a la asignatura.  (fred_SSC)

Seamos comprensivos con las contradicciones y rectificaciones del gobierno, el manual del programa de recortes está en alemán.

Rajoy ha preguntado al Rey si Corinna tiene un hermano.

Mariano lo está pasando muy mal con todo lo que está pasando en el país. Porque está pasando todo muy deprisa y no lo entiende bien. (barbijaputa)

Desde que Gobierna Rajoy todo va mejor. Menos la Bolsa, el paro, la prima de riesgo, Repsol, la educacion, la sanidad… (PatxiMadariaga)

Prima en 200. Recorte a los funcionarios. Prima en 300. Reforma laboral. Prima en 400. Austeridad. Prima en 500. ¿Se pilla el patrón o seguimos?

Exigimos a la Familia Real que se disuelva y entregue las armas. Con cuidadito, a ver si se les van a disparar.

¡¡No te preguntes que hace Repsol por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por Repsol!! (Tuit_and_Shout)

No sé cómo los argentinos se atreven a esta provocación. Ya vieron de qué somos capaces con la isla de Perejil. (Tuit_and_Shout)

Porque sabemos que están salvando el país, pero no deja de ser curioso que si lo quisiesen saquear harían exactamente las mismas cosas. (Arma_Pollo)

España es el niño tonto del cole, que va bien en religión y educación física.

Rubalcaba, agazapado en Ferraz, sigue esperando a que la gente en la calle hagamos su trabajo. (SiPeroNo1)

Ser inteligente, ser buena persona o ser de derechas. Cada español tiene derecho a dos de las tres virtudes.

Para ser el fin de la historia la cosa está muy movida. Fukuyama, ¿dónde estás escondido? (agarzon)

Total, para ser putas y camareros en Eurovegas no hace falta tanta ciencia.

¡A ver! Y aparte de la filosofía, el arte, las matemáticas, la democracia, el teatro y los yogures ¿qué nos han dado los griegos? ¿Eh?

Tres ministerios para los señores banqueros bajo el cielo, Siete para los fabricantes de armas en sus tronos de piedra, Nueve para los amos del ladrillo que se resignan a morir, Una reforma para el Señor Oscuro, desde su trono oscuro, En la Tierra de Españistán, donde se extienden las sombras. Una reforma para gobernarlos a todos, una reforma para joderlos, Una reforma para despedirlos a todos y atarlos a la pobreza. En la Tierra de Españistán, donde se extienden las sombras.

 

Más ejemplos aquí, aquí y aquí.

Agradecimientos a Manojito, a los autores ya citados y a todos los que han hecho posible el 15M gracias a su ingenio…

Varios de los epigramas para los que no se cita autor son míos, se encuentran en twitter en @jvrlag

La salida alpina a la crisis

Sobre las monedas complementarias: de Wörgl al patacón.

Como hemos discutido hasta la saciedad en este blog, estamos sumidos en una grave crisis de demanda, desatada primero por el endeudamiento privado y después por el paro. Las empresas no venden, así que cierran. El Estado recauda menos, así que reduce gastos. El paro se incrementa aún más, se reduce aún más la demanda y completamos el círculo.

La salida más directa sería un ataque frontal al fraude fiscal, sobre todo de las grandes fortunas y la banca (74%, según GESTHA), acompañado de la obligación a los bancos de actualizar sus balances, evaluando el precio de mercado real de sus activos. Varios bancos
españoles quebrarían (si no todos). El Estado debería llenar el vacío financiero creando una Banca Pública.

Pero esa solución necesita una contrapartida monetaria. Ahora mismo el Estado carece de fondos para los gastos ordinarios, y los grandes capitalistas (también conocidos como “los mercados”) se niegan a prestárselos. El gobierno de Rajoy ha optado por desmantelar los
servicios públicos, encantado de que los mercados le obliguen a hacer lo que se moría por hacer de todas formas. Pero la pregunta sigue estando sobre la mesa: ¿cómo obtenemos los fondos necesarios para sacar los servicios públicos adelante, hoy?

Los grandes capitalistas nos niegan los fondos. Lógico: nos quieren ahogar para que abandonemos los servicios públicos y tener una enorme posibilidad de negocio: sanidad, educación y pensiones, fundamentalmente.  El gobierno parece extrañado de que bajarse los pantalones no incremente la confianza de los mercados. Sí, sí que la incrementan. La confianza en que podrán expoliar al Estado cuanto quieran. ¿Y si fuera la propia ciudadanía la que le presta al Estado? ¡No tenemos dinero para prestar, dirán algunos! Pero eso no es cierto.

Austria fue, como toda Europa, un país muy sacudido por la Depresión del 29. Una crisis que, todo sea dicho, se parece sorprendentemente a la actual: un endeudamiento que ahoga la economía, paro rampante, ausencia de demanda, falta de liquidez. Un pequeño pueblecito, llamado Wörgl, decidió emitir “dinero local”. El ayuntamiento contrató a personal, pagando en una nueva moneda que emitían ellos mismos. La moneda era de curso legal tan solo en Wörgl, y perdía valor con el tiempo (interés negativo), lo que hacía que los ciudadanos la quisieran gastar lo antes posible. Eso dinamizó tremendamente la economía del pueblecito, que terminó virtualmente con el paro. El experimento terminó cuando el Banco Central Austríaco forzó al gobierno a prohibirlo, por miedo a que el ejemplo cundiera. Wörgl volvió a hundirse. Otro gran éxito de los banqueros centrales.

Otro ejemplo lo tenemos si pasamos de los Alpes a los Andes. Argentina sufrió otra crisis similar a la nuestra entre los años 1999 y 2003. La provincia de Buenos Aires emitió los “bonos patacón”, que servían como moneda local. En este caso, la moneda complementaria emitida tenía interés positivo: el gobierno de Buenos Aires se comprometió a recomprar los bonos por pesos, con un interés adicional, cuando la crisis pasara. Y así se hizo. Junto con otras medidas, la moneda complementaria ayudó a que, hoy en día, el PIB de Argentina crezca al 9% y su tasa de desempleo esté en el 8% (envidia, ¿eh?).

Como dijo Thomas Alva Edison, “Si una nación puede emitir un dólar de deuda, puede emitir un billete de dólar. El elemento que hace la deuda buena hace al billete bueno. Ambos son promesas de pago, pero una engorda a los usureros y la otra beneficia a la gente. Si la moneda emitida por el gobierno no fuera buena, entonces la deuda emitida tampoco lo sería. La situación es terrible cuando el gobierno, para aumentar la riqueza nacional, debe endeudarse y asumir intereses abusivos”. Desgraciadamente, hemos cedido nuestra soberanía monetaria. Eso implica que no podemos emitir dinero, sólo deuda. Si los usureros quieren ahogar al Estado con tipos de interés abusivos, ¿por qué no endeudarse con los ciudadanos? En otras palabras: ¿por qué no emitir bonos patacón?

El concepto es sencillo. El gobierno NO RECORTA sus gastos sociales ni sus salarios. Más aún: incrementa la contratación de personal sanitario, docente, y dota la ley de dependencia, construye hospitales y colegios. Pero, dado que el gobierno no tiene euros para pagar todos esos sueldos, una parte de los mismos son denominados en bonos. El gobierno se compromete a volver a comprar esos bonos, con euros, cuando la crisis haya sido superada, o en un plazo fijo. Si lo considera conveniente, puede añadir un interés, que bien puede ser el mismo que paga Alemania.

Los bonos, en principio, no son moneda de curso legal. Eso implica que nadie tiene obligación de aceptarlos como medio de pago. Pero el gobierno, en un movimiento audaz, puede hacer obligatoria su aceptación para el pago de impuestos y de deudas con los bancos. Eso, más aún que el interés, los haría atractivos para la ciudadanía. De esta manera sutil, los bancos llenarían sus balances con deuda del Estado… al tipo de interés que el Estado determine.

El efecto económico sería inmediato, no como las medidas de Rajoy, que vienen a ser para cuando las ranas críen pelo. El paro disminuiría ipso facto, la ciudadanía estaría más satisfecha y optimista. Siempre nos preguntamos por la “confianza de los mercados”… pero la “confianza de los ciudadanos” debería ser mucho más relevante. Las pequeñas y medianas empresas aumentarían su nivel de negocio, y aumentarían la contratación a su vez. La recaudación el Estado crecería, aunque en parte sería recuperación de estos mismos
bonos. Los únicos que no serían felices serían los banqueros, porque captarían bastantes bonos en lugar de euros como pago por las hipotecas. Bueno, ellos crearon la crisis, me parece un castigo bastante leve.

Así estaba Heidi de feliz cuando el alcalde de Wörgl inició el experimento. Yodelodelodeyúuuuuu!!

(Nota: el axarco, moneda local de la Axarquía, en Málaga, surgió por interés histórico y comunitario, más que económico. Aun así resulta un experimento muy interesante en sí mismo.)

Desigualdad e ineficiencia económica

Este post entronca con el comentario de NP-completo sobre la percepción distorsionada que los españoles tenemos de nuestra riqueza. Imaginad que un socialista-marxista-trapecista rrradical convocara un referendum en el que se nos diera la opción de igualar la riqueza personal de todo el mundo: juntar todo el patrimonio personal de los españoles y dividirlo a partes iguales entre todos. Pensando solo en tu interés personal, ¿votarías a favor, o en contra? En un esquema meramente egoísta de decisión, la única variable relevante será saber si tengo más o menos que la media. Alguien podría razonar: “la mitad de la población tendrá más dinero que la media, y la otra mitad tendrá menos, de manera que el referendum debería resultar en un empate”. Y esa manera de razonar estaría radicalmente equivocada. Y, a la vez, posiblemente fuera correcta.

La media de la distribución de riqueza es lo que resultaría de juntarlo todo y dividirlo a partes iguales. La cantidad de dinero tal que la mitad tiene más y la mitad tiene menos se llama, en cambio, mediana. Media y mediana no tienen por qué coincidir. Veamos un ejemplo:

Repartamos 100.000€ entre diez personas. Sin saber nada más, ya podemos averiguar cuál es la media: 10.000€ por cabeza. Pero ahora estudiemos en detalle la distribución.

1.000€ 3 personas
2.000€ 2 personas
3.000€ 1 personas
5.000€ 1 personas
6.000€ 1 personas
9.000€ 1 personas
70.000€ 1 personas

Nadie sabe cuánto dinero se repartió, de manera que no conocen la media. ¿Cómo saber qué votar en el referendum socialista-marxista-trapecista?

Obviamente, las personas que recibieron 1.000€ saben que sólo pueden ganar. Las que recibieron 2.000€ es bien posible que piensen lo mismo, ya que 5 personas tienen más que ellos. El caso interesante es el de las personas que recibieron 3.000€, 5.000€, 6.000€ y 9.000€. Ven que tienen más que la mayoría y dudan. Si no son conscientes de que hay una persona que obtuvo, ella sola, 70.000€, es bien posible que voten en contra del reparto. A pesar de ser totalmente en contra de sus intereses.

La media del dinero recibido es, como ya dijimos, 10.000€. La mediana es la cantidad que divide a la población en dos partes iguales. Podemos ponerla en 2.500€. Los que tengan más, si no piensan mucho, se creerán ricos. Y votarán lo que votarían los ricos.

¿Cómo es la distribución real de la riqueza? Pues realmente, como en el ejemplo. En todos los países del mundo a la mayoría le convendría el reparto de la riqueza. Aunque el referendum socialista-marxista-trapecista que propongo es una caricatura, es cierto que en muchos países la gente vota a partidos de derechas (económicamente hablando), que tomarán algunas medidas de reparto de la riqueza que incrementarán la desigualdad, perjudicándoles. ¿Es la gente inconsciente de este hecho? En parte. Pero otro factor nada desdeñable es que mucha gente tiene una percepción equivocada de su lugar en la escala económica.

En España, la media de renta familiar está en 154.000€, y la mediana en 95.600€. Eso significa que mucha gente cuyo patrimonio es mayor que 95.600€ pero menor que 154.000€ CREE que saldría perdiendo con medidas redistribuidoras de riqueza. ¿De qué fracción de la población estamos hablando? Según los datos de este artículo de F. Azpitarte, alrededor del 25% de la población tiene una riqueza que se sitúa entre la media y la mediana. No está mal. Es población a la que el desconocimiento de la estadística puede hacer elegir una política contra sus propios intereses. Más aún: el 10% más rico de la población es dueño del 42,6% de la riqueza del país. Algo menos de la mitad. Waw.

Si nos fijamos en los ingresos, un ejecutivo (CEO) de una gran empresa gana, en promedio, unas 1.000 veces lo que gana un trabajador. En 1970 la proporción era tan solo de 40 a 1. ¿En serio? ¿Me quieren decir que la riqueza que crea un ejecutivo es 1.000 veces mayor que la que creo yo? A lo largo de mis 15 años de vida laboral he enseñado matemáticas a alrededor de 10.000 chicos y publicado más de 20 artículos de investigación. Luego el ejecutivo promedio ha debido crear una riqueza equivalente a enseñar matemáticas a diez millones de personas y publicar veintemil artículos. De nuevo, waw.

¿Y cómo se ha comportado la desigualdad en los últimos tiempos? La siguiente gráfica lo muestra: no ha hecho más que crecer. Según datos del Banco de España, analizados por Alberto Garzón, ésta es la evolución del salario real en España, ajustado con la inflación, en los últimos años:

Sí. Ha decrecido. ¿A qué se debe ese repunte final? Es fácil de entender: cuando comienza la crisis y comienzan los despidos masivos, los primeros trabajadores en perder el empleo son los eventuales, que cobran menos en promedio. No hay ninguna subida real, sólo una expulsión del mercado de los que menos cobraban. Bueno. Alguien podría aducir que la disminución salarial quizás se deba a que todos somos más pobres. No. Se debe a que los beneficios empresariales han crecido, a costa de la masa salarial, en los últimos años (de nuevo, datos elaborados por Alberto Garzón):

Visto desde el punto de vista de la justicia y de la ética, no tiene ninguna lógica. ¿Y desde el punto de vista de la eficiencia? ¿Es posible que esa desigualdad sirva como acicate para que nos intentemos superar, haciendo a la economía prosperar para todos? Si los ricos usan la renta obtenida para reinvertir en la economía productiva, crearán más riqueza y puestos de trabajo, ¿no es asi? Bueno, depende. Cada empresario reparte su ganancia en dos secciones: dividendos y reinversión. Los dividendos van a su bolsillo. La reinversión es productiva. ¿Qué hacen los empresarios con los dividendos? Pueden gastar en consumo de lujo, o pueden invertir en el extranjero, en deuda pública de cualquier país o en los mercados financieros. En cualquier caso, es dinero que escapa de la economía productiva. La siguiente gráfica muestra la evolución de la fracción de renta empresarial que ha ido a dividendos. Como se puede ver, en los últimos años ha crecido del 20% al 50%.

¿Por qué? Porque estamos en una crisis de demanda. El paro aumenta, los sueldos bajan, el poder adquisitivo de los españoles disminuye. No tiene sentido reinvertir en la economía productiva. Es muy difícil obtener beneficios vendiendo en el mercado interior. Concluimos así que la desigualdad, enorme y creciente, no tiene ningún efecto positivo sobre la economía. Más aún, es el lastre fundamental, ya que detrae recursos de la economía productiva.

¿Hay solución? Sí, sí que la hay. Gravar enormemente esos dividendos. Y reinvertir el dinero obtenido en el desarrollo del Estado del Bienestar, en crear empleo y fomentar la demanda.

¿Y si no hacemos eso? Bueno, entonces la espiral deflacionista solo parará cuando la ausencia de demanda interna ya no sea un problema, porque los trabajadores españoles ya no seamos los clientes de los empresarios españoles. Es decir, cuando los salarios sean tan bajos que nuestra economía se vuelque sobre la exportación. Eso sería terrible. ¿Por qué? Hay dos tipos de economías exportadoras. Las de alto valor añadido, son países con empresas de tecnología avanzada, con personal altamente cualificado, que han dedicado decenios a invertir en ciencia y en I+D+i. Luego están las repúblicas bananeras, donde una mano de obra sin cualificar cobra sueldos de hambre y a los empresarios les importa un rábano, porque sus clientes están en el otro extremo del mundo. Adivinad en qué lado nos toca estar. Si seguimos así, en unos años estaremos compitiendo con China por el mercado de los “Todo a 100”.

Filosofías políticas: quién es quién

Filosofías políticas: quién es quién (y qué busca cada quién)

Vivimos tiempos políticamente convulsos, y esto no ha hecho más que empezar. Desde el poder nos intentan convencer de que no existen opciones, y en la calle encontramos cada día nuevas. Así que, y justamente debido a ello, he decidido que es un buen momento para pararse a pensar qué filosofías políticas hay sobre la mesa y quién sustenta cada cual.

El término “ideología” está cargado negativamente desde su origen. Marx lo utilizaba para denotar la serie de mentiras que el poder usa para someter la conciencia de sus súbditos. Prefiero un término neutro como “filosofía política”, y con ello me refiero al conjunto de ideas básicas que sustentan la manera de razonar de cada cual.

Hasta el siglo XIX, la población en general no tenía “ideas políticas”. Para la mayoría de la población, la situación política era algo dado por Dios, inmutable. No era ni bueno ni malo. Simplemente, era. A partir de la Ilustración y, sobre todo, de la Revolución Francesa, las cosas cambian. Aparecen las cuatro filosofías políticas clásicas que hemos heredado:

  • El conservadurismo. Es, fundamentalmente, la reacción a la Revolución Francesa. La sociedad se debe guiar por los modos tradicionales de hacer las cosas. Estas formas tradicionales han sido puestas a prueba durante siglos y funcionan bien. El pensamiento conservador está ligado a la religión y a la sumisión a las formas tradicionales de autoridad. Tiene miedo ante cualquier tipo de novedad, y reacciona agresivamente ante ellas. En el lado positivo, es una filosofía política comunitaria que cree que el poder debe intervenir activamente en la búsqueda del bien común. Es la forma de pensamiento político típico de la clase más alta y de la población con bajo nivel educativo. Su máximo exponente clásico podría ser Edmund Burke.
  • El liberalismo político. Es la filosofía política de la Revolución Francesa, consecuencia natural de las luchas de religión de los siglos XVI y XVII y de la Ilustración. Pone el énfasis en la libertad individual frente al poder del Estado, e insiste fuertemente en la igualdad ante la ley, los derechos individuales, la separación de poderes y la separación de Iglesia y Estado. Según pasa el tiempo, va adoptando nuevas luchas: derecho de reunión y manifestación, oposición a la censura, sufragio universal, igualdad de derechos para la mujer… y, ya en el siglo XX, anti-colonialismo, anti-racismo y lucha contra la homofobia. Tiene su máximo exponente clásico en John Stuart Mill.
  • El liberalismo económico. Es un primo lejano del liberalismo clásico que asegura su afiliación con el liberalismo político, pero pone su énfasis en la “libertad económica”. Es la doctrina política de la alta burguesía industrial que surge en el XIX, y su único punto del orden del día doctrinal es que el Estado no se debe inmiscuir en la economía. Aseguran que si el Estado se limita a proteger la propiedad privada y asegurar que los contratos se cumplan, la prosperidad está asegurada. Sus exponentes clásicos serían Adam Smith o, ya en el siglo XX, Milton Friedman o Friedrich von Hayek.
  • El socialismo. De nuevo una filosofía política con su énfasis en las cuestiones económicas. El socialismo aparece tras la Revolución Francesa, debido a los abusos a los que dio lugar la Revolución Industrial. Es la lucha por el reparto justo de la riqueza. La burguesía, que había estado en el lado revolucionario, al vencer pasa al lado conservador. La nueva lucha es la lucha de clases, los pobres contra los ricos. Su lema más importante: “a cada cual, según sus necesidades; de cada cual, según sus capacidades”. Pensadores importantes son Marx, Proudhon, Kropotkin…

Éstas son las filosofías políticas que el siglo XIX nos legó. ¿Sirven aún, hoy en día, para orientarnos? Yo diría que sí, con la condición de que distingamos entre (a) lo que los políticos dicen ser, (b) lo que los políticos hacen y (c) lo que los votantes piensan.

El socialismo y el liberalismo político constituyen lo que podemos llamar la izquierda. El poder ha luchado siempre por mostrarlos como opuestos, pero en realidad no lo son, se complementan perfectamente. El conservadurismo y el liberalismo económico, por otro lado, son lo que voy a llamar la derecha.

Alguien podría preguntar: ¿existe una corriente de pensamiento liberal, que combine al liberalismo económico y al político? La respuesta es que no. Al liberalismo económico no le ha temblado el pulso ante la idea de asociarse al conservadurismo reaccionario más agresivo, constituyendo regímenes fascistas. Así, la Chile de Pinochet tenía el visto bueno de Milton Friedman y los “Chicago boys”. Los dos liberalismos, a pesar del parecido en el nombre, no combinan bien. El liberal-político consecuente (John Stuart Mill, Amartya Sen, etc.) se da cuenta de que la no-intervención del Estado en economía sólo deja a los débiles en manos de los fuertes. El liberalismo económico necesita de su primo político para poder presentar una cara amable. Es fácil atraer votos con llamamientos a la libertad y a los derechos individuales. En cambio, atraer votos pidiendo la libertad de los ricos para aprovecharse de los pobres tiene el mismo encanto que una apendicitis.

Es bien sabido que los socialistas en el gobierno no suelen estar a la altura de sus propias ideas. Pero es menos conocido el hecho de que los liberales económicos tampoco lo están. Según el laissez-faire clásico, toda empresa que no funciona debe quebrar, para dejar el hueco a nuevas empresas que funcionen mejor. En cambio, los banqueros -los mayores defensores del liberalismo económico- están encantados con haber sido rescatados. Son muy pocas las voces que se han oído, en Europa o en EEUU, a favor de dejar caer a los bancos quebrados. ¿Y por qué no se deja quebrar a Grecia? ¿Estarían los ciudadanos griegos peor de lo que están ahora? Probablemente, no. Pero la banca francesa y alemana, que prestó dinero irresponsablemente, estaría en serios aprietos…

En resumen, el liberalismo económico es más una campaña de márketing de los ricos que una filosofía política en sí misma. Hay unos pocos liberales económicos genuinos, pero no tienen ni peso político, económico ni intelectual alguno. Aun así, la campaña mediática para crear votantes liberales-económicos es gigantesca. La idea es simple: se trata de convencer a una fracción grande de la población de que cuando hablamos de subir a los impuestos de los ricos, estamos hablando de ellos. No creo que tenga éxito.

Bien, hagamos ahora el recorrido de nuestros políticos. ¿Dónde está, en términos de filosofía política, el Partido Popular? Es evidente su afiliación con el liberalismo económico. Pero… ¿es conservador o es liberal político? Sus actos les delatan como netamente conservadores, pero en su discurso muchos de ellos afirman ser liberales políticos. El PP es un partido que intenta extenderse lo más posible en el espacio ideológico mediante el uso de conceptos confusos y vagos (“hacer lo que hay que hacer”). Esta estrategia está diseñada para que en España no surja ningún partido de centro ni de ultra-derecha. Los votantes del PP, en cambio, son fundamentalmente conservadores. No hay aún base social en España para un discurso liberal económico.

¿Y el PSOE? Aunque sigan teniendo el término “socialista” en sus siglas, desde finales de los 80 sus actos les delatan como un partido liberal-económico. La diferencia es, evidentemente, en la orientación liberal-política. De manera que tenemos la paradoja de que lo más cercano a un partido liberal “íntegro” en España… es el partido socialista. La paradoja se vuelve más interesante aún cuando estudiamos a los votantes del PSOE, que son a la vez liberales políticos y socialistas.

¿E Izquierda Unida? Es una fuerza liberal-política y socialista, con unos votantes del mismo género. En realidad, es fácil mantener la coherencia ideológica cuando uno está lejos del poder. ¿Hay alguna diferencia entre los votantes de IU y los del PSOE? Sí, pero no es la ideología. Es el coraje de preferir votar a una fuerza minoritaria antes que votar a quien ha pervertido sus ideas. Lo mismo podría decir de Equo o los restantes partidos pequeños de izquierda.

Un partido complicado de encuadrar es UPyD. Es todo y nada, a la vez. Es un partido populista, que intenta recabar el descontento de todas las fuerzas políticas sin aportar ninguna filosofía política propia. Sus temas clave son el anti-nacionalismo (asociado al conservadurismo) y la regeneración de la ética política, que podríamos llamar un tema transversal. Aunque no han tenido responsabilidad de gobierno alguna, puedo apostar sin temor a equivocarme que resultarían en los hechos tan liberales económicos como el PP.

CiU es un partido netamente liberal-económico y conservador, como el PP, siendo la única diferencia el número de franjas de la bandera. Aquí hay una paradoja aparente: he llamado conservador a UPyD por ser anti-nacionalista, y llamo conservador a CiU siendo un partido nacionalista. No hay ninguna contradicción en ello: ambos tienen en común poner el énfasis en la identidad nacional. Unos con respecto a España, los otros con respecto a Cataluña. El tema del nacionalismo engloba dos aspectos muy diferentes, hasta contrapuestos: el anti-colonialismo, asociado al liberalismo-político, y el énfasis en la identidad nacional (española, catalana o klingon, da lo mismo), que es un rasgo netamente conservador. De ahí la paranoia característica de los partidos nacionalistas de izquierda.

Así, en conclusión, diría que:

  • Los conceptos de izquierda y derecha son útiles, pero es preciso afinar más. La izquierda es liberal-política y socialista; la derecha es conservadora y/o liberal-económica.
  • El socialismo y el liberalismo político sólo son contradictorios en la mente de Esperanza Aguirre. El liberalismo político y el liberalismo económico sólo son compatibles en la mente de Esperanza Aguirre.
  • La población española se divide en conservadores por un lado, y liberales-políticos + socialistas del otro. No hay apenas votantes liberales-económicos. La propaganda para crear esta casta de votantes es enorme, pero no creo que llegue a cuajar.
  • En cambio, la casta política gobernante (PP, PSOE, banqueros, etc.)   tiene un comportamiento íntegramente liberal-económico, con sus contradicciones usuales: laissez-faire… salvo que los grandes se caigan.

Y ésa es una de las razones por las que decimos que no nos representan.

Españoles, Franco… ha vuelto!!!

(la cita del título corresponde a @MordorMirror)

Dice Eneko que en el 39 la dictadura venció a la democracia, mientras que en el 77 empataron. En 2011 la dictadura vuelve a adelantarse en el marcador. Y de muchas maneras.

Es preciso distinguir entre democracia y régimen de libertades públicas. No son lo mismo. Ya sabíamos que nuestro sistema político no es una democracia, quien gobierna en realidad es la Banca y las Grandes Fortunas, montando un teatro cada cuatro años con el único objetivo de que nos callemos. Pero contábamos con los derechos de asociación, expresión y reunión. Los poderosos suelen entender que esos derechos no son peligrosos en tiempos de bonanza, y es por ello que se pueden mantener en regímenes pseudo-democráticos. El bienestar creciente de la población hace improbable que quiera cambiar el sistema.

Pero los tiempos han cambiado. El capitalismo está agotando su potencial creador. El PP y el capitalismo no nos va a sacar de esta crisis, sino que nos va a hundir más en ella. Así que la casta superior necesita el uso de la fuerza y la propaganda masivas para mantener su supremacía. Nos acercamos a un régimen fascista. Consideremos la evidencia:

  • Garzón expulsado de la judicatura por realizar prácticas dudosas, pero aceptadas cuando son aplicadas a criminales ajenos al establishment (“usted no sabe con quién está hablando”).
  • Absolución y/o indultos a banqueros (tanto PP como PSOE). La ley es sólo para los pobres.
  • Normalización de la violencia policial y de las denuncias a manifestantes con fines intimidatorios (e.g. Valencia, hoy).
  • Interpretación restrictiva de los derechos constitucionales (e.g. decreto Cifuentes sobre el 15M).
  • Normalización del gobierno por decreto (e.g. reforma constitucional o reforma laboral).
  • Fomento institucional de la xenofobia (e.g. aprovechamiento gubernamental del affaire en torno a los guiñoles franceses).
  • Recuperación de tradiciones castizas que han perdido su apoyo popular (e.g. los toros).
  • Fomento de las actividades de la jerarquía de la Iglesia Católica (e.g. visita del Papa).

Como estos métodos no van a tener éxito, debemos prepararnos para los que vienen a continuación. De un momento a otro comenzarán las campañas de propaganda con el fin de criminalizar de la oposición (la real, la de la calle, no el PSOE). Si el 15M continúa siendo un movimiento pacífico, y así lo percibe la población, entonces se verán obligados a tomar medidas más drásticas. Como, por ejemplo, resucitar a ETA (bien atacando al entorno abertzale hasta que estalle, o bien creando ataques de falsa bandera).

Confío que hayamos aprendido de la historia. El fascismo pilló a nuestros abuelos desprevenidos, pero no a nosotros. Conocemos las técnicas de manipulación psicológica que llevan a su implantación:

  • Impotencia aprendida (learned helplessness): la sensación de fracaso repetido lleva a que dudemos de nuestras propias capacidades intelectuales y perdamos nuestro sentido crítico. Eso explica por qué las poblaciones sometidas al fascismo tienden a ser tan sumisas, incluso en ausencia de violencia física.
  • Crueldad inducida. Como muestran los experimentos de Milgram, la cárcel de Stanford o la Tercera Ola, cuando somos instados a ello por una persona investida de autoridad podemos ser mucho más crueles de lo que jamás pensamos que podríamos haber sido. (En estos experimentos se basó la película La Ola).
  • Fomento del autoritarismo de derechas, rasgo psicológico asociado a la inmadurez intelectual y afectiva asociado al racismo y al miedo a lo diferente.

Algunos de los que leéis estas líneas estaréis pensando que eso no puede volver a suceder. Está bien. ¿Qué habríais pensado, en el año 2004, de la posibilidad de que hubiera hambre en Grecia, o que la economía española se pudiera hundir, o que el PSOE se desplomara y se enfrentara a la posible desaparición?

Una humilde propuesta: ragoût de parado

Una humilde propuesta que elevo al presidente del gobierno de España, don Mariano Rajoy Brey, en el buen entendido de que no podrá llevarla a cabo hasta pasados los comicios andaluces, debido al populismo que ahoga al país en época de elecciones.

Es bien sabido que no todos tenemos las mismas habilidades. El buen carpintero quizás no sea capaz de comprender las integrales triples, la modista primorosa no tiene porqué saber llevar un restaurante. En un mercado libre, cada cual ofrece la habilidad que constituye su ventaja comparativa, aquello que hace mejor, y así sirve mejor a la comunidad y a sí mismo. Pero es así que, arrastrados de un mendaz sentimiento de igualdad, los socialistas imponen restricciones al funcionamiento del mercado libre que van en detrimento de aquellos a los que afirman, falsamente, proteger. Así, por ejemplo, como explica nuestro compañero de FAES, la imposición de un salario mínimo evita que muchos trabajadores sin especial habilidad puedan ganarse el sustento haciendo lo que constituye su ventaja comparativa: trabajar por poco dinero.

Mi humilde propuesta, inspirada por un esclarecedor texto de Jonathan Swift, va un paso más allá. España supera los cinco millones de parados. Cinco millones de personas cuya capacidad para ser útiles a la sociedad es cuestionada día a día a causa de las incomprensibles trabas burocráticas que han impuesto los socialistas y criptocomunistas afincados en el poder. Es hora de abrir el mercado a nuevas posibilidades.

Consideremos un parado inhábil, torpe y débil de carácter, pero rollizo y suculento a la vista. Mantenerle es una rémora para su familia y para la sociedad. ¿Quién no ha pensado alguna vez que serviría mejor en un guiso? Quizás asado, o quizás en ragoût o fricasée. ¿Y si fuera allí donde radicara su ventaja comparativa? En ofrecerse al mercado, pero no al mercado de trabajo, sino al de abastos. Al fin y al cabo, ¿qué es lo que más importuna el alma de los parados, sino el futuro de sus familias? Ofreciéndose al matarife no sólo habrá una boca menos que alimentar en su casa, sino que garantizará la entrada de buenos dineros que aliviarán la penuria durante unos meses. Por supuesto, siempre se tendrá en el punto de mira al consumidor sofisticado, dispuesto a pagar grandes sumas por un alimento de calidad. La carne de parado tiene, al parecer, un cierto regusto a pollo, pero es de una textura exquisita, y acompaña bien a cualquier vino de Rioja o Ribera del Duero. Según me comentan ciertos amigos, indígenas de Nueva Guinea, del parado se aprovecha todo: el lomo, el jamón, la papada… hasta la piel, bien curtida, sirve para hacer bolsos. Con el pelo se pueden hacer pelucas, y con las uñas se pueden manufacturar elegantes broches para señoras.

Amén de resolver el problema del desempleo, también terminaríamos con el problema de la balanza comercial. La charcutería de parado podría convertirse en el principal producto de exportación de nuestro país, dejando atrás las naranjas de Valencia y los congrios del Cantábrico. Los países de nuestro entorno, al no tener nuestra elevada tasa de paro, no podrían competir con nuestro pujante mercado de carne. Alemania, debido a sus buenas cifras macroeconómicas, debería ser el objetivo fundamental de nuestra nueva y pujante industria exportadora. Para adaptarnos a los gustos del público teutón, nuestros cocineros de mayor proyección internacional diseñarían platos de carne de parado con chucrut, y que fueran bien acompañados de cerveza.

No sólo el empleo y la balanza comercial serían beneficiados con esta medida. Otra de las lacras sociales, el aborto, comparable al genocidio hitleriano (que, por cierto, nunca existió), también podría ver el fin de sus días. Al igual que la ventaja comparativa del parado adulto puede ser ofrecerse al mercado de la carne, también las familias cargadas de deudas pueden ver un alivio a su situación económica provenir de la entrega de sus hijos pequeños al matarife. Sin duda, estarían mejor cotizados cuanto más pequeños fueran, siendo los de añojo los preferidos por los gourmets internacionales. Sería hermoso ver a las mujeres en la plaza, compitiendo entre ellas por ver quién cría al niño más rollizo… Los maridos agobiados por la penuria tratarían entonces sus esposas embarazadas con mayor consideración, pues pasarían a verlas como ve un granjero a una vaca o a una cerda en estado. El maltrato doméstico llegaría a su fin, aumentaría el número de matrimonios y se abandonaría el uso de preservativos y píldoras infernales.

Como ven, todo son ventajas. Ayúdenme a hacer llegar esta propuesta a nuestro presidente del gobierno, y en nuestro hermoso país volverá a salir el Sol.

(Con agradecimientos a Paco)

A %d blogueros les gusta esto: