¿Pero qué creéis que es el dinero?

Venga, un chiste.

Un viajero llega a un hostal barato y pide una habitación. El recepcionista no se fía de sus pintas, así que le pide una fianza de cien dólares que le devolverá cuando se vaya. El tipo se los da y sube a su habitación. El recepcionista, que estaba endeudado hasta las cejas, corre con los cien dólares a pagar la deuda que tenía con el panadero desde hacía meses. El panadero, feliz de recuperar su dinero, corre a cancelar la deuda que tenía con la verdulera, quien a su vez usa ese dinero para pagar lo que debe al carpintero. El carpintero ve el cielo abierto, porque podrá devolver al recepcionista del hostal el dinero que le prestó la semana anterior. Así, tras pasear por todo el pueblo, el billete de cien dólares vuelve al hostal barato.

A la mañana siguiente el viajero dice que se marcha, que el hotel está sucio y que hay chinches. El recepcionista le devuelve el billete de cien dólares que le dio como fianza, y el tipo replica: “qué más da, total… ¡es falso!”

Bueno, os he mentido. No es un chiste. Es una fábula que ideó Michał Kalecki, uno de los economistas más importantes del siglo pasado, para ayudarnos a reflexionar sobre qué es el dinero. ¿Por qué resulta una pregunta tan difícil? Pues porque toda sociedad evita, más o menos explícitamente, preguntarse por la divinidad.

garzon

¡Comunista, mutante, traidor!

Eduardo Garzón publicó un twit que le ha costado las iras de todos los profetas y cuñados. Dice así: “Un Estado que tiene soberanía monetaria (emite la moneda que utiliza) no necesita recaudar impuestos para poder gastar.” ¿No os hierve la sangre al leer algo así? ¿Cómo va a poder gastar un Estado sin recaudar impuestos? ¿De dónde sacará el dinero? El dinero lo tienen las personas particulares y las empresas. Pero… ¿lo han fabricado ellas? No, no. El dinero lo han obtenido del banco, que a su vez lo ha obtenido… del Banco Central, que es parte del Estado. ¿Será posible? ¡Qué jaleo!

Hm, espera, Eduardo no dice cualquier Estado, dice uno que tenga soberanía monetaria. Siendo más precisos que él (los twits están muy limitados), se trata de un Estado que es el único emisor posible de cierta moneda. Si yo trato de emitir dólares, acabo en la cárcel. Puedo, sin embargo, emitir “javitones”, una moneda inventada por mí. Nadie me lo impide, pero tampoco nadie me los aceptará como pago de nada. El único organismo que puede emitir dólares sin ir a la cárcel es la Reserva Federal de los Estados Unidos, que es parte del Estado. ¿Tiene alguna limitación para hacerlo? Las que ellos mismo se impongan. En otras palabras: no, no tienen limitación alguna. Por tanto, la frase es trivialmente verdadera: un Estado que es el único emisor de una cierta moneda no necesita recaudar impuestos para poder gastar.

Si realizas un pago al Estado en metálico, ¿qué crees que hacen con el dinero que les das? Por lo general, lo destruyen. El Estado toma nota en un papel y destruye el papel moneda, que no necesita para nada. Puede imprimir el que necesite.

Se me ocurren varias preguntas a continuación:

  • ¿Cómo consigue el Estado que su moneda se acepte?
  • ¿Por qué recauda el Estado impuestos, si no los necesita para pagar?
  • Imprimir dinero, ¿no provoca inflación?

Las dos primeras preguntas están relacionadas. ¿Cómo consigue el Estado que su moneda no sea como los “javitones”? La característica distintiva del Estado es que tiene el monopolio del uso de la violencia en un territorio. Puede obligar a todos los ciudadanos a pagar impuestos en la moneda de su elección. De esta manera, todos los ciudadanos estarán obligados a adquirir su moneda, y aceptarán los pagos del Estado. Por supuesto, hay más razones para recaudar impuestos, como favorecer o penalizar determinadas conductas sociales o, como veremos luego, frenar la inflación.

Ohmygosh, a trillion dollars!

Ohmygosh, one trillion dollars, and president Truman’s face on it!

La tercera pregunta es muy interesante. Volvamos a la fábula de Kalecki del principio. Nuestro viajero “imprimió” dinero falso y lo introdujo en el sistema. ¿Provocó eso algún tipo de inflación? No, pero sirvió para el pago de deudas e hizo a todos los habitantes del pueblo más felices. A veces, imprimir dinero (incluso falso) tiene beneficios para el sistema económico.

¿Qué ocurre cuando introducimos dinero en una economía? Imaginad que dais mil dólares a cada habitante del país, así, de repente. De manera general podemos decir que hay dos efectos posibles: o bien suben los precios, o bien aumenta la producción.

Supongamos que la economía está “a pleno rendimiento”, es decir, no tiene capacidad ociosa alguna. Trabaja todo el mundo, todas las fábricas están activas y todos los recursos empleables del país están ya utilizándose. Entonces, la aparición de más dinero en la economía no puede aumentar la producción. Los precios subirán, necesariamente.

Pero, ¿y si la economía está por debajo de su capacidad? Supongamos que haya paro, fábricas cerradas y recursos ociosos a causa de una escasez de demanda o de excesivo endeudamiento. ¿Qué efecto tendrá la entrada de nuevo dinero en busca de bienes? En una economía razonablemente competitiva, los empresarios responden a un aumento de demanda aumentando la producción, no los precios. Las fábricas cerradas se reabrirán y los parados volverán a ser contratados. No tiene por qué haber ningún efecto sobre la inflación.

Para entenderlo mejor, miradlo al revés. Suponed que tenemos una economía a pleno rendimiento en la que drenamos dinero de repente, disminuyendo así la demanda efectiva. ¿Qué harán los empresarios? ¿Bajar los precios o disminuir la producción? Como regla general, la bajada de precios es un recurso complicado: en una economía muy interconectada nadie quiere hacerlo antes que sus suministradores y que los salarios, porque eso disminuiría su margen de beneficios. Lo que suelen hacer los empresarios es reducir la producción, lo cual causa una nueva disminución de la demanda agregada, que puede caer en espiral. Esto fue lo que sucedió en 2008.

En general, si se desea preservar los precios y mantener la economía a pleno rendimiento, se debe lograr que la masa monetaria se adapte a la capacidad productiva de la sociedad. Es un equilibrio delicado, que se puede conseguir con el manejo de ciertas herramientas, entre las que destacan la emision de dinero y la recaudación de impuestos.

Entonces, ¿cuándo se producen las famosas hiperinflaciones, como la de Zimbabwe? Históricamente, sólo en economías a pleno rendimiento y que, aun así, son incapaces de suministrar los bienes necesarios. Países a los que les falta capacidad productiva, sea por una guerra o por una dependencia excesiva de recursos del exterior, o países con Estado fallido que son incapaces de recaudar impuestos a los poderosos.

¿Por qué los ricos se ponen tan nerviosos con estas ideas a pesar de su evidencia? Porque su poder se basa en que el dinero sea un bien escaso. El juego consiste en mantener la economía en un equilibrio difícil: no tanto dinero como para que ellos pierdan su poder, no tan poco como para que sea imposible obtener beneficios. Es difícil ser rico.

Me gustaría destacar que este texto no discute opiniones políticas, sino el funcionamiento real de las economías desde 1971, cuando EEUU abandonó el patrón oro (por supuesto, eso excluye a España y a la Eurozona). No hay aquí nada normativo, todo es meramente descriptivo. Es la llamada Teoría Monetaria Moderna (Modern Money Theory, MMT), que está abriéndose paso en el mundo académico de mano de gente como Randall Wray, Bill Mitchell o Warren Mosler. Os recomiendo vivamente el libro de texto de Randall Wray, “MMT primer”, que está libremente disponible en la red.

 

Anuncios

Publicado el mayo 30, 2016 en Uncategorized y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Discrepo: en las hiperinflaciones los ricos son también ricos, y son también los que mandan.
    En toda la MMT falta el asidero del valor del dinero: el dinero es un pelele que se agita como valioso en sí mismo, cosa que no es cierta.
    Como mucho, se echa mano del poder político del Estado para su respaldo, pero eso no es que sea un error de apreciación, es que es directamente falso. De hecho, la propia MMT no niega que el dinero creado por los bancos al conceder préstamos es dinero, tan bueno como cualquier otro. Pero E.Garzón es muy superficial, y no ha leido (o no quiere o no puede reconocer) que el sistema de reservas fraccionarias no significa que los ahorros son el dinero que los bancos prestan, sino una medida regulatoria de la CREACIÓN de dinero por parte de los bancos (privados). El Estado regula y controla el dinero, pero el dinero es una institución social, ecdonómica, y no jurídica ni mucho menos política. Una sociedad basada en lo mercantil necesita, y tiene, dinero.
    El dinero es la guía y el objetivo de toda actividad económica… en una economía mercantil, que no puede consolidarse autónomamente sin la institución del capital: valor que se autovaloriza. Surge la paradoja: ¿es que el dinero tiene valor por sí mismo, siendo una creación tan espuria del sistema bancario? La solución de la paradoja pasa necesariamente por un tercer término oculto a la superficie fenomenológica: precisamente el VALOR.
    Solo se han ofrecido dos alternativas en la historia del análisis científico del capitalismo para explicar el valor: la fisicalista, que fija el valor en los bienes y servicios, y la teoría del valor trabajo. Siendo la primera palmariamente contraria a la experiencia, que nos dice que el mismo objeto (tangible o intangible) cambia de valor segun las circunstancias, el tiempo y el lugar, la única explicación coherente y no circular (lo de la utilidad es ciencia-Disney) es la teoría del valor trabajo.
    Y cualquier análisis económico, en particular el del dinero, que no parta de estas premisas es alquimia pura, Pangloss explicandolo todo (por ejemplo, elevando a categoría de explicación de la realidad un cuento que exige necesariamente que las deudas mutuas del sistema económico sean (1) de idéntica cuantía (2) circulares y (3) estáticas).
    brazos

  2. Hola, Escaiguolquer, y bienvenido de nuevo. Expones tres teorías como contrapuestas cuando son complementarias: el valor-trabajo, el dinero endógeno y la MMT. Las tres teorías son muy fáciles de conjugar.

    Dejando a un lado la teoría laboral del valor de momento, te describo la conexión entre la teoría de creación endógena del dinero y la MMT. En efecto, la cantidad monetaria M2 es creada mediante los préstamos de los bancos, y es muchísimo mayor que M1, cantidad emitida por el Banco Central. Pero, ¿qué ocurre si los particulares piden retirar a la vez todo el dinero de sus cuentas? Que los bancos privados no tienen suficientes reservas en dinero M1 para satisfacer esa exigencia. El dinero que llevas en el bolsillo es siempre M1, el dinero M2 existe sólo “virtualmente”, aunque eso es más que suficiente para su utilidad económica.

    En principio, no hay nada malo en la creación endógena de dinero. Lo malo es que esté en manos de entidades privadas con ánimo de lucro carentes de control político.

    En cuanto a la teoría laboral del valor, no tiene ninguna relación con el funcionamiento del dinero. El dinero son pagarés, IOUs, no demuestran valor sino obligación de retribución. Por eso no es lo mismo valor que dinero, no es lo mismo valor que precio (pese a Marx). Los humanos deseamos intercambiar valor por valor en nuestras transacciones comerciales, es cierto, pero no es algo que siempre ocurra. La teoría laboral del valor explica muchas cosas, *pero* no explica los precios. Para entender los precios debes entender la TLV, y debes entender el equilibrio de poder. Te pongo un ejemplo: imagina que el tiempo de trabajo invertido en la creación de una lata de Coca-Cola sea 1 unidad. Si la vendes en un supermercado, podrás cobrarla a a1’30 unidades. Pero si eres el único suministrador dentro de un estadio de fútbol, la podrás cobrar a 5 unidades. No hay diferencia de valor, hay diferencia de poder. Marx es la base de todo pensamiento económico, pero no es la última palabra. Hay vida más allá de Marx. 🙂

    Un afectuoso saludo.

  3. Mas vale que sea cierto esto ultimo que dices porque ¡Marx lleva muerto mas de 100 años!
    Me expliqué fatal porque yo no pretendía oponer teoría del valor MMT y dinero endógeno. Estoy totalmente de acuerdo en que son complementarias (al menos la teoría del valor y el dinero endógeno; lo otro parece más bien una colección dd fábulas ecléctica para evitar una teoría del valor)
    Claro que hay vida después de Marx! Exactamente igual que después de Newton o de Einstein. Lo que es desesperante es que un par de veces por siglo haya que descubrir la ley del valor, la gravitación universal y la relatividad especial.
    Por cierto acabo de ver una respuesta de e.garzón a un C’s. Mas de lo mismo. Nadie me negara que ESA interpretación del dinero endógenos tiene un tufo a formula mágica de .maestro de alquimia que tira para atrás: riqueza que sale de la nada por un mero ejercicio de voluntad. Y todo de ido a que el propio dinero -nada menos que el dinero de una sociedad capitalista!- es a su vez una mera manifestación de la mera voluntad, aunque sea la voluntad de un ser mítico y mágico, como, a su vez, es el Estado.
    Brazos

  4. Gracias por la respuesta, Escaiguolquer. 🙂 Precisamente lo que quiero comunicar es que el dinero, en sí mismo, no es riqueza. En el primer volumen de El Capital, Marx dice que el dinero es tan sólo una mercancía más. Eso puede ser cierto cuando existe un “patrón oro”, pero desde 1971 eso ya no es cierto en la mayoría de las economías avanzadas. El gobierno de Estados Unidos se arrogó el derecho de emitir dinero sin respaldo de ningún tipo de mercancía. Fue (y es) una medida muy controvertida, pero en cualquier caso, ese hecho hace cierta la MMT. El Estado puede (ellos se arrogaron ese poder) emitir moneda sin límite alguno. Esa afirmación no tiene carga ideológica alguna, es meramente un hecho.

    El dinero no es riqueza. El dinero son pagarés, que tienen valor de cambio tan sólo en la medida en la que otros agentes estén dispuestos a cambiarlos por riqueza real. Su estabilidad le convierte en un buen almacén de “riqueza potencial” y de poder, eso es cierto. Y eso es lo que hace que los ricos deseen que el dinero sea un “bien escaso”. Eso les hace aún más poderosos. Por eso los ricos no están interesados en que se sepa la verdad, que es que los Estados con soberanía monetaria (EEUU, Japón, Australia, UK…) *pueden*, si así lo desean, imprimir el dinero necesario para salir de su crisis de deuda. Eso implica que el problema de esos países *no* es la deuda ni el déficit. Déficit y deuda son sólo excusas para un reparto más inequitativo de la riqueza real: terminar con el Estado del bienestar.

    Un afectuoso saludo.

  5. Hola Javi
    En 1971 no hubo ninguna “decisión” del gobierno USA. Hubo solo un reconocimiento de la realidad, entendida “realidad” como orden IMPUESTO por las leyes de la economía (capitalista): Bretton Woods era insostenible, y no se puede mantener indefinidamente el patrón oro… si se quiere mantener la soberanía monetaria. Dicho en plata: sólo se reconoció que no era cierto que el Tesoro americano estuviera en condiciones de entregar una onza de oro a cambio de 35 dólares. En todo caso hacía muchos años que se sabía que era falso.
    Si esa “medida” hace cierta la MMT, deberías explicarlo mejor, porque o no lo he entendido, o la MMT sería muy endeble.
    Por cierto, y aunque añada poco al tema: Marx nunca dijo que el dinero sea una mercancía más. Sostenía más bien lo contrario. En el libro I de El Capital dice que la relación dialéctica de la riqueza (el valor) mantenida en mercancías y en dinero destilaba en uno de sus polos la mercancía y en el otro el “equivalente general”, que en estado puro es el dinero, opuesto a la mercancía. Que el dinero tenga un coste de producción (valor trabajo) no solo no define al dinero, contrariamente al caso de las mercancías (y no digo con ello que no pueda haber “mercancías” que se compren con dinero sin consumirse sin coste de trabajo social). De hecho el tener un coste de producción es un inconveniente para poder usar cualquier objeto como dinero, porque significa, a la inversa, que incurriendo en cierto coste puedo crear dinero de la nada. Respecto del oro, esto es parte de la explicación de porqué ha sido tan buen dinero: porque el stock existente en cada momento era enorme comparado con la producción (por ej.anual), lo que lo independizaba de los costes de producción. Respecto del dinero-crédito, no confundamos porque no supone creación de riqueza ex-nihilo, sino creación de una especie de duo valor-antivalor, puesto que se crea un activo y un pasivo en el lado del deudor del banco y un pasivo y activo contrapuestos en el lado del banco que le presta. La clave es la identidad dinero-deuda.
    El sistema conceptual de El Capital no se sostiene con dinero-mercancía. Esto es un malentendido desgraciadamente común, seguramente malintencionado en muchos casos, pero extendido también entre marxistas.
    brazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: