¡Economía Real, Ya!

Los físicos estamos de enhorabuena. Predijimos la existencia del bosón de Higgs, con una masa en torno a los 120 GeV… y ¡ahí está! (Aquí tenéis mi pequeña contribución.) La ciencia es algo maravilloso: recopilas evidencias, piensas mucho, formulas modelos, describes teorías, diseñas experimentos… y luego… ¡funciona! Imagino la cara de Le Verrier cuando se confirmó su predicción de la existencia de Neptuno. O la de Mendeleyev cuando se encontró el germanio que él había predicho.  Los médicos han alargado nuestra vida. Los ingenieros nos hacen cruzar el Atlántico en horas.

¿Y los economistas?

Pues los economistas dedican una cantidad ingente de tiempo a demostrar que su tarea es una ciencia. Lo cual es la más segura prueba de que, en realidad, no lo es. Sus modelos no han predicho ninguna de las crisis económicas del siglo XX. Los astrónomos predecían eclipses ya en el siglo IV a.C. “Bueno… “, uno puede decir: “es que la economía trata de temas mucho más complejos. Es difícil hacer predicciones”. Ese comentario me deja perplejo, porque los economistas no se equivocan levemente, sino que cometen espantosos errores de bulto. En Inside Job se describe cómo un prestigioso profesor de Harvard publicó un artículo sobre la solidez del sistema financiero islandés… meses antes de su colapso. Si no saben, ¿por qué escriben? Cuando oyes a los economistas hablar, no resuena ningún eco de humildad. Su discurso rebosa prepotencia, una arrogancia totalmente impropia de quien tiene su currículum plagado de fracasos científicos.

Dijo un famoso economista que “la eficiencia del mercado es tan importante que está por encima de las observaciones empíricas”. Waw.

En realidad, claro está, hablo de los economistas oficiales. Es diferente el caso de los economistas críticos, como los neo-keynesianos, Krugman, Stiglitz, Sen, Varoufakis… o, en España, Vicenç Navarro, Juan Torres o Alberto Garzón. La economía oficial (sea neoclásica, neoliberal, austríaca…) está, a nivel científico, a medio camino entre la astrología y la homeopatía. Y no porque contenga errores, sino porque contiene mentiras, mentiras interesadas. Aquí va una pequeña selección:

1.- La deuda excesiva del estado español es la causa de nuestra actual crisis. NO. El año 2007, justo antes de la crisis, el estado español tenía superávit, y una deuda sensiblemente inferior a la alemana.

2.- Un país endeudado en exceso debe adoptar medidas de austeridad. NO necesariamente y NO arbitrariamente. Es fácil caer en la paradoja del ahorro: si todos ahorramos durante una etapa de recesión, caerá la demanda, más empresas tendrán que cerrar… y nos hundiremos aún más en la recesión. Irving Fisher formuló una versión de esta paradoja para momentos de excesivo endeudamiento de un país. Si todos ahorramos, caerá la demanda, los precios y los salarios bajarán. Eso quiere decir que costará más conseguir cada euro. Y, por tanto, nos costará más pagar nuestras deudas. Así que, paradójicamente, cuanto más ahorramos, más debemos. Y ésa es nuestra situación en estos momentos.

3.- El pago de la deuda debería ser la prioridad para cualquier estado. NO. ¿Aceptarías que el pago de tu hipoteca fuera por delante de la comida de tus hijos? Para empezar, la deuda puede ser ilegítima u odiosa. Por ejemplo, los bancos que han recibido dinero del Banco Central Europeo al 1% para prestar al estado español al 7%. No hay ningún motivo para tolerar esa estafa. Es preciso llevar a cabo una auditoría de la deuda española, para saber qué parte es legítimo pagar.

4.- La economía nacional es como una familia. NO. En una familia, todo el trabajo remunerado se hace en el exterior de la misma. La totalidad de los ingresos vienen de fuera. En España, el 70% de los ingresos nacionales es endógena, es decir: bienes y servicios que los españoles compramos a los españoles. Al enfriar la economía interna, los españoles nos volvemos más pobres y no mejora nuestra capacidad para pagar nuestras deudas. Si nuestro problema fuera de excesivo consumo en el exterior, la solución sería obvia… una política proteccionista: poner aranceles para que los españoles no consuman bienes extranjeros.

5.- El enfriamiento de la economía nacional (devaluación interna) salvará la competitividad española. NO. Como ya hemos dicho, la devaluación interna empobrecerá inútilmente a los españoles, y disminuirá nuestras posibilidades de pagar la deuda. Pero, además, no es factible mejorar nuestra competitividad de esta forma. Para empezar, porque todos los países del mundo están intentando disminuir sus importaciones. Pero, más grave aún: porque la falta de competitividad española se debe a nuestro atraso tecnológico. Intentar mejorar nuestras exportaciones sin invertir en I+D nos condena a luchar por el mercado de los productos de escaso valor añadido (es decir: no venderemos alta tecnología, sino posavasos de plástico). Y eso nos fuerza a competir con China. ¿Queremos vivir como ellos?

6.- El comercio libre internacional favorece siempre a todas las partes. NO. Todos los países ricos han desarrollado su industria gracias a un período, a veces muy largo, de proteccionismo. Ningún país del mundo ha desarrollado una industria competitiva en un marco de libre competencia.

7.- El mercado libre siempre favorece a todas las partes. NO. El problema radica en el término “libre”. Si yo me muero de hambre y tú no, puedes imponerme el precio que quieras por un plato de lentejas. No hay intercambio libre cuando una de las partes tiene una necesidad acuciante. Ni cuando una de las partes es sensiblemente más fuerte que la otra. Las condiciones necesarias para un verdadero intercambio libre son tan restrictivas que lo vuelven inútil en la práctica.

8.- La gestión privada es siempre más eficiente que la gestión pública. NO. Valga como ejemplo la sanidad española, fundamentalmente pública, mucho más barata y con mejores resultados que la norteamericana. Más aún: tenemos motivos para pensar que, en términos generales, la gestión controlada democráticamente es mucho mejor que la gestión privada.

9.- Todos los países deberían mejorar su competitividad, y así saldremos de la crisis global. ¡¡¡NO!!! ¡¡Y además es un absurdo lógico!! Si todos los países mejoramos nuestra competitividad, ¡estaremos en el mismo sitio exactamente! Un esquema de solución que no se pueda exportar a todos nunca es una buena solución.

10.- Los salarios, como todos los precios, deben estar sujetos a la ley de la oferta y la demanda. NO. El mercado de trabajo es diferente a todos los demás. Si el precio del queso baja, algunos queseros dejarán el negocio y fabricarán otras cosas: la oferta baja. Pero si disminuye el salario, la cantidad de gente que busca trabajo crece. La razón es que algunas personas necesitarán un segundo empleo, algunas mujeres que estaban criando a sus hijos volverán al mercado de trabajo, habrá estudiantes que abandonarán los estudios… Es como si, al bajar el precio del queso, más gente se quisiera hacer quesera. La razón es que los trabajadores no podemos hacer otra cosa que trabajar para ganarnos la vida.  Si buscas el equilibrio oferta-y-demanda para el precio del trabajo… éste es, simplemente, el salario de subsistencia. La razón por la que ganamos más que eso es, únicamente, política.

11.- Si se liberalizara el mercado de trabajo, se acabaría el paro. NO. El paro no se debe a la rigidez del mercado de trabajo. Si así fuera, Suecia (8% de paro) tendría mucho más paro que España (25%). El paro, en realidad, es un arma de lucha de clases. Es la forma en la que los empresarios meten miedo a los trabajadores para instarles a aceptar menores salarios y peores condiciones de trabajo. Si dudas… sólo tienes que mirar a tu alrededor y escuchar las frases del tipo: “con la que está cayendo, cualquiera se queja”.

12.- Empresarios y trabajadores deben negociar los salarios individualmente, sin convenios colectivos ni sindicatos, que sólo sirven para escudar a los malos trabajadores. NO. ¿Deben el zorro y las gallinas negociar libremente los intercambios que realizarán? El empresario y el trabajador no negocian en igualdad de condiciones. El empresario se juega los beneficios. El trabajador se juega su pan. La única opción para equilibrar la balanza es la negociación colectiva.

13.- Rebajando los sueldos habrá más trabajo. NO necesariamente, porque habrá menos consumo. Eso sólo es cierto en el caso de que los consumidores y los trabajadores no sean las mismas personas. Por ejemplo: las economías bananeras de exportación. El gran drama de los empresarios es que cada uno querría pagar sueldos de miseria… mientras los demás pagan sueldos fabulosos.

14.-  Los empresarios son quienes crean riqueza. NO: los trabajadores son quienes crean riqueza. Recordemos una cuestión terminológica básica: empresario es, simplemente, el dueño de la empresa. Hay empresarios que trabajan, como gestores, en sus empresas. Y hay empresarios que no. Las empresas crean riqueza aunque el empresario se quede en casa rascándose el escroto. Pero si los trabajadores imitan su ejemplo, la creación de riqueza termina.

15.- Los empresarios son quienes crean puestos de trabajo. NO: los consumidores son quienes crean puestos de trabajo. Podemos tener puestos de trabajo sin empresarios: en el sector público o en cooperativas. Pero no es posible sostener los puestos de trabajo sin consumidores.

16.- La lucha de clases (ya) no existe. Empresarios y trabajadores estamos en la misma barca. Radicalmente, NO. Tras la Segunda Guerra Mundial, ante la amenaza de extensión del comunismo, las sociedades occidentales obligaron a los empresarios a compartir la riqueza generada con los trabajadores. En aquella época, el tipo impositivo máximo en EEUU llegó a superar el 90%. La economía se expandía, había riqueza para todos. En los años 80, con la caída del bloque soviético, los poderosos perdieron el miedo a los trabajadores. Cayeron los tipos impositivos, y cayeron los salarios reales. En 2006, Warren Buffett (uno de los hombres más ricos del mundo) comentó al New York Times que él pagaba menos impuestos que sus secretarias. Y añadió: “Hay lucha de clases, pero es mi clase, la de los ricos, la que la está haciendo y la que la está ganando”.

…y tengo bastantes más, que postearé en otro momento.

En resumen: ¡Economía Real, Ya!  Hemos dejado de creernos las mentiras interesadas de los economistas oficiales. Necesitamos una ciencia económica a la altura de los tiempos, que sea capaz de hacer predicciones… o de reconocer cuándo éstas no se pueden hacer; que pierda su arrogancia, que entienda que es una sirviente de la política, y no al revés; que aprenda historia, filosofía, matemáticas, tecnología… que tenga el coraje de enterrar los modelos fallidos; que razone en términos de bienestar y no de dinero; que acepte la democracia… Y que nos sirva para algo.

Muchos ánimos a todos los economistas que os sentís indignados con el Disneylandia científico que nos han intentado vender. Os necesitamos.

 

Addendum, 7 de septiembre: Ibeth Rivero ha publicado aquí una interesante respuesta a este artículo, desde el punto de vista de una economista profesional.

Anuncios

Publicado el julio 9, 2012 en Uncategorized y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 29 comentarios.

  1. Sugiero la lectura de los libros de economía resumidos en esta web, con economistas que también deben ser salvados: http://www.resumelibros.tk

    Además, les gustarán algunas de las entradas de economía de BlogSOStenible: http://blogsostenible.wordpress.com/category/consumo-2/economia/

  2. ¡Gracias por los enlaces, Pepe! Por supuesto, sé que muchos economistas merecen ser salvados. Y es gracias a ellos que sabemos que la economía oficial no es buena ciencia. Un afectuoso saludo!

  3. Que gran artículo. Felicidades.
    Has resumido las mentiras que muchos venimos observando desde hace ya cierto tiempo. Esto hay que difundirlo todo lo posible.

  4. Gran post, javirl. 🙂 Los fallos de los economistas para predecir la Economía son muy notorios, pero yo iría más allá: creo que la impredecibilidad de la Economía es intrínseca. Voy a intentar argumentar por qué cualquier sistema económico en el que puedas “ganar dinero con el dinero” (o sea, sin trabajar, sólo invirtiendo) será necesariamente impredecible e ineficiente.

    Que puedas ganar dinero con el dinero significa, esencialmente, que puedes ganar dinero prediciendo el valor futuro de las cosas, pero sólo en la medida en que los demás no hagan la misma predicción que tú. Si todos invertimos conforme a las mismas predicciones, se forman burbujas, y a largo plazo todos perdemos. O, precisando más, sólo gana el que predice cuándo termina la burbuja, y únicamente si lo hace sólo él, en cuyo caso volvemos al caso anterior: sólo puedo ganar dinero con el dinero si predigo el futuro de las cosas pero sólo yo lo hago bien.

    Así que sólo puedo ganar si mi predicción X’ se parece más al verdadero futuro que tendremos (X) que al futuro predicho por “los demás” (X”). Ahora bien, si los demás también descubrieran la validez de mi predicción X’, entonces todos la usarían para invertir, y el verdadero futuro pasaría a ser Y, en lugar de X.

    De lo que se deduce lo siguiente:

    (a)- Cualquier teoría públicamente conocida de predicción económica (modelo económico, simulador, predicción de la prensa económica, etc) que haga predicciones en un sistema en el que se pueda ganar dinero con el dinero será incorrecta: si fuera correcta, nadie tendría mejor información que los demás y nadie podría ganar dinero con el dinero. En Física se dice que, si lo miras, lo cambias. En Economía, si lo predices públicamente y la gente te cree, no ocurrirá. Nunca habrá una teoría correcta conocida por todos.

    (b)- En el punto (a) no se excluye que puedan existir teoría correctas “secretas”. Pero, como máximo, sólo una cantidad marginal de inversores podría tener la teoría correcta: recordemos que, si fueran muchos, entonces la teoría ya no funcionaría y ya no sería correcta. Deducimos que la inversión de todos los inversores, tomados como un todo, es incorrecta, esencialmente aleatoria. Puede que las decisiones sean razonadas localmente por quienes las hacen, pero globalmente la inversión se mueve como un nube de partículas aleatoria… ¡a la que ni siquiera se puede aplicar la teoría de los grandes números para predecirla, pues hemos dicho que es impredecible!

    Con esto quiero mostrar que los mercados no son entidades inteligentes que convergen, gracias a una mano invisible, hasta establecer precios que equilibran oferta y demanda, sino que son entidades caóticas que fluctúan conforme a un azar no predecible (ni siquiera estadísticamente), lo que de hecho impide la formación de equilibrios. La mayoría de los economistas suelen decir que, aunque todos actuamos de manera “sólo parcialmente racional” (no maximizamos funciones de utilidad de cabeza cuando vamos a comprar el pan), damos lugar a un mercado óptimo y racional. Yo digo que es al contrario: como los inversores actúan de manera racional (conforme a sus teorías), dan lugar a mercados necesariamente irracionales e ineficientes. Cualquier sistema en que se pueda ganar dinero con el dinero se comportará de manera caótica.

  5. Rogelio Villajos

    Los economistas… podéis fusilarnos al amanecer… jajaja.
    Los economistas (contables) crearon la escritura, al marcar los mercaderes vasijas de barro según contenido y cantidad de ese contenido. Creamos (no yo, es sentido figurado) la numeración, pues era necesaria para pagar tras perder una guerra. Creamos los sistemas de contabilidad, pública y privada, que permitieron la expansión del estado y el comercio… el comercio… El comercio es una de las razones de la Historia. Se descubrieron continentes, se celebraron matrimonios, se iniciaron guerras, y gracias a la logística se ganaron guerras. La economía es extremadamente amplia, y se aplica al saber de mi madre para hacer duros con cuatro pesetas y a los complejos estudios de marketing de Coca Cola.
    ¿Es una ciencia? Soy de los que piensan que no. También soy de los que piensan que las llamadas ciencias sociales no son ciencias. Es una discusión de cafés, que viene del complejo de inferioridad de algunos compañeros que recordando el instituto siempre consideraron mejores estudiantes a los que acabaron haciendo alguna ingeniería.
    Un problema con el que contamos los economistas es que normalmente, nuestras palabras, llegan al público a través del lápiz de un periodista. Es horrible ver la cantidad de errores de bulto que se escriben, supongo que también te pasa cuando se meten a físicos…
    No me pondré a contar la cantidad de científicos que decían que la Tierra era plana… para que no los quemasen en la hoguera… pues a nosotros nos sucede lo mismo. En numerosas ocasiones estamos tan influidos (comprados, sobornados, imbuidos…) por el poder político que se nos llena la boca de idioteces. Por otra parte, la ciencia, gracias a la mejora en la toma de datos, ha cambiado de paradigmas, tesis y teorías innumerables veces… (Cómo era ese gas… ¿flogisto?).
    Más cosas…
    El sistema keynesiano no es un sistema económico, sino social. Se estudia en todas las facultades de economía del mundo como modelo fundamental de partida por su fácil comprensión y por sus implicaciones económicas claro está, pero es un modelo social. Un repaso a su biografía no le vendría mal a muchos economistas.
    Voy a los puntos:
    1. En una de las causas. Lo importante de una deuda es la capacidad para devolverla. Cuentan las magnitudes pero también su naturaleza. Ejemplo: Un funcionario con trabajo fijo y sueldo de 1000 € contrae una deuda de mensual de 500€. Hortelano que gana con su huerto 2000€ y contrae la misma deuda. La prima de riesgo es mejor para el funcionario pues el pago de su deuda no está sujeto a factores externos como el clima.
    2. Debe adoptar medidas de austeridad, el problema a dilucidar es ¿qué medidas de austeridad? En España esas medidas las están tomando políticos, no economistas, POLÍTICOS.
    3. Debe ser una de la prioridades, no la prioridad, si deja de ser una prioridad la deuda crecerá hasta hacer inviable el Estado. Actualmente si dejaran de prestarnos colapsaríamos. Los funcionarios, todos, médicos, policías… dejarían de cobrar del Estado…
    4. Ya lo discutimos… creo. Es más como una tribu… si simplificas. (Centro de gravedad de una vaca… supongamos que la vaca es esférica…)
    5. Al generarse la riqueza real por el intercambio con el exterior necesitamos una devaluación interna (sí, ser más pobres) a corto plazo para incentivar las exportaciones y desincentivas las importaciones.
    6. Como dices en tu post… definamos primero que queremos decir con LIBRE. Si es libre, el comercio siempre beneficia a todos.
    7. Idem.
    8. La gestión privada es más eficiente que la pública mientras la pública esté sometida a los mandatos políticos. Lo cual no es siempre.
    9. No estaremos en el mismo sitio, seremos todos más ricos. Piénsalo bien.
    10. Deben estar sujetos a la ley del mercado, sin duda. Otro tema es que el Estado, con los impuestos de todos decida compensar los salarios más bajos.
    11. Sin duda. El empresario que da trabajo en España no es Botín, es Pérez que tiene una frutería y necesita a alguien más.
    12. Individualmente. Y deben hacerse públicos y transparentes. Todo el mundo debe saber quien es quien y por qué.
    13. Los sueldos no deben tocarse desde el estado, Ley de oferta y demanda.
    14. Los trabajadores crean riqueza, pero el empresario también. Es quien arriesga su patrimonio. Si no queremos empresarios montemos cooperativas.
    15. Idem.
    16. Existe, pero no donde tú crees, el frente está en otro lugar, y nos utilizan para luchar entre nosotros, cuellos azules y blancos deben ir en estos momentos de la mano.

    Todo esto desde el respeto.
    Un saludo

    Pd. lo he expuesto todo esto muy deprisa…

  6. @Pepeg, muchas gracias por el apoyo! Un abrazo!

    @NP-completo, muy interesante comentario… deberías escribir un post aquí (¿cuántas veces te lo he propuesto ya?) Creo que incluso se podría reformular tu tesis en forma de teorema matemático… Pero sólo se aplica a un sistema económico que, en su base, es irracional, porque se puede hacer dinero mediante el dinero. Lo has expuesto muy bien como hipótesis básica. En un sistema económico basado en la producción de riqueza y bienestar, en el que la única manera de hacer dinero fuera trabajando… no tendríamos este problema. Podríamos llamarlo el “teorema de incompletitud epistémica del capitalismo”… 😀 😀 😀

  7. @Rogelio, gracias por tu valiente comentario. Ciertamente, entrar en defensa de la economía oficial después de mi filípica requiere una buena cantidad de coraje… 😀

    En cuanto al fusilamiento… ¿qué decirte? Cuando un médico comete una negligencia dolosa, pierde la licencia. Cuando a un ingeniero se le cae un puente, puede terminar en la cárcel. En cambio, los responsables ideológicos del marasmo en el que nos encontramos siguen en sus cátedras, impartiendo sabiduría… Hombre, no digo fusilarles… pero, al menos, cambiarles la cátedra por la conserjería de su facultad, ¿no? 😉

    Por supuesto, todos agradecemos los esfuerzos de los contables sumerios en la invención de la escritura. Pero yo me estoy refiriendo a la economía neoclásica moderna. Keynes, Schumpeter, Ricardo, Marx, Adam Smith… todos ellos estarían horrorizados por los desmanes pseudocientíficos de la economía oficial contemporánea.

    En cuanto a si la economía es una ciencia, mi respuesta es: “NO, pero debería”. ¿Qué es una ciencia, Rogelio? Pues nada más que un conocimiento en el que hay un compromiso con la verdad. ¿Tienes tú otra definición? Me resulta curioso que renuncies al objetivo de convertir a la economía en una ciencia. En realidad, es imprescindible para el progreso.

    Después enarbolas la bandera de citar a científicos que han errado. Y, en realidad, es el momento en el que más fuerza das a mis argumentos. La Tierra plana, el flogisto… todas eran teorías falsas que los propios físicos hemos desechado, de manera natural, en el avance de nuestro conocimiento. Eran ERRORES, creencias equivocadas, en base al conocimiento que se tenía en aquella época. En cambio, en economía tenemos MENTIRAS, es decir: creencias que sabemos erróneas, pero que propagan para obtener un beneficio material. Es lo que dice NP-completo: en un sistema donde dinero hace dinero, tener la teoría correcta es lo que te hace ganar. Obviamente, no quieres que la teoría sea conocida!!!

    Dices que el keynesianismo es un sistema social, y no económico. No deja de ser interesante. ¿No es la economía sino la ciencia que estudia la distribución óptima de recursos en una sociedad? ¿No debería ser la sociedad la que definiera cuál es ese óptimo? ¿Por qué te parece mal que las consideraciones sociales sean tomadas como básicas en una teoría económica? Si no sabemos qué es lo bueno, difícilmente podremos perseguirlo. Y lo bueno lo dicta la sociedad, no los economistas.

    Y, bueno, entramos en los puntos.

    1.- El gobierno español tenía superávit. Por tanto, el déficit excesivo del gobierno español no fue la causa de la crisis. Es un silogismo elemental.

    2.- Las medidas de austeridad están siendo tomadas por políticos. Obviamente, nadie más puede hacerlo. Y lo están haciendo siguiendo las directrices de los economistas oficiales. Eso es innegable también. Los economistas oficiales sois responsables intelectuales de la barbarie económica a la que estamos siendo sometidos.

    3.- Olvidas que el gobierno, para financiarse, también podría incrementar sus ingresos. Combatiendo el fraude fiscal, gravando a las SICAV, impuesto de patrimonio, etc. etc. Me alegro de que estemos de acuerdo en que el pago de la deuda NO debería ser la prioridad fundamental. De hecho, convertirlo en prioridad es la mejor manera de NO salir de la crisis, como explico en el texto.

    4.- Mucha simplificación. Un estado no es una familia, ni una tribu, ni un clan. Son metáforas diseñadas para confundir al público, haciéndoles pensar que nuestros ingresos son todos externos, cuando en realidad son en su mayor parte endógenos.

    5.- Una manera más rápida y eficaz de desincentivar las importaciones sería poner aranceles. Sí, tomar medidas proteccionistas. Uuuuuhh!! Pecado!!! 😀 La devaluación interna, como he explicado antes, sólo reduce nuestra capacidad de pagar la deuda. ¿Conoces a Irving Fisher? Le cito en el texto.

    6.- Tienes razón. Si existiera el comercio libre, beneficiaría a todos. ¿Soy libre cuando vendo mi fuerza de trabajo por un salario? NO, porque si no lo hago, no tengo para comer. En resumidas cuentas: en cuanto hay necesidad, no hay libertad. Luego es una idealización totalmente inútil.

    7.- Ídem.

    8.- No abordas el ejemplo que te doy, con cifras, sobre la sanidad pública española. La cuestión está en que, si hay control democrático, toda empresa funcionará mejor.

    9.- El gobierno español quiere mejorar la competitividad reduciendo los salarios. ¿Eso nos hace más ricos? Si todos los países mejoran su competitividad reduciendo los salarios… ¿somos todos más ricos? Piénsalo bien.

    10.- No has entendido el comentario. Léelo otra vez. Afirmo que, sujetos a la ley de la oferta y la demanda, el precio del trabajo caería a cero. La razón es (en términos técnicos) la elasticidad de la oferta del trabajo es NEGATIVA: a menor precio, mayor oferta.

    Creo que aquí has perdido los números en algún momento… intentaré escribir en base al espíritu de tus respuestas. 🙂

    – Dices que Botín no crea trabajo, pero el frutero de la esquina sí. Creo que estás confundiendo dos niveles: el empresario como capitalista, como dueño de la empresa, y el empresario como gestor, como trabajador de una empresa. Sólo el trabajo crea riqueza. El empresario que es gestor, es también trabajador, y crea riqueza. El empresario que se queda y disfruta de sus rentas, no. Tampoco crea riqueza el empresario que trabaja un montón… pero en ver dónde puede obtener más dinero sin hacer un trabajo útil para la sociedad.

    – “Los sueldos no deben tocarse desde el estado”. Ya te he explicado que no existe el equilibrio económico puro en el mercado del trabajo. Por tanto, el valor de los sueldos se determina políticamente, mediante la negociación sindical y por presión estatal.

    – Arriesgar patrimonio NO crea riqueza. Trabajar crea riqueza. El empresario que dirige su empresa de verdad, que innova, que motiva a los trabajadores… ése empresario es también un trabajador. Además… los empresarios verdaderamente grandes no arriesgan nada: se buscan las mañas para que el estado los rescate cuando las cosas les van mal.

    – “Cuellos azules y blancos deben ir en estos momentos de la mano”. Aquí estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo soy un trabajador de cuello blanco, obviamente. Soy profesor y científico. Me alegra convenir contigo en que la lucha de clases existe.

    Un afectuoso saludo.

  8. Pues yo no sé Javier (supongo te llamas así), pero dejando de lado toda la discusión sobre si la economía es una ciencia o no (pues no sé, contrario a lo que dices en los grandes círculos el demostrarle a las masas exaltadas el caracter científico de la economía no es una enorme preocupación) o sobre si lo que dice la economía es mentira, me parece que vienes a corroborar una odiosa impresión que me llevo de casi todos los que critican la “economía convencional”, y es el de una profunda ignorancia sobre la materia, no tanto en cuestiones teóricas profundas, si no en cosas demasiado básicas.

    Por ejemplo, algo bastante llamativo es que siempre que se predisponen a hablar de economía terminen comentando aspectos normativos como si fuese algo especialmente relevante en el tema en cuestión, es rarísimo encontrar este tipo de personas tratando de criticar el paradigma neoclásico propiamente dicho, siempre hablan de algo relacionado con el capitalismo y de lo malos que son los empresarios y la competencia, digamos que rara vez hablan de cuestiones (en mi opinión) más apasionantes y más relacionadas con el campo en sí como el concepto de intercambio o de utilidad.

    Y pues, puedo demostrar que tienes graves falencias en aquello que criticas. Primero, los neokeynesianos no son heterodoxos …de hecho, son ortodoxos declarados, tanto que comparten el mismo marco metodológico que el neoliberal promedio, en lo que difieren son en posiciones normativas (el papel de estado) pero eso no impide que un neokeynesiano como Stiglitz y un ofertista como Bob Lucas compartan los mismos métodos. Krugman, Stiglitz y Amartya Sen son casi tan oficiales como Milton Friedman, de hecho tienen cátedras en universidades prestigiosas y tienen incluso un peso académico abrumador.

    Para heterodoxos, tenemos Austríacos (allí no le atinaste, de hecho, los austríacos comparten la misma conclusión contigo, ellos no creen que la economía sea una ciencia), Marxistas, postkeynesianos, neoinstitucionalistas, “behaviouristas”, en fin, escuelas en las que encajaría mejor un tipo como Alberto Garzón (quien admite tener influencias postkeynesianas)

    No quiero ser grosera, es más, valoro tus intenciones (yo misma soy muy crítica con la economía ortodoxa) pero la verdad es que para aventurarte a escribir un artículo así deberías…no sé, ¿estudiar un poco más?, porque la verdad tus errores son penosos, para que entiendas un poco más mi frustración respecto a tu opinión, sólo tienes que imaginar que me ponga a hablar mal de la física (una ciencia que personalmente admiro) sin tener ni pajolera idea del tema.

    Pues eso. El resto no lo refuto porque he aprendido, con el pasar del tiempo, que discutir sobre cuestiones normativas en el internet no es intelectualmente estimulante.

  9. @Ibethkarina, gracias por haberte parado a comentar. Me parecen muy osadas tus palabras, pues no sabes cuál es el nivel de mi conocimiento sobre economía. No voy a entrar en la digresión sobre las escuelas de pensamiento económico. Pero me gustaría apuntarte que la mera presencia de dichas escuelas, con predicciones contrapuestas, es un punto en favor de mis tesis.

    Supongo, por tu forma de expresarte, que eres economista profesional, y que te has sentido ofendida por mis palabras. Bien, me alegro. No es maldad, es que quizás así, picándote, consigamos mover tu conciencia. Me preguntas cómo me sentiría si atacaras la física de la misma forma que yo ataco la economía oficial. Te reto a hacerlo, te reto a encontrar 16 mentiras de la física como yo he encontrado, sin esfuerzo alguno, 16 mentiras de la economía oficial.

    No voy a entrar en cuestiones fundacionales sobre la teoría económica. No me interesan en este momento. Lo que critica este artículo es la PREPOTENCIA de los economistas, que se arrogan, como tu dices, la potestad normativa de dar consejos (más que consejos, órdenes) sobre las decisiones que los ciudadanos debemos tomar. ¿Qué derecho os avala? Los físicos hemos construido el mismo ordenador desde el que escribes. ¿Cuál es el éxito de la economía oficial, que os justifica al hablar?

    Tu comentario está cargado de la arrogancia que describo en el texto. Enhorabuena, y gracias por la ilustración de mis ideas. Un afectuoso saludo.

  10. ¿Cuál es el éxito de la economía oficial, que os justifica al hablar?

    ¿Uno solo? Mira la incidencia de crisis financieras en los EEUU. El banco central no es tan inútil:

    ANTES de ese año [1913]: 1720, 1722, 1792, 1796, 1819, 1825, 1837, 1847, 1857, 1873, 1884, 1890, 1893, 1896, 1901, 1907, 1910.

    TRAS esa última crisis, se crea la Reserva Federal (1913), después de lo cual se producen las siguientes crisis: 1929, 1953, 1973, 1987, 1992, 2001, 2007 (la actual).

    Fuente.

    Por no hablar del crecimiento de la riqueza mundial en los últimos siglos. La economía es vastamente rica y variadísima.

    En cuanto a la ortodoxia/heterodoxia, me parece que Ibeth tiene razón al señalarte que has metido la pata en ese aspecto. Carl Menger es uno de los mayores fundadores de la escuela austríaca, ¿verdad? Por ejemplo, dime en qué universidades se le estudia a profundidad. ¿Y en qué universidad existe un máster de economía austríaca? Curiosamente, sólo conozco una: Rey Juan Carlos. Y es mediocre. Además, ¿te has dado un garbeo por webs como Juan de Mariana o Mises.org? Descubrirás cómo los austríacos son un círculo muy cerrado de amigos (de hecho, ¿sabías que Hayek hasta es considerado como un no-austríaco?). Están, básicamente, fuera de ese conjunto confuso y difícil de clasificar que es la economía neoclásica, en donde cabe tanto un equilibrio walrasiano como una racionalidad limitada a la Simon.

    Y en cuanto a tu artículo, sólo en el sentido metodológico vas bastante desatinado. No todas las ciencias funcionan como la física. Ni tienen por qué predecir: ahí está la teoría de la evolución, que no predice el curso futuro de una determinada especie, sino que más bien describe los mecanismos por las cuales evoluciona. De hecho, resulta que las explicaciones convencionales sobre el método científico sólo funcionan a modo de orientación.

    En la práctica, hay una gama bastante diversa de métodos científicos, lo cual explica la diferencia de las ciencias sociales con las naturales (por ejemplo, la frecuencia con la que los agentes responden a los descubrimientos de las ciencias sociales es bastante mayor). Incluso dentro de una misma ciencia, el método científico puede diferir. Por ejemplo, en sociología algunas cuestiones pueden incluir experimentación, mientras otras no. Predecir no es una condición sine qua non en ciencia: al respecto, viene bien unas cuantas lecciones de filosofía de la ciencia como las que da Alex Rosenberg.

    Un saludo.

  11. Hola, @McManus, gracias por el comentario. Echemos primero un vistazo a tu lista de crisis, no deja de ser interesante. La primera crisis que aparece tras la creación de la reserva federal… fue la crisis que estuvo a punto de terminar con el capitalismo, el crack del 29. ¿Sigues pensando que la reserva federal fue tan buena idea? Tras el crack, vino la segunda guerra mundial, que fue su consecuencia inevitable. Y después tenemos un largo paréntesis sin crisis. ¿Debido a? Debido a las instituciones de Bretton Woods, y a la aceptación de las reglas de juego keynesianas, que ahora están en descrédito. Debido a la fuerte imposición sobre los beneficios, que era positiva para la economía en su conjunto, pese a lo que se nos intenta convencer. Las crisis vuelven a ser frecuentes tras el paréntesis keynesiano. Fíjate: con Reagan-Thatcher, se dispara el número de las mismas. Este análisis que te he hecho es buena economía. También la podrías hacer tú.

    Un comentario que me resulta más curioso es asociar a la ciencia económica la creación de riqueza. La ciencia económica no es responsable de la invención de la penicilina, ni del desarrollo de los ordenadores personales. Más aún: el gran aumento de la calidad de vida que ha tenido lugar en el siglo XX, fue siguiendo consignas económicas totalmente opuestas a las que hoy en día dicta la economía oficial.

    En cuanto a la escuela austríaca sé que no es parte de la economía oficial. Es tan desatinada que sólo los fanáticos la aceptan como buena teoría. Aun así, en España recibe apoyo nutrido por parte de Esperanza Aguirre. Mira, por ejemplo, el premio al investigador que le dieron a Rallo, un profesional con un único artículo publicado en el JCR.

    Por lo que comentas, parece ser que opinas que la economía no necesita poder predictivo. Deberías informarte mejor. Los servicios de análisis financiero se dedican a hacer estudios predictivos del comportamiento de la economía. Los economistas gubernamentales, al darnos prescripciones normativas, están haciendo predicciones. La teoría de la evolución es predictiva, aunque de una manera diferente, porque los lapsos de tiempo implicados son mucho mayores. Te pongo un ejemplo que te será más simple: la astrofísica predice que las estrellas como el Sol viven unos 10.000 millones de años. Obviamente, nadie puede testear esa predicción en su vida, y aun así la consideramos buena ciencia.

    La economía trata de eventos a la escala humana. Es posible hacer predicciones. Y las hace. Y las hace mal. Otros economistas, críticos y heterodoxos, han hecho predicciones atinadas. Por ejemplo, que el euro sería una catástrofe. Otro ejemplo: un amigo, analista de riesgos financieros, me dijo en septiembre de 2007 que se avecinaba un fuerte temporal financiero en EEUU, debido a la burbuja inmobiliaria. Si lo sabía mi amigo, lo sabían todos los que estaban en ese mundo. Y nadie hizo correr la liebre. ¿Por qué? Porque la economía no falla por tener errores, sino por consistir en MENTIRAS.

    En cuanto a la filosofía de la ciencia, deberías poner al día tus lecturas. Kuhn y Lakatos son buenos, pero sobre todo deberías leer a Feyerabend.

    Un afectuoso saludo.

    P.D.: Es muy interesante. Este post está atrayendo una cantidad increíble de atención por parte de economistas profesionales que se sienten atacados. Me parece maravilloso. Espero que, por fin, respondan CAMBIANDO la estructura de su disciplina intelectual.

  12. El libro que menciona Ibeth se puede conseguir gratis en español: http://bowlesmicroeconomia.uniandes.edu.co/capitulos/Microeconomia_Bowles_Completo.pdf

    La reserva federal no es un banco central al uso europeo, como lo sería el sueco, pero es bastante mejor que lo que había antes en los EEUU. Lee la fuente, por favor. Y lo del 29 no se debe precisamente a la FED, sino a una economía sin buena regulación. Aunque a tal respecto, hay muchísimo debate histórico como se muestra en el libro de Marichal sobre crisis financieras.

    Y en cuanto a filosofía de la ciencia: En realidad, Alex Rosenborg es un filósofo de la ciencia muy moderno. Bastante más que Kuhn, Lakatos y Feyerabend. Por eso recomendaba su lectura, porque es una de las mejores introducciones modernas que existen al tema. Eso sí, está en inglés. Otra introducción interesante es la de Samir Okasha, también en inglés. Ambos libros discuten cuestiones muy recientes en el campo, como el cientificismo o la validez de lo kuhniano.

    No, no es verdad que la economía prediga mal sólo porque sea espuria. Esto es algo común en todas las ciencias sociales: un escenario brutalmente complejo, con la interacción de MILLONES de agentes y con factores como la profecía autocumplida que dificultan mucho más nuestras predicciones (lo que predigamos puede afectar al entorno, como ha pasado con los corralitos). Por eso todavía estamos lejos de la psicohistoria de Asimov. No es sólo que hayan hipótesis no totalmente atinadas, es también el elevadísimo grado de incertidumbre.

    Creo que me entendiste mal. Lo que quería decir es que la predicción no es una condición fundamental para que sea buena ciencia. Pero en ningún caso he negado que haya teorías en economía que predigan algo. Precisamente, a tal respecto había ortodoxos como Robert Shiller o Roubini que sí predijeron la crisis. Pero resulta que es fácil apuntarse ese tanto. La economía sigue siendo cíclica, así que es fácil decir que en un momento dado habrá una crisis y en otro, auge.

    De hecho, yo hasta intuí a mis 15 años que en España nos pegaríamos la hostia gorda. Lo que no era capaz de imaginar era lo que ha pasado exactamente y el año en el que ocurrió.

    Pero a veces también está el problema de la popularidad política. Si en un momento dado, dices que esta economía va a caerse, puedes perder votos. Sí, en ello somos vergonzosamente cortoplacistas (y la psicología tiene para hablar, por cierto).

    Otro saludo.

    PD: Soy estudiante de sociología, no economista.

  13. Por cierto:

    “Otros economistas, críticos y heterodoxos, han hecho predicciones atinadas. Por ejemplo, que el euro sería una catástrofe.”

    Que el euro sería una catástrofe fue “predicho” por economistas ortodoxos poco entusiastas, entre ellos economistas españoles como Jesús Fernandez-Villaverde. Hay economistas que, incluso, estan “prediciendo” el colapso de una burbuja inmobiliaria en china o que estan percibiendo burbujas en países como Colombia.

    Pero eso no es tan “mágico” ni le da tanto valor predictivo a la economía, de hecho, quienes hacen esas predicciones peregrinas rara vez usan herramientas como la econometría para hacer dichas predicciones, se basan más en análisis (ya sean positivos o normativos) basandose en la teoría económica. Por ejemplo, yo puedo decir (sin problema alguno) que si el gobierno imprime dinero de más va a haber inflación (algo corroborable por la teoría y por la historia) lo que no puedo decir es cuando el gobierno va a tomar esa catastrófica decisión lo que sería equivalente a decir que sé cuando habrá una catástofre inflacionaria.

    Y eso lo corroboran los hechos, Peter Schiff (economista austríaco) lleva prediciendo una catastrofe inflacionaria desde hace unos años (en consecuencia de las políticas monetarias americanas, que no daban indicio de propiciar una catastrofe) más sin embargo, la inflación se ha mantenido bastante estable en los últimos tiempos.

    Ahora, quita eso, y trata de predecir (no ya el comportamiento de un nicho del mercado específico) el comportamiento de toda una economía, ¿fácil?, no, y es de hecho una de las críticas más mordaces que existen hacia los métodos econométricos (los cuales, por simples asuntos estadísticos, tienen márgenes de error a los que debemos prestarle atención)

    Dicho está, tienes un conocimiento bastante superficial.

  14. @McManus, di mis primeros pasos en economía con el libro de Samuel Bowles y Richard Edwards, “Introducción a la Economía”, de Alianza. Un libro excelente. Gracias por el enlace.

    Me parece muy interesante la referencia a la psicohistoria. Veamos. Supongamos que, realmente, no fuera posible hacer predicciones sobre el funcionamiento económico de la sociedad. En ese caso, me gustaría ver economistas (oficiales) mucho menos arrogantes. Sabedores de su ignorancia, nos describirían a la ciudadanía los conceptos necesarios, pero dejarían que fuéramos los ciudadanos quienes determináramos el camino a seguir. Pero ése no es el caso. Los economistas oficiales, cada vez más, abogan por la tecnocratización del gobierno. Eliminemos la molesta democracia, dejemos a los profesionales… aquellos que, al menos en apariencia, no vieron venir la crisis. Por supuesto, puede ser que sí la vieran venir y no dijeran nada. Incompetentes o criminales.

    Creo, con franqueza, que la predicción es lo que distingue una ciencia de otros modos de conocimiento, como la religión. Y creo que la economía oficial es una religión, no una ciencia.

    En cuanto al FED, te hago un comentario sólo. Sé que es muy diferente del BCE, que en su mandato también entra el crecimiento, no sólo la inflación. Pero no hizo bien las cosas en el 29, pues no sometió al sistema bancario al control necesario. Quizá no era posible. Otro aspecto importante es que EEUU cuenta con una moneda tan sólida a nivel internacional, que se puede permitir emitir cantidades ingentes sin provocar inflación. El poder político de EEUU es quien avala la moneda, más aún que su poder económico.

    Bueno, en general, me alegro de tener tantos puntos en común, a la postre. Un afectuoso saludo.

  15. @ibethkarina, tu comentario resulta un poco agresivo. ¿Podrías moderar tu tono, si no te molesta, y participar de manera constructiva? Muchas gracias.

    En cuanto al contenido de tu comentario, no termino de entender dónde está la novedad. Por supuesto que hay economistas que han predicho, desde el principio, la fatalidad del euro. Es posible que conozcas la teoría de la “optimal currency zone”, de Robert Mundell. De hecho, es un ejemplo maravilloso de cómo los economistas pueden saber la verdad y mentir.

    Mundell dio unas condiciones para que se pudiera realizar una unión monetaria entre distintos países: http://en.wikipedia.org/wiki/Optimal_currency_area Hay cuatro condiciones, y la Unión Europea no cumple ninguna de ellas. Aun así, el propio Mundell fue uno de los promotores del euro. ¿Por qué? ¿Acaso no sabía que sería un fracaso? En efecto, lo sabía. Pero no le importó… porque el euro no ha sido un fracaso para él y la gente como él, que se ha hecho más rica en el proceso. Lee este artículo de The Guardian: http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2012/jun/26/robert-mundell-evil-genius-euro

    Un afectuoso saludo. Y recuerda mi recomendación/solicitud. Si no dejas de insultarme, perderás el privilegio de publicar tus ideas en mi blog.

  16. Rogelio Villajos

    Ya estoy más tranquilo, leí tu post con el desayuno en la boca y no me pude resistir. Voy a centrarme.
    Un médico, un ingeniero, un X, cometen negligencias, los economistas, cuando nos preguntan, que no es siempre, damos nuestra opinión, y el político de turno, en el nivel que prefieras de la administración, hace lo que le da la gana. El 99% de las veces toma nuestra opinión como un imput más, pues como la Teoría de la Elección Pública explica, los objetivos de un político son “variopintos”.
    ¿A qué llamas economía oficial? No acabo de entender bien el término.
    La economía no puede ser sometida a pruebas ensayo-error por infinitas razones. Puede hacer predicciones bajo condiciones ceteris paribus o bajo márgenes de probabilidad. Para mí no es ciencia. Llámalo arte, saber o X, en realidad no es importante más allá de las aulas. La economía se nutre del resto de ciencias y saberes, que permiten entender comportamientos, situaciones, mercados, valoraciones de la escasez… Progresa de forma distinta a como lo hace una ciencia.
    Las creencias… la economía da soporte a la política (esto no es correcto… son los políticos los que se valen de diversas corrientes económicas para sus propios fines), y la política, con juicios de valor, valora la economía. Los modelos funcionan todos… sobre el papel. Pero ningún modelo es trasplantable directamente al mundo real.
    Keynes diseña un modelo (tras estudiar a Birsmarck, participar en Versalles, comprender los movimientos y ver nacer los X-ismos) que duerme el conflicto social. Su modelo no optimiza los recursos, pero da a la sociedad un colchón con que atenuar las crisis. Y recuerdo, que la distribución óptima de los recursos no tiene por qué coincidir con lo “mejor para la sociedad” y que esto último es un juicio de valor que cambia de una persona a otra.
    Y vuelvo a los puntos… bis 😉
    1. No fue la única causa, por supuesto, pero fue una de las principales. Es importante, al contraer una deuda si se cuenta con los recursos adecuados para devolverla. No te fijes tanto en el déficit o superávit, pon tu atención en la calidad de nuestro sistema productivo (estructura social, relaciones exteriores, energía, bancos…), si es el adecuado o no. Definitiva y categóricamente no podíamos permitirnos ese nivel de endeudamiento.
    2. Perdona… ¿lo cuálo? Los políticos están pasando de nosotros y no te imaginas de qué forma. Ahora se están produciendo dos movimientos políticos simultáneos de gran calado que no te quieren contar. Por un lado nos estamos armonizando con Alemania, con su sistema económico y por otro, nuestros políticos, para no perder sus privilegios de casta, en lugar de reducir su número y prestaciones, reducen en Educación y Sanidad. No conozco a ningún economista que esté de acuerdo con la forma de recortar el estado. En el choque de ambos movimientos, espero que gane Alemania.
    3. Incrementemos ingresos, estoy de acuerdo. Combatir fraude fiscal, estoy de acuerdo. No puedes gravar las SICAV, y ya te han dicho por qué. Lucha por hacer desaparecer los paraísos fiscales, que nuestros políticos (y no los economistas) mantienen. Y lo hacen porque para pagar sus campañas electorales recurren a dinero que no tienen, poniéndose en manos de los bancos.
    Las deudas tienes que pagarlas, si no lo haces, no te volverán a prestar. ¿Tú lo harías?
    4. Sí y no. Si aumenta la productividad aumenta la riqueza, aunque sea dentro del sistema.
    5. Aranceles (pecado), proteccionismo (excomunión). Personalmente estoy en contra de barreras, fronteras y todo lo que suponga una limitación al ser humano. Sólo este punto daría lugar a un libro. (Me comprometo contigo a exponer mi oposición a este punto en un post en mi blog)
    6. En realidad vendes tu fuerza de trabajo por algo más que un plato de comida. Al respecto me parece interesante la conocida “carrera de la rata”, la simbiosis perversa del marketing y la estructura cultural, el miedo a morir por una apendicitis, el deseo de aceptación social, Maslow…
    7. Libertad: capacidad que tiene el ser humano para hacer lo que cree que está bien y evitar lo que cree que está mal. Siempre hay alternativas, la sociedad, la cultura, la biología, X, nos hace preferir a veces ser esclavo.
    8. Comparar la sanidad de EEUU con la nuestra no tiene sentido. Su financiación es distinta, sus objetivos, lo que la sociedad demanda de ella, es demasiado distinta para compararla.
    Personalmente, pienso que la sanidad en España es muuuuuy mejorable.
    9. Ejemplo. Hortelano X produce 10 Tomates que cambia a Y por 2 Melones. Mejora la productividad de ambos un 100% y cambian 10 Tomates por 2 Melones. Ahora cada uno tiene 10 Tomates y 2 Melones. La vida real es más complicada pero el mecanismo es el mismo.
    10. El trabajador poco (o mal, o no adaptado al cambio productivo…), en un modelo competitivo salarial vería reducido el precio de su trabajo, sin duda. También es cierto el opuesto. También es cierto que el trabajo no es un bien homogéneo. Dos físicos no producen las mismas ideas, dos albañiles no construyen un muro de igual forma. Sigo siendo partidario de que los salarios se rijan por estricta ley de oferta y demanda, y que los ciudadanos, de manera solidaria, compensemos las rentas más bajas.
    a. Supongo que te refieres a que el capitalista o rentista no crea riqueza. Si nadie pone (arriesga) el dinero para una empresa ésta no se crea. Consulta la cantidad de empresas que cierran cada año, y la de personas que pierden su dinero en ellas. Podemos discutir, y seguro que estaremos de acuerdo, en la inmoralidad de la consecución de muchas de las fortunas de este país, pero el capital es el que crea la empresa y el Estado, bajo mi punto de vista, no debe ser el capitalista (excepción: sectores estratégicos para la supervivencia del estado).
    b. No quiero equilibrio económico en el mercado de trabajo. El precio del trabajo debe ajustarse a la realidad del mercado. ¿Nos hacen caso a los economistas en este sentido?
    c. Arriesgar patrimonio crea las condiciones para crear riqueza.
    d. Los capitalistas verdaderamente grandes están, aunque nos pese, más allá del bien y del mal.
    La lucha de clases existe, aunque ya no es lo que era. Te recomiendo “The American dream”, seguro que te gusta… y enciende.
    Un saludo.

    PD. Coincido en muchos aspectos con lo expuesto por Ibethkarina, su tono parece serio, pero no irrespetuoso. Si tomamos nuestras ideas como una fe inamovible nos volvemos subnormales (o gilipollas (siento el taco, pero no encuentro otra palabra mejor en estos momentos))

  17. @Rogelio, gracias por el comentario. Ahora mismo no puedo responderte con detalle, voy a la marcha con los mineros. Solo un apunte: el comentario irrespetuoso de Ibethkarina fue eliminado, y después hemos hablado y quedado como buenos amigos, dentro de nuestras discrepancias. 🙂

  18. Como resumen de tus posiciones no está mal, pero añades poco de nuevo. Verdades y errores a partes iguales en los puntos que expones (no puedo entrar a discutirlos de uno en uno, me voy esta tarde de vacaciones y tengo que hacer la mochila, pero ya los hemos discutido casi todos en otras ocasiones). En cualquier caso es bueno saber de ti, hacía tanto tiempo que no escribías que pensé que te había pasado algo.
    Un saludo.

  19. @Lightbringer, bienhallado y gracias por preocuparte!! Me pasó un final de proyecto, una mudanza y un comienzo en un nuevo trabajo… 😄 Pasa buenas vacances, y seguiremos nuestra lucha dialéctica a tu regreso. Un abrazo!!

    @Rogelio, ya he leído con calma tus comentarios. Realmente, has hecho una muy buena exposición de tus posiciones, y el debate se enriquece… 🙂 Vamos a por ello…

    – No minimices el impacto de los economistas en la toma de decisiones. Aunque la ciencia económica oficial no sea una verdadera ciencia, su ropaje matemático y su abstruso lenguaje le dan la respetabilidad que la política desea, convirtiéndose en un aliado poderoso. Los economistas oficiales se llenan la boca diciendo: “no hay otro camino que la austeridad”, “cualquier otra opción está en contra de las sacrosantas leyes de la ciencia”. Cumplen un papel parecido al de la Iglesia en la Edad Media: justificar lo injustificable, dar respetabilidad a decisiones políticas ruines.

    – El término “economía oficial” ha quedado ambiguo en el texto, muchas gracias por apuntármelo. Me refiero, precisamente, a las enseñanzas que forman el 90% de los programas universitarios, así como la doctrina económica detrás de las decisiones del BCE, del Busdesbank, del FMI… Vamos, la teoría económica que predican los que mandan, tanto en la academia como en los órganos de decisión. No es una teoría unívocamente formulada, aunque en su mayor parte es la doctrina económica neoclásica.

    – La relación entre los políticos corruptos y los economistas corruptos, como te he dicho, es de simbiosis. Los segundos mienten para justificar los robos de los primeros. Y no olvides a los banqueros, las grandes fortunas y los grandes empresarios.

    – ¿Qué significa la optimización de recursos? En un marco totalmente liberal, en 1929 el sistema colapsó. ¿Es eso eficiente? En un marco keynesiano, Occidente creció más que nunca de 1945 a 1970. ¿Es eso ineficiente? ¿Dejamos la ideología y miramos los números?

    Respecto a mis puntos.

    1.- La crisis española NO fue causada por el excesivo déficit público. El gobierno español tenía superávit. PUNTO. No me digas que “no fue la única causa”… y no me hables de nuestro sistema productivo, porque no es lo que yo he dicho. El déficit público NO era el problema, ésa es mi afirmación. El sistema productivo, SÍ.

    2.- Los políticos, como te digo, no pasan de los economistas. Los compran.

    3.- No he dicho que haya que dejar de pagar las deudas, sino que hay que auditarlas. Y dejar de pagar la deuda odiosa. Si dejamos de pagar toda la deuda, nadie nos prestará. Si dejamos de pagar la deuda odiosa, la gente se lo pensará dos veces antes de prestarnos en condiciones leoninas.

    4.- La competitividad es la capacidad para competir con tus vecinos, y no es lo mismo que la productividad. Gano competitividad si mi vecino sufre una plaga, pero eso no mejora la riqueza de nadie. Gano competitividad si bajo mis sueldos, pero eso no mejora mi riqueza.

    5.- TODOS los países que tienen industria de alta tecnología la desarrollaron, inicialmente, en un marco proteccionista. Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia, Japón… y, recientemente, Finlandia o Corea del Sur. Debes leer el libro de Ha-Joon Chang, “Bad samaritans”. Es un antiguo estudiante de Stiglitz, un chico brillante. La industria de alta tecnología naciente NUNCA se puede desarrollar en régimen de competencia abierta.

    6.- Nada que decir.

    7.- La libertad es el mito de nuestro tiempo. Yo soy físico, sé cómo funciona tu cerebro. Sé cómo funcionan las sinapsis, sé cómo se libera la acetilcolina… y sé que la libertad es un mito. En términos filosóficos, lo explica muy bien Nietzsche en la “Genealogía de la Moral”: la libertad es la clave para crear hombres culpables. Recientemente Maurizio Lazzarato, siguiendmo a Deleuze, ha usado los mismos conceptos para explicar el concepto de “hombre endeudado”. En breve: el “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”… ¡como si eso fuera posible! 😀

    8.- Comparar la sanidad en EEUU y en España tiene todo el sentido del mundo. El objetivo social es una sociedad sana a bajo coste. España lo cumple, y EEUU no. Los que no queréis que lo comparemos es, simplemente, porque sabéis que vuestro modelo es PEOR.

    9.- Los intercambios, en la mayoría de los casos, benefician a las dos partes. Pero cuando una parte es mucho más fuerte que la otra, no. Por ejemplo. Cuando en 1853 el almirante Perry obliga al Japón a abrir sus fronteras con los cañones de sus barcos amenazando al puerto de Yokohama, exige unas condiciones de intercambio que son tremendamente nocivas para Japón. ¿Intercambio libre? ¿A punta de pistola? Pues, en realidad, casi siempre hay una pistola en algún lado. Aunque no se vea.

    10.- Si el trabajo se rige por la ley de la oferta y la demanda, el salario cae al de subsistencia. Ya te lo he demostrado. La razón: a menor salario, mayor oferta. ¿Por qué iban a dejar los empresarios de reducirlo? Sólo por un motivo: la cohesión sindical y política.

    – Sólo el trabajo humano crea riqueza. Los empresarios, al exponer su capital, juegan al casino. En el casino, a veces se gana y a veces se pierde. Pero no por invertir creas riqueza. La prueba: puedes arriesgar tu dinero en Las Vegas. ¿Crea eso riqueza?

    – Buscaré el libro que me recomiendas, Rogelio.

    Un afectuoso saludo!

  20. interesante noticias sobre economia, y la reactivacion en valmemorillo, esperemos continue asi el resto del 2012, me fue de mucha utilidad ya que inicio mis estudios en esta area, tambien comparto con ustedes la noticia sobre ana patricia botin http://noticiasbancarias.com/tag/fundacion-botin
    saludos.

  21. Daniel: ¿qué tiene que ver tu comentario con este post y los demás comentarios? ¿Qué tienen que ver con algo la “reactivación de Valmemorillo” (¿Valdemorillo?) o las noticias sobre la fundación de Ana Patricia Botín? ¿Tu comentario es simplemente una forma de poner un enlace a tu página web?

    En fin, los designios del spam son inescrutables. javirl, creo que deberías eliminar ese comentario.

  22. Dejo un enlace de unos economistas que si hacen honor a su profesión. Y la convierten en ciencia. Gestacíon de la crisis y escenarios previsibles de salida. Yo he visto pocas cosas mejores,
    http://www.econonuestra.net/index.php?option=com_content&view=article&id=301:la-economia-espanola-en-el-circulo-infernal-icomo-hemos-llegado-aqui-y-que-nos-espera&catid=46:analisis&Itemid=73
    Otra cosa: la simpatica comentarista @ibethkarina (no puedo resistir una mencion a su descabellado y surrealista comentario) a mi modesto modo de ver (seguro ella no lo piensa asi) hace justo lo que no deberia hacer un economista, y que es criticado en el post: no refutar ni uno sólo de los argumentos expuestos en el artículo. Ni uno. Dice que no lo hace porque es internet¿¿¡¡ Superficial,boba y evasiva exusa, como lo es tambien su consideracion de que el post contiene sólo economía normativa que no puede debatir, cuando, en realidad, en los 16 puntos no hay ¡¡ni uno solo que se pueda considerar normativo¡¡. Impresionante @ibethkarina. Finalmente se enroca en una defensa endogamica de la profesión en base a supestos valores academicos (conoce bien las distintas escuelas y sus representates, ¿conoce algo más?) y supuestos valores de modelos económetricos téoricos que parece ser le satisfacen más que un análisis riguroso de economia politica. ¿Una modelista huraña?. Personalmente suscribro la mayoría de un post claro, conciso y que no alberga resquicios de refutacion.Quizas, indicar, en descargo de la ciencia económica ,(más inmadura que otras ciencias sin duda ) que a la hora de analizar su propuestas, siempre hay que tener en cuenta desde que posición de poder político se realizan. Es decir, se debe conocer en que lugar del escalafon social (o al que aspira) se encuentra el que emite dichas propuestas. Por decirlo como J.L.Sampedro, hay economistas que quieren hacer más ricos a los ricos, y los hay que quieren mejorar las condiciones de los demás. Lo que pretendo decir, es que los primeros no es que se equivoquen en sus análisis. Obviamente MIENTEN.Saludos,

  23. PS. Algo de psicohistoria economica a lo Asimov.A lo mejor al editor del blog, o a algún comentarista ilustrado, le atrae dar su predicción sobre la salida a la crisis. Los autores del magnifico articulo enlazado anteriormente, se decantan por la opcion 2: Colapso financiero, y ruptura del Euro. Yo me aventuro por la opción 1.- Cambio radical de la politica económica de la U.E. El problema es que ese cambio sólo puede venir desde abajo, desde la población, ya que la élite esta claramente, en mi opinión, en una situación similar a la del escorpión de la fábula: no puede evitar ser avariciosa, y no hará absolutamente nada por corregirse.Al contrario. Es decir, yo predigo (los economistas efectivamente estan obligados a hacerlas) que se vislumbra una revolucioncilla social en nuestra querida Europa. Si o si. Esta epoca que toca sufrir es tristemente jodida cierto, pero desde un punto de vista estrictamente intelectual muy poco monótona, la verdad. Yo nunca he vivido una revolución. Y ustedes? Saludos,

  24. @Daniel, realmente @NP-completo tiene razón, y no entiendo el sentido del comentario.

    @Antonio, muchas gracias por el link, es un artículo estupendo. Recomiendo a todos leerlo con detenimiento. Puestos a hacer psicohistoria à la Asimov, yo también estoy por la opción 1. Si miramos cómo han transcurrido las revoluciones a lo largo de la historia, han comenzado casi siempre el día que el régimen ha pedido a la policía que reprimiera una manifestación pacífica y la policía/ejército se ha negado. Estamos cerca de ese punto, en mi opinión… Sólo espero que el día que llegue, nos pille preparados en todos los sentidos: intelectual (con propuestas serias y concretas), organizativo, anímico… Pero, no puedo evitarlo, soy optimista por naturaleza… Un abrazo!!

  25. La crítica de @Antonio a @Ibeth es perfectamente válida. Pero tengo que decir que, tras un intercambio de correos, hemos acercado enormemente posturas. Y me ha enviado el siguiente vídeo, con el que os vais a echar unas risas…

    http://www.youtube.com/watch?v=jU_w-podSjM

  26. Rogelio Villajos

    (Siento el retraso…)
    Los políticos se sirven en cada momento de quien les conviene, ya sea para justificar un genocidio, la construcción de la bomba atómica o una catarsis económica. Ahora toca economía, pero no siempre fue así.
    Tienes razón en eso de la Eco. oficial. A mí también me da la sensación de estar rodeado de tecnócratas económicos por todos lados, y me huele regular.
    ¿Los científicos que desarrollaron el gas mostaza eran corruptos? No se necesita serlo para hacer el mal, creo que se debe al fanatismo y la falta de perspectiva.
    Ahora Keynes… Keynes argumenta el aumento del gasto público para reactivar la economía y paliar los efectos de las crisis. Bien, ningún problema con eso. La clave está en decidir de dónde sale ese efectivo que se convierte en gasto público. Un estado libre, es decir sin deuda, puede ahorrar el superávit en tiempos de bonanza para gastar en las crisis. O no ahorrar y pedir prestado para devolver lo antes posible tras la crisis y no quedar endeudado.
    La teoría de que puedes imprimir billetes para pagar las deudas creo que la hemos superado.
    Por ello, ahora, aunque nos pese toca austeridad, y la clave vuelve a ser ¿Dónde está el dinero? Este gobierno, y cualquiera según creo, ha recortado dónde más fácil es hacerlo sin perder privilegios. No puede recortar ayuntamientos, ni consejerías… pues todos y todas son cómplices de la gran estafa y si alguno pierde sus prebendas comenzará a hablar y caerán todos. Es corrupto nuestro sistema político al completo y extirparlo le va a costar mucho a Alemania, mucho más de lo que cree.
    1. Efectivamente, la causa inicial de todo nuestro caos es nuestra estructura social y económica.
    2. Los ricos (inmensamente ricos) compran a quien necesitan, sea político, cineasta, científico o economista.
    3. La deuda… lo políticos se endeudan para ganar las elecciones, ha ocurrido desde Julio Cesar que ya narraba cómo debía ganar dinero como Cónsul tras ser elegido para pagar su campaña. La deuda es una cadena, y como tal, debemos de librarnos de ella lo antes posible.
    4. Completamente de acuerdo, perdí el matiz.
    5. Ok… pero somos… ¿Catalunya? ¿España? ¿Europa? ¿De quién me protejo exactamente? Estoy por la abolición de fronteras y barreras de todo tipo (es lo que tiene ser Liberal) no puedo levantarlas en aras de un supuesto beneficio para un grupo de personas que se autodenomina nación. Y estoy entrando en un jardín recargadamente lleno de espinas…
    6. Idem.
    7. Creo en la Libertad (es lo que tiene ser Liberal), y aquí entramos en el terreno del mito, la religión, la moral… No hay razones sólo opciones. Creer o no o tal vez.
    8. El modelo impositivo en prima los servicios cercanos frente a la equidad social. En Europa la solidaridad social nace de forma natural al lograr los países una estandarización de su población, por la vía del genocidio y/o segregación en algunas ocasiones. Allí no es así desde su nacimiento como nación. Puedes vivir en una zona en la que pagues $2000 mes en impuestos con unos servicios públicos (colegios, universidades, hospitales…) de primer orden y por los que los no residentes deben pagar. Por otro lado existen zonas, en las que los ciudadanos apenas pagan impuestos y como consecuencia de ello reciben unos servicios pésimos. Lo mejor de este sistema es que los impuestos se deciden a nivel comunitario, casi vecinal. Mi sistema ideal no es este, se parece más al nuestro, por su universalidad y solidaridad, pero necesita tomar de éste la forma de gasto de los impuestos, pues reduce los problemas asociados a la inmigración y favorece la movilidad geográfica.
    9. Aclarado el tema productividad y competitividad… nada que decir.
    10. El trabajo no es un servicio homogéneo. Algunos trabajos, caerán como dices al nivel de subsistencia, por su facilidad para realizarse, pero el resto fluctuarán según el mercado. Si 10 empresas necesitan informáticos y sólo hay 3, su salario no será el de subsistencia. Si 10 empresas necesitan limpiadores y hay 25, su salario rozará el de subsistencia, y aún así, habrá diferencias salariales en función la calidad de su trabajo (al menos en Alemania, no creo en España dada nuestra tendencia a la chapuza).

    Si yo al volver a España (si es que vuelvo… que quiero pero…) hipoteco mi casa para crear una empresa, ¿dirías que estoy jugando al casino? Al arriesgar mi patrimonio creo las condiciones para que el trabajo se desarrolle y por ende la riqueza se cree.
    No es un libro, es un video de 30 minutos muy didáctico. Para leer te recomendaría la Canción de Hielo y Fuego pero esto es harina de otro costal.

    Estoy en lo de escribir sobre fronteras y aranceles.
    Un saludo

  27. https://dl.dropbox.com/u/42942914/Copy%20of%20informe%20mayo2006%20Inspectores%20BdeE.pdf

    No es span, es una prueba de que los economistas hacemos nuestro trabajo. Esto se veía venir desde hace muuuucho tiempo.
    Un saludo.

    Por cierto, puedes difundir el doc todo lo que quieras.

  28. Hola, Rogelio. Yo también siento el retraso en responder. El documento que nos das es interesante, y representante de la “Economía Real” que pido en el post. En efecto, como sabes, no estoy en contra de la economía como ciencia. Más bien al revés, estoy en contra de los que mienten arropados en fórmulas matemáticas dizque económicas.

    Sólo me queda una curiosidad: tu mención a Canción de Hielo y Fuego… 🙂

  1. Pingback: ¡Economía Real, Ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: