Desigualdad e ineficiencia económica

Este post entronca con el comentario de NP-completo sobre la percepción distorsionada que los españoles tenemos de nuestra riqueza. Imaginad que un socialista-marxista-trapecista rrradical convocara un referendum en el que se nos diera la opción de igualar la riqueza personal de todo el mundo: juntar todo el patrimonio personal de los españoles y dividirlo a partes iguales entre todos. Pensando solo en tu interés personal, ¿votarías a favor, o en contra? En un esquema meramente egoísta de decisión, la única variable relevante será saber si tengo más o menos que la media. Alguien podría razonar: “la mitad de la población tendrá más dinero que la media, y la otra mitad tendrá menos, de manera que el referendum debería resultar en un empate”. Y esa manera de razonar estaría radicalmente equivocada. Y, a la vez, posiblemente fuera correcta.

La media de la distribución de riqueza es lo que resultaría de juntarlo todo y dividirlo a partes iguales. La cantidad de dinero tal que la mitad tiene más y la mitad tiene menos se llama, en cambio, mediana. Media y mediana no tienen por qué coincidir. Veamos un ejemplo:

Repartamos 100.000€ entre diez personas. Sin saber nada más, ya podemos averiguar cuál es la media: 10.000€ por cabeza. Pero ahora estudiemos en detalle la distribución.

1.000€ 3 personas
2.000€ 2 personas
3.000€ 1 personas
5.000€ 1 personas
6.000€ 1 personas
9.000€ 1 personas
70.000€ 1 personas

Nadie sabe cuánto dinero se repartió, de manera que no conocen la media. ¿Cómo saber qué votar en el referendum socialista-marxista-trapecista?

Obviamente, las personas que recibieron 1.000€ saben que sólo pueden ganar. Las que recibieron 2.000€ es bien posible que piensen lo mismo, ya que 5 personas tienen más que ellos. El caso interesante es el de las personas que recibieron 3.000€, 5.000€, 6.000€ y 9.000€. Ven que tienen más que la mayoría y dudan. Si no son conscientes de que hay una persona que obtuvo, ella sola, 70.000€, es bien posible que voten en contra del reparto. A pesar de ser totalmente en contra de sus intereses.

La media del dinero recibido es, como ya dijimos, 10.000€. La mediana es la cantidad que divide a la población en dos partes iguales. Podemos ponerla en 2.500€. Los que tengan más, si no piensan mucho, se creerán ricos. Y votarán lo que votarían los ricos.

¿Cómo es la distribución real de la riqueza? Pues realmente, como en el ejemplo. En todos los países del mundo a la mayoría le convendría el reparto de la riqueza. Aunque el referendum socialista-marxista-trapecista que propongo es una caricatura, es cierto que en muchos países la gente vota a partidos de derechas (económicamente hablando), que tomarán algunas medidas de reparto de la riqueza que incrementarán la desigualdad, perjudicándoles. ¿Es la gente inconsciente de este hecho? En parte. Pero otro factor nada desdeñable es que mucha gente tiene una percepción equivocada de su lugar en la escala económica.

En España, la media de renta familiar está en 154.000€, y la mediana en 95.600€. Eso significa que mucha gente cuyo patrimonio es mayor que 95.600€ pero menor que 154.000€ CREE que saldría perdiendo con medidas redistribuidoras de riqueza. ¿De qué fracción de la población estamos hablando? Según los datos de este artículo de F. Azpitarte, alrededor del 25% de la población tiene una riqueza que se sitúa entre la media y la mediana. No está mal. Es población a la que el desconocimiento de la estadística puede hacer elegir una política contra sus propios intereses. Más aún: el 10% más rico de la población es dueño del 42,6% de la riqueza del país. Algo menos de la mitad. Waw.

Si nos fijamos en los ingresos, un ejecutivo (CEO) de una gran empresa gana, en promedio, unas 1.000 veces lo que gana un trabajador. En 1970 la proporción era tan solo de 40 a 1. ¿En serio? ¿Me quieren decir que la riqueza que crea un ejecutivo es 1.000 veces mayor que la que creo yo? A lo largo de mis 15 años de vida laboral he enseñado matemáticas a alrededor de 10.000 chicos y publicado más de 20 artículos de investigación. Luego el ejecutivo promedio ha debido crear una riqueza equivalente a enseñar matemáticas a diez millones de personas y publicar veintemil artículos. De nuevo, waw.

¿Y cómo se ha comportado la desigualdad en los últimos tiempos? La siguiente gráfica lo muestra: no ha hecho más que crecer. Según datos del Banco de España, analizados por Alberto Garzón, ésta es la evolución del salario real en España, ajustado con la inflación, en los últimos años:

Sí. Ha decrecido. ¿A qué se debe ese repunte final? Es fácil de entender: cuando comienza la crisis y comienzan los despidos masivos, los primeros trabajadores en perder el empleo son los eventuales, que cobran menos en promedio. No hay ninguna subida real, sólo una expulsión del mercado de los que menos cobraban. Bueno. Alguien podría aducir que la disminución salarial quizás se deba a que todos somos más pobres. No. Se debe a que los beneficios empresariales han crecido, a costa de la masa salarial, en los últimos años (de nuevo, datos elaborados por Alberto Garzón):

Visto desde el punto de vista de la justicia y de la ética, no tiene ninguna lógica. ¿Y desde el punto de vista de la eficiencia? ¿Es posible que esa desigualdad sirva como acicate para que nos intentemos superar, haciendo a la economía prosperar para todos? Si los ricos usan la renta obtenida para reinvertir en la economía productiva, crearán más riqueza y puestos de trabajo, ¿no es asi? Bueno, depende. Cada empresario reparte su ganancia en dos secciones: dividendos y reinversión. Los dividendos van a su bolsillo. La reinversión es productiva. ¿Qué hacen los empresarios con los dividendos? Pueden gastar en consumo de lujo, o pueden invertir en el extranjero, en deuda pública de cualquier país o en los mercados financieros. En cualquier caso, es dinero que escapa de la economía productiva. La siguiente gráfica muestra la evolución de la fracción de renta empresarial que ha ido a dividendos. Como se puede ver, en los últimos años ha crecido del 20% al 50%.

¿Por qué? Porque estamos en una crisis de demanda. El paro aumenta, los sueldos bajan, el poder adquisitivo de los españoles disminuye. No tiene sentido reinvertir en la economía productiva. Es muy difícil obtener beneficios vendiendo en el mercado interior. Concluimos así que la desigualdad, enorme y creciente, no tiene ningún efecto positivo sobre la economía. Más aún, es el lastre fundamental, ya que detrae recursos de la economía productiva.

¿Hay solución? Sí, sí que la hay. Gravar enormemente esos dividendos. Y reinvertir el dinero obtenido en el desarrollo del Estado del Bienestar, en crear empleo y fomentar la demanda.

¿Y si no hacemos eso? Bueno, entonces la espiral deflacionista solo parará cuando la ausencia de demanda interna ya no sea un problema, porque los trabajadores españoles ya no seamos los clientes de los empresarios españoles. Es decir, cuando los salarios sean tan bajos que nuestra economía se vuelque sobre la exportación. Eso sería terrible. ¿Por qué? Hay dos tipos de economías exportadoras. Las de alto valor añadido, son países con empresas de tecnología avanzada, con personal altamente cualificado, que han dedicado decenios a invertir en ciencia y en I+D+i. Luego están las repúblicas bananeras, donde una mano de obra sin cualificar cobra sueldos de hambre y a los empresarios les importa un rábano, porque sus clientes están en el otro extremo del mundo. Adivinad en qué lado nos toca estar. Si seguimos así, en unos años estaremos compitiendo con China por el mercado de los “Todo a 100”.

Anuncios

Publicado el marzo 11, 2012 en Uncategorized y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 35 comentarios.

  1. El problema es que para cuando nosotros lleguemos a el nivel de república bananera de forma oficial, habrá muchas de ellas delante nuestra.

    En cuanto al reparto de riqueza, unos ganarían y otros perderían, pero todos tendrían lo mismo. Eso sería lo justo.
    Desde pequeños nos adoctrinan para no pensar en el bien común, sino al contrario en pensar solo en uno mismo y en obtener el éxito si es posible a costa de los demás, ganar más, ser mejor y sobre todo y ante todo, alardear de ello.

  2. Tienes razón, @Piedra. Las “democracias” no pueden competir jamás en republicabananerismo con las dictaduras.

    El único camino inteligente es el reforzamiento del mercado interno. Todo el discurso sobre la “competitividad” solo es una manera de decir: “queremos reforzar el mercado de exportación, así saldremos de la crisis”. Pero… ¡¡es imposible que todos los países sean exportadores netos!! Y nosotros, ¿qué tenemos que ofrecer? ¿Alta tecnología? Ridículo. ¿Frutas y verduras? ¿Turismo?

    En cuanto a cómo nos adoctrinan, discrepo en parte contigo. Cuando somos niños se nos enseña la teoría ética fundamental: ser generosos, desprendidos, pensar en el bien común. Cuando crecemos se nos dice: “pero el mundo no es así, tienes que ser egoísta, y pensar solo en ti”. Y luego, algún listo, sale con la idea de que el egoísmo es una virtud que lleva al paraíso. Y todos los que lo pasaron mal de niños y nunca lograron ser generosos encuentran una justificación para sus instintos ruines. Como los hipermillonarios suelen contarse entre esos niños que fueron difíciles, tienen a su disposición más medios para difundir su doctrina, aunque va contra las bases mismas de la convivencia humana.

  3. Excelente artículo. Conceptos claros e irrebatibles, en mi opinión. Alguna confirmaciones, solo: 1. Si, la solución es el estado social avanzado. Servicios públicos financiados con ingresos fiscales hasta el 55 % del PIB. Nórdicos y centro-europeos ya lo demostraron durante décadas. Servicios públicos de calidad que consiguen incrementar al mismo tiempo la eficiencia y la igualdad de una economía. Irrefutable. Y el problema, por contra, lo es nuestro estado social: raquítico y decreciendo. 2. ¿Un Ceo genera 1.000 veces más riqueza que el trabajador medio?. Yo tampoco me lo creo. La explicación real daría para otro artículo: rentas de monopolios, poder de negociación, capital social,etc., lo explican mejor. 3. Y tienes también razón en que hay solo 2 tipos de economías -exportadoras o no-. Una, hacia arriba: más conocimiento, más educación, más I+D,más innovación, más valor añadido. Donde al empresario no le preocupa la retribución de sus bien cualificados y eficientes empleados. La otra economia, hacia abajo: es decir, la ‘via asiática’. Competiendo con los chinos. Saludos,..

  4. Efectivamente, pienso que hay dos tipos de errores garrafales sobre la percepción de la riqueza que determinan enormemente los resultados electorales de la derecha:

    1.- Como menciona javirl, están los que tienen riquezas por encima de la mediana pero por debajo de la media, y piensan que la redistribución de riqueza les perjudicaría a ellos. Se aferran a regocijarse en sus propiedades (algunos eriales baldíos en algún pueblo perdido heredados de los padres, algún piso minúsculo en un bloque-colmena en la playa, los ahorros de toda una vida de currito, etc), después comparan dichas propiedades con lo que tienen sus vecinos de su barrio de curritos (mejor dicho, las comparan con lo que ‘creen’ que tienen sus vecinos), y van y se creen ricos. Es como si un mendigo, paseándose por La Morajela, se encontrase con un palo, lo cogiera y, al preguntarle un tipo que sale de un chalet si quiere que ambos compartan todas sus riquezas, el mendigo respondiera “no, no quiero compartir mi palo”.

    2.- También están los pobres que, henchidos de ilusión y nublada su mente con libros de autoayuda sobre triunfadores (los típicos ilustrados con fotos de tipos trajeados aprentando los puños y mirando al cielo con cara de decir “lo logré”), creen que el capitalismo va con ellos porque serán ellos, y sólo ellos, los que triunfarán. Repiten como un mantra las historias de triunfadores garajiles (es decir, que comenzaron en un garaje) con la misma candidez con la que los toros, en toriles, se dicen unos a otros que a veces indultan a algunos toros en la plaza. Igual que los que juegan semana tras semana a la loteria (otro juego igual de trucado), se dicen a sí mismos que a la próxima va la vencida, que el mundo todavía no se ha enterao de lo listos que son. Pero no saben que, para ser rico, rico de verdad, no rico tipo piso-colmena en la playa, tienes que haber heredado una inmensa fortuna de tus padres. Lo siento, el juego está trucado.

    No conozco a nadie que ame el capitalismo y que no esté en la categoría (1) o la cagegoría (2) (o en la categoría de rico de verdad, claro, la de los ricos sin eufemismos). No conozco a ningún liberal-económico que diga: “Soy un currito, soy consciente de que soy un currito y de que jamás seré otra cosa, soy plenamente consciente de que jamás seré rico, pero amo el capitalismo porque pienso sinceramente que es la mejor forma de traer la riqueza a una sociedad”. Que levante la mano si hay alguien que piense esto.

    Para los demás de los tipos (1) y (2): ¡Ánimo, chavales! ¡Seguid jugando al Monopoly por las noches con vuestros amigos! ¡Seguid votando para alimentar vuestra ilusiones secretas de riqueza! ¡Seguid intentando caber por el agujerito! Los del otro lado de la pared se descojonan viéndoos intentándolo.

  5. @Antonio, gracias por el comentario. En efecto, vamos a competir con los chinos: servicios públicos raquíticos, trabajos no-cualificados alienantes, poder adquisitivo menguante… Como decía Ramoneda hace poco, las clases populares hemos perdido poder de intimidación.

    @NP-completo, me encanta el análisis. Deberías escribir una entrada del blog… 🙂 (Lo digo en serio.) Realmente, me resulta interesante el poder mediático que hace falta para convencer a una fracción grande de la población de que apoye medidas económicas que van en su contra. Supongo que, en tu caso (2), la percepción equivocada es doble: 1.- la sociedad es meritocrática y 2.- mi mérito es superior a la media. Normalmente, se equivocan por partida doble.

  6. Ok, las clases populares (y mayoritarias) han perdido poder de intidimación. El ‘efecto Urss’ ha desaparecido, entre otras causas. Como tambien es cierto de que ‘le faltan datos y no neuronas’, confiaremos en que recuperaran ese poder.

  7. A largo plazo soy optimista. Creo en la “necesidad histórica”, aunque ya casi nadie lo hace. Y creo en el materialismo histórico. Los medios de producción han dejado atrás hace tiempo al capitalismo que los creó. Estamos en esa etapa difícil de transición, como cuando se pasó del feudalismo al capitalismo.

  8. Yo lo que creo, y asumo que es un creencia ya que no soy un experto en historia , es que estamos en la misma fase de siempre: en combatir la excesiva desigualdad. Y ni siquiera por una cuestión política, moral, etc..(que sería suficiente), sino porque desde un punto de vista estrictamente económico,( en el que si me considero algo más experto), compruebo que toda la evidencia científica histórica avala que conseguir mayores cuotas de igualdad económica revierte en mayor eficiencia del conjunto social (como el titulo de tu post bien indica) que es de lo que finalmente se trata.Es hora, pues, de combatir a fondo la vergonzante mentira económica, que no error de observación, que nos quieren vender algunos .Y yo no soy ningún anticapitalista. Saludos,

  9. Aunque el referendum socialista-marxista-trapecista que propongo es una caricatura, es cierto que en muchos países la gente vota a partidos de derechas (económicamente hablando), que tomarán algunas medidas de reparto de la riqueza que incrementarán la desigualdad, perjudicándoles.

    Es cierto que ese voto les va a perjudicar economicamente, pero el reparto de votos no sólo esta basado en el reparto de la riqueza. Muchos votos de derechas van por razones ideologicas-religiosas dejando en segundo plano las razones economicas. Por lo que una mayor información que pueda ir en contra de su ideologia no va a hacer que cambien su voto sino el efecto contrario.

    Es como tu frase que atribuye el desempleo creado a la reforma laboral olvidando la crisis.

    Si hablamos de informar pongamos todas las cartas sobre la mesa, que ya somos lo suficiente adultos para poder sacar conclusiones con información, pero seamos honestos(o mejor dicho que SEAS honesto) y demos (DES) toda la información.

  10. Alzacon, este comentario resulta, de nuevo, agresivo e insultante. Esta vez te explicaré por qué: por dudar de mi honestidad. Te doy un último aviso amistoso, ¿de acuerdo?

    Por supuesto que mucha gente vota a partidos de derechas por su ideología conservadora. Pero todos conocemos a personas que no van a misa, no resultan especialmente conservadoras en sus creencias, y aun así votan a los partidos que recomienda la CEOE. ¿A qué se debe esto? Bueno, como dice NP-completo, se debe a que o creen ser ricos o creen que lo serán.

    En ningún momento he atribuido el paro a la reforma. Hemos llegado a los cinco millones de parados sin ella, luego se trata de una obviedad. Pero la tasa de desempleo ha acelerado en el último mes, y eso no es efecto de la crisis. Espero haberme explicado con precisión.

  11. Este artículo es un disparate, empezando por el referéndum “trapecista”, continuando porque cualquiera que esté por debajo de la media no es pobre y no tiene por qué necesitar/querer que le roben el dinero a otros para dárselo a él, siguiendo porque la riqueza que crea un funcionario medio se acerca tanto a 0 que cualquier currito (no ya un ejecutivo) le supera en 1000 veces.

    El párrafo de dividendos/reinversión tiene un fallo garrafal que resalto en mayúscula: la reinversión es inmediata, retorna a la “economía productiva”, como tú dices. Los dividendos solo pueden ir a dos sitios: 1 gasto de los “capitalistas” en bienes de consumo, con lo que se repite el ciclo de dividendos/reinversión por parte de las empresas que obtienen los ingresos; 2 ahorro, que divides en “invertir en el extranjero, en deuda pública de cualquier país o en los mercados financieros. En cualquier caso, es DINERO QUE ESCAPA DE LA ECONOMÍA PRODUCTIVA”. Invertir en el extranjero es invertir en la economía productiva, eso sí, no en la nuestra, pero otros hay que invierten en la nuestra desde otros países. Deuda pública es invertir en economía (no sé si productiva), ya que hace que el gobierno pueda seguir invirtiendo/gastando (creía que eso no te parecía mal, que había que incluso incrementar esa deuda). Ahorrar mediante los mercados financieros lo que hace es que en vez de “reinvertir” en su propia empresa el “capitalista” invierta en empresas de sus colegas “capitalistas”, que son igual de productivas que la suya o, si ellos optan por invertir en ellas, es porque consideran que son incluso más productivas que la suya.

    Lo que comentas de que aumentan los dividendos es cierto, aumentan porque en crisis no se reinvierte, se espera. La solución es esa misma, esperar hasta que se pase la crisis, y eso sucede más por psicología que por economía. Gravar enormemente los dividendos lo único que conseguiría sería aumentar enormemente las cajas de las empresas que tienen beneficio (y esas cajas son igual o más improductivas que las cajas de la cuenta corriente del dueño). Como bien decías tú, hay mucha gente que, aún no estando mal, ahorra más de la cuenta y no mueve el dinero. Cuando crean que el peligro ha pasado volverán a gastar/invertir como antes y todo arreglado. Simplemente se trata de aguantar el tirón arreglando las cosas que se puedan arreglar en el corto plazo (crisis de liquidez) y tratar de posicionarse mejor para el largo haciendo reformas estructurales y reduciendo gastos inútiles. Cuando la mayoría de la gente perciba que ya no vamos a peor, que lo malo ha pasado, que se empiezan a hacer las cosas bien, entonces se arreglará todo. Y solo es cuestión de tiempo.

    Lo de la espiral de la deflación me parece una cosa realmente curiosa, ¿conoces algún caso que se haya dado en el mundo real y que el resultado haya sido la creación de un país exportador del todo a 100? ¿crees que con una multiplicación por 2 de la masa monetaria por parte de los bancos centrales se consigue deflación?

  12. Me parece osado y ofensivo el decir que los médicos, científicos, profesores, bomberos, etc. no generamos riqueza. No estoy seguro de querer discutir si antes no queda claro este punto. ¿Harías el favor, Lightbringer, de olvidar el adoctrinamiento de Intereconomía y Libertad Digital y mirar quiénes son los funcionarios y el papel que cumplen? Quizá tu confusión provenga de otro sitio. Muchos de los funcionarios no son ni médicos, ni científicos, ni profesores… sino que son oficinistas. Quizás es con ellos con los que la tienes tomada, y piensas que no generan riqueza. Espera… ¿los oficinistas de la empresa privada sí generan riqueza?

    Lightbringer, genera riqueza quien, con su trabajo, satisface una necesidad humana. Si te parece que MI trabajo genera riqueza cero, que enseñar matemáticas e investigar durante 15 años ha generado riqueza cero, lo siento pero no tengo ningún motivo para hablar contigo.

    Una vez que hayas corregido tu afirmación inicial, te responderé al resto de las cosas que comentas.

  13. @Lightbringer, autonominado portador de la luz (tamaña arrogancia…), has agotado mi paciencia. Te deseo un terrible accidente de coche, y que ningún guardia civil (funcionario), bombero (funcionario), protección civil (funcionario), médicos de urgencia (funcionario) te pueda salvar la vida. Te auguro que, antes de eso, tendrás hijos (si alguna mujer está tan desesperada como para unirse carnalmente contigo) y, falto de recursos, no podrás darles una educación de calidad. Te auguro robos y asaltos callejeros sin que nadie te proteja. Te auguro comer en restaurantes y coger una salmonelosis, por falta de inspectores sanitarios. Te auguro tener que vigilar con lupa cada compra, pues no habrá servicios de protección al consumidor. Te deseo ser viejo y sin dinero, y que nadie te cuide, y mueras como un perro, en la calle.

  14. Alzacon, este comentario resulta, de nuevo, agresivo e insultante. Esta vez te explicaré por qué: por dudar de mi honestidad. Te doy un último aviso amistoso, ¿de acuerdo?

    Me parece que te ofendes muy facilmente por cualquier cosa. Además en este último aviso “amistoso” es el primero en el que consigo saber porque te sientes ofendido. Parece una contradición. Ya que en esta entrada se habla de informacion-desinformación, me gustaría que me informaras el porque de las anteriores, para así poder salir de la “oscuridad”.

    Ocurre que cuando las burlas son sufridas por otro o importan, incluso cuando las hace uno mismo. “Yo me mofaré de quien quiera pero que tema quien me atreva a decirme algo”.

    El problema es que esa información está sesgada, al hablar únicamente de ese factor. Si la información no es reflejo de la realidad no es honesta, conoces la información y no la transmites y por consiguiente no estas siendo, en ese momento, del todo honesto. Yo no digo que no seas honesto. No es para que “entres en colera y me propongas para la guillotina o la hogera”.

    La reforma no solo no creará empleo, sino que ya está destruyendo puestos de trabajo al abaratar el despido.

    En el resto de tu parrafo no hay ninguna referencia a la crisis. La situación anterior era más complicada de lo que crees: despedir a un trabajador o aguantar como sea hasta tener que cerrar la empresa. Si no hay “trabajo” la mejor forma para no despedir sería directamente cerrar el negocio que despedir a parte de la plantilla e intentar mantener activa la empresa. Ni el empresario ni el empleado quieren el cierre, pero el primero tiene que enfrentarse a la decisión, el despido es caro para el empresario y por ello más injusto para los empleados más recientes (aunque sean mejores que otros más antiguos). No me gusta que ésta sea una reforma con unos limites demasiado “flexibles”, los cuales faciliten el despido injusto utilizado por los empresarios más “inmorales” ( o como quieras llamarlos).

    Yo no entiendo asi lo que dice Lightbringer, se refiere al funcionario medio y no al valor del trabajo del funcionario. Es el problema del trabajo en si o lo realmente trabajado por el funcionario medio y el currito medio. ¿Cuál es la fama que tienen los funcionarios?Justamente los que menos tienen esa fama son los que nombras. ¿De que “empresa” era el reportaje en el que los “trabajadores” fichaban y se largaban? No voy a generalizar, porque sería injusto. Pero en la relación entre rendimiento y estabilidad laboral hay una diferencia abismal. Ser de los mejores en las oposiciones creo que no deberia justificar tanta diferencia con el resto de los trabajadores. Además un profesor, un bombero, un policia, un medico cuando le preguntan por su profesión no dice funcionario literalmente aunque lo sea. Tú mismo dices que eres profesor de matemáticas y no un funcionario de educacón. Así que no veo la razón de encolerizarse si todos sabemos de quienes hablamos cuando decimos “funcionario”.

    … (si alguna mujer está tan desesperada como para unirse carnalmente contigo)

    Di que si, que eso no es nada ofensivo… y eso que solo es una frase dentro de un comentario lleno de cariño y comprensión. Por suerte, no siempre se cumplen los deseos y menos los de ese tipo. Encima le atribuye arrogancia, ni siquiera duda. Me gustaría ver como le adviertes. Queda demostrada la calidad humana de cada uno.

  15. @Manu, yo esas cosas no se las deseo a nadie. Bueno, quizás a Espe 😉 Creo que Lightbringer, a quien he prometido cuidar por ser nuestro liberal-económico en plantilla (a veces me lo pone difícil) simplemente se ha dejado llevar por un arrebato de cólera intereconómica. Propongo a todos los tertulianos respirar hondo y contar hasta veinte antes de enviar un mensaje. Aun así, has hecho un buen punto, que ya he comentado hasta la saciedad en el blog: la mayoría de los empleados públicos realizan tareas imprescindibles de servicio público y CREAN RIQUEZA. Al despedir empleados públicos, estamos haciendo el país más pobre.

  16. @Alzacon, la interacción contigo no lleva a ningún sitio. No suelo entender tus comentarios, y tú no sueles entender los míos. Por alguna misteriosa razón te has empeñado en comentar aquí y en discutir conmigo en público, y esto no está llevando a nada. Mi opinión personal es que te falta capacidad de comprensión lectora y capacidad expositiva, a veces incluso dudo de que el castellano sea tu lengua materna. Eres agresivo y ofensivo conmigo, y eso no puedo tolerarlo. Te propongo que me escribas en privado, a jvrlag en gmail y allí seguro que tenemos conversaciones más fructíferas.

    Y te respondo a tus cuitas:

    – La información no está sesgada en absoluto. He hablado del origen de la crisis en numerosas ocasiones.

    – Eres muy comprensivo con los empresarios. La reforma no está hecha para que las empresas que están a punto de quebrar puedan disminuir volumen de negocio para sobrevivir. Las leyes anteriores ya tenían esos aspectos en cuenta, y había una legislación que determinaba cómo realizar un expediente de regulación de empleo. Con la reforma laboral el empresario puede cambiar, a su arbitrio, los términos del contrato. Eso vulnera el principio de seguridad jurídica. Se puede despedir trabajadores por faltas justificadas, es decir: no por vaguear, sino por enfermedad. Conozco empleados que van a trabajar enfermos por miedo. Los criterios para los ERE se han reblandecido: ahora un empresario puede despedir (procedentemente) no cuando tiene pérdidas, sino cuando no tiene los beneficios esperados… etc, etc. El tema de mi post, de todas formas, NO era la reforma laboral.

    – La ley debe tener en cuenta a los empresarios inmorales, ¿no crees? Hacer una ley que les da un poder infinito y luego esperar que sean buenos chicos es como dar una petardo a un niño y rogarle que no lo haga explotar.

    – El funcionario MEDIO es quien te salva la vida, sacándote de tu coche siniestrado, como nos recuerda Manu. Hablemos con propiedad, digamos empleados públicos. ¿Por qué los funcionarios tienen esa fama? Te lo diré, es muy sencillo: porque creando una mala imagen del funcionariado, el Estado gana poder negociador sobre el mismo. Sobre todo en tiempos de crisis, cuando va a tener que despedir gente. El comentario de Lightbringer me resultó muy ofensivo porque en el post del blog yo afirmaba (y me reafirmo) que ningún CEO de una empresa crea 1.000 veces más riqueza que yo. El Estado debe, como es lógico, vigilar el trabajo de todos los empleados públicos. Hace 30 años había pequeños burócratas en muchos sitios que se creían los amos del cotarro y no producían nada. Son restos del antiguo régimen franquista. Hoy en día, si vas a cualquier oficina estatal de atención al público, encuentro casi siempre un trato agradable y correcto, incluso más allá del estricto deber. Que es lo que YO mismo hago cuando he tenido que tratar con el público (como investigador o como docente).

    – Por último, yo no respondo de los comentarios de los demás tertulianos. No tolero ningún grado de agresividad conmigo. Si alguien requiere mi intervención, puede pedírmela.

  17. Mi impresión es opuesta a la tuya, tú eres quien no parece leer (ya sea por interes o comprensión lectora). Y reitero mi opinión de la falta de empatía que muestras: puedes corregir y mofarte de los demás, pero no quieres ser corregido ni criticado. Yo no tengo nada más que decir, ya que te lo he dicho por activa y por pasiva, pero parece caer en saco roto.

    Que hayas hablado del origen de la crisis, no significa que ahora no digas la relación de los despidos con la crisis. Ni siquiera un minimo apunte.

    Tú lo estas diciendo dependerá de cada uno. Y claro que la ley tenia que tener en cuenta muchas cosas pero toma también la comparación del pertardo y el niño con los legisladores.

    Hablemos con propiedad, él dijo funcionarios y todos sabemos muy bien a quien se refiere.

    Te lo diré, es muy sencillo: porque creando una mala imagen del funcionariado, el Estado gana poder negociador sobre el mismo.

    Ahora va a resultar que los “empleados públicos” que hemos visto no eran ni son lo que parecen, resultan ser actores contratados para crear esa mala imagen. Tenemos un Hollywood en la sombra y yo sin enterarme…

    … ningún CEO de una empresa crea 1.000 veces más riqueza que yo.

    Tampoco lo hacen los directores de empresas “no capitalistas”. Pero que exista tanta diferencia en lo que se gana es por la responsabilidad de ese cargo. Nadie da duros a cuatro pesetas. Pasaríamos a tener esa democracía que anhelas, donde cada uno tenga que sacar sus castañas del fuego. Los diputados son un ejemplo.

    Hace 30 años había pequeños burócratas en muchos sitios que se creían los amos del cotarro y no producían nada. Son restos del antiguo régimen franquista. Hoy en día, si vas a cualquier oficina estatal de atención al público, encuentro casi siempre un trato agradable y correcto, incluso más allá del estricto deber.

    ¿Éstas hablando de fama de bordes de los funcionarios? Pues esa fama, que yo sepa, no es la que predomina actualmente.
    Me cito a ver si conseguimos hablar de la misma fama del funcionariado.

    … lo realmente trabajado por el funcionario medio y el currito medio.

    – Por último, yo no respondo de los comentarios de los demás tertulianos. No tolero ningún grado de agresividad conmigo. Si alguien requiere mi intervención, puede pedírmela.

    Yo no digo que seas responsable. Sólo espero que como dueño de este espacio actues como moderador manteniendo la paz y informando de los limites de toleracia permitidos para el trato de cuaquiera de los tertulianos, no sólo los que te afectan solamente a ti. En cuanto a lo de petición de intervención…

    Me gustaría ver como le adviertes.

    Por muy mal que me exprese, según tú, creo que te sonará lo de “a buen entendedor pocas palabras bastan” y si aún asi tuvieses dudas de lo que quiero decir, yo no tengo problema alguno en responder tus preguntas.

  18. @Alzacon ¿Tienes mala experiencia PERSONAL con empleados públicos? Te recuerdo: médicos, personal sanitario, bomberos, policía, protección civil, profesores, científicos, inspección fiscal, inspección sanitaria, etc. etc. etc. Sí, también la gente que atiende en la ventanilla única de los ayuntamientos. Cuéntanos tu caso, hombre, desahógate. Porque debe ser espantoso. Yo, personalmente, estoy razonablemente satisfecho. No son (somos) perfectos, pero funciona.

  19. Si se me pide que cambie una opinión vertida como requisito para contestar a mis comentarios, lo siento, pero he de decir que tendré que vivir sin esas respuestas. No solo no me voy a retractar, sino que creo que un día de estos escribiré una entrada en mi blog que se titule: “Funcionarios. No hacen casa nada, pero funcionan”. Y no solo me refiero (como en otras ocasiones he dicho) a los de la ventanilla única, también me refiero a los soldados, profesores (perdón, por Dios, no me des con la vara de avellano), médicos, etc. De hecho con los que más he tenido que lidiar ha sido con profesores de universidad.
    Por cierto, no me adoctrina Intereconomía ni libertaddigital, estoy viviendo en Portugal y aquí no llega la radio ni la TV española, por internet lo único que leo a diario es el mundo y picoteo esporádicamente de otros sitios muy diversos (como este blog). La economía la sigo a través de invertia.
    Con respecto al funcionario de arriba, no hace falta que me defienda nadie, ese tipo tiene tanta capacidad para amedrentarme como la gitana que me echó mal de ojo en Granada por no pagar por su ramita de romero la primera vez que fui a Andalucía. Ella también me dijo “ja te mueras”, como este “señor”. Lo único que me gustaría saber es a qué perfil de los que comentan actualmente corresponde el seudónimo de “Manu”, para que quedara retratado ante los demás (creo que el administrador puede saberlo).
    Un saludo.

  20. @Lightbringer, no sé quién es Manu, ni me interesa. Pero sí me interesa saber por qué opinas que los empleados públicos no generan riqueza. ¿La genera un médico, en abstracto? ¿La genera un docente? ¿Un bombero, un inspector de sanidad? Supongo que la respuesta es que sí. Si discrepas, defiende tu argumento. Si no lo haces, pues habrá sido un placer discutir contigo mientras fuiste razonable. Un afectuoso saludo.

  21. El valor clave de la economia pública (y sus denostados funcionarios) es su capacidad para igualar las capacidades de los individuos en una sociedad. No tiene otro valor mayor. Si igualas capacidades, lo que estas haciendo es… aumentar la competitividad de esos individuos. En el mercado. Aumentas la simetria de información del mercado. La evidencia empirica de los paises nordicos y centro-europeos lo avala de manera cientifica. No existe refutación posible. Aumento de la competencia que el mercado no realiza. Hasta ahora, el mercado tiende al monopolio, a la acumulacion de riqueza. Tiende a la desigualdad. A mayor desigualdad menor competitividad. Toda la evidencia lo certifica, también. ¿Que los servicios pubicos deben ser de calidad, eficientes, etc..?. Obviamente, Lo mismo que lo servicios privados. ¿Cuanta economia pública?. Esto es más cuestionable. Los nórdicos, p.ej., han llegado a ingresos fiscales del 55% sobre pib,y no se han muerto. Al contrario. Líderes en competividad mundial. Yo no soy un funcionario. ¿Que es lo que no entiende un liberal (y su teoría de la competencia perfecta con mercados en simetría de información) de lo anterior?,Nada, por lo visto…

  22. Aquí tienes los motivos por los que digo que “la riqueza que crea un funcionario medio se acerca tanto a 0 que cualquier currito (no ya un ejecutivo) le supera en 1000 veces”:

    http://estafapiramidal.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=360&action=edit&message=6&postpost=v2

  23. @Antonio, impecable razonamiento. Los países nórdicos tienen las economías más eficientse y competitivas… y un sector público enorme. ¿Es casualidad? La competencia mejora la eficiencia bajo una condición muy precisa: la paridad de los participantes. Eso es lo que consigue la economía públicca.

    @Lightbringer, he leído tu post, y no he encontrado en él ni un único dato objetivo. Tan solo he leído las opiniones de alguien a quien le ha ido muy mal con los empleados públicos. De hecho, deduzco de lo que escribes que has desarrollado un odio visceral a tus profesores (quizás bien merecido, no soy quién para entrar a juzgarlo) que has extrapolado a todos los empleados públicos por alguna misteriosa razón. Lightbringer, estás muy fuertemente ideologizado en este punto, hasta el extremo de realizar afirmaciones que me resultan personalmente insultantes. De hecho, no voy a comentar en tu blog, porque no encuentro ni una sola afirmación que merezca mi comentario.

    ¿Tienes datos objetivos para apoyar tu idea de que los empleados públicos no generan riqueza? Solo te apoyas en el chiste fácil y en la opinión de los tertulianos de las cadenas de derechas (portuguesas, españolas… ¿qué importa?) Te recuerdo que generar riqueza significa cubrir necesidades humanas. Es imposible que dispongas de esos datos objetivos, por que los empleados públicos creamos mucha riqueza. Tanta como los empleados de las empresas privadas.

    Solo te doy un ejemplo. El 11 de marzo de 2004, ¿quiénes fueron los que cuidaron de los heridos? ¿Quiénes fueron los que capturaron a los terroristas? ¿Quiénes recogieron el desastre y lograron que el país volviera a funcionar? ¿Crees que ese trabajo no fue relevante, que no logró evitar una mayor pérdida de riqueza, en vidas humanas? No voy a discutir más de este tema. No merece la pena. Me siento como si intentara convencer a un monje medieval de que la Tierra gira en torno al Sol.

  24. En honor a la verdad, Lightbringer ha respondido a mi pregunta, así que desarrollo a continuación la respuesta a sus argumentos.

    Lightbringer apunta a un error en mi afirmación de que los dividendos son dinero que escapa a la economía productiva. Y yo me reafirmo. Veamos, el beneficio se divide en tres partes: dividendos + reinversión + impuestos. La reinversión hace aumentar la renta empresarial, mientras que los dividendos se detraen de ella. Mira el artículo de Alberto Garzón que cito.

    La mayor parte del dinero de los dividendos va a parar a la especulación financiera. Una parte va a la compra de deuda pública… ¿española? No, sobre todo alemana. Es más seguro. Y, aunque fuera española. ¿por qué se permite que el dinero de las empresas españolas sirva para especular contra la economía nacional? ¿No podría obligarse a los especuladores españoles a aceptar la compra de bonos del tesoro a un tipo de interés razonable? Eso si el gobierno es tan cobarde como para no tomarlo, simplemente, en forma de impuestos.

    Dices que “esperan tiempos mejores”. Eso es, sin duda, beneficioso para el empresario individual, pero perjudicial para la sociedad como un todo. Y no es una consecuencia de la crisis, sino el mecanismo básico por el que se propaga. Veamos: disminuye la demanda, por lo que los empresarios retiran dinero de la economía productiva española. Esto, a su vez, causa una disminución ulterior de la demanda, cerrando el círculo vicioso. ¿Cómo se interrumpe? Obviamente, mediante la adopción de medidas anti-cíclicas, como puede ser gravar fuertemente los dividendos. Ese dinero “en espera” debería estar en manos de quien lo haga circular de manera provechosa para la sociedad. Los empresarios, individualmente, no harán el movimiento. De manera que debe hacerlo el Estado.

    De nuevo, Lightbringer, se trata de la falacia de composición. Los liberal-económicos tendéis a pensar, sin mucha reflexión, que si cada ciudadano sigue su propio interés, se conseguirá el interés general. Eso es, directamente, falso, y aquí tienes un buen ejemplo. Los comportamientos egoístas individuales nos darán lugar a un “óptimo de Pareto” pernicioso, es decir: una situación estanca, mala para todos, pero en la que cualquier movimiento haría perder a alguien, así que no se realiza.

  25. Con respecto al funcionario de arriba, no hace falta que me defienda nadie, …

    @Lightbringer, yo no he defendido a nadie, sólo solicitaba la actuación del justiciero.

    Cuéntanos tu caso, hombre, desahógate.

    No trauma ninguno, lo único es que naci con intoleracia a los justicieros vengadores y los iluminados, además de los que se ofrecen a “ayudar” y son los primeros en fallar.

    Curioso es ver como ofreces “ayuda”, justo después de hacerlo yo para demostrarte que no quieres ver la realidad tal como es. 😀

  26. @Alzacon, nom e refería a que me hubieras defendido tú, me refería a que no me hacía falta que me defendiera el dueño del blog, que no lo encuentro necesario.

    @javirl, lo que preguntaba no era si sabías quién era ese Manu, sino que mirases en la gestión de comentarios su IP y si coincidía con la IP de algún comentario anterior, simplemente para saber con quién estoy tratando realmente y quién es capaz de escribir un comentario así haciéndose pasar por un ocasional.

    Con respecto a lo del tema de la generación de riqueza por parte de los funcionarios, ya lo he tratado en mi blog. Con datos objetivos, ya que mis propias experiencias son objetivas (aunque no lo sean las extrapolaciones, eso lo reconozco) y realmente han sucedido así. Me parece personalmente desagradable que alguien se niegue a comentar en mi blog simplemente porque nuestras opiniones sean divergentes y en cambio no tenga reparos en comentarlas por aquí, donde es él quien decide quien comenta y quien no en función del grado de agresividad SOLO hacia su persona y según SU criterio de lo que es agresivo y lo que no. En mi blog cualquiera está autorizado a ofenderme y no sé por qué no se puede discutir allí sobre lo que allí escribo.

    Saliéndonos del tema funcionarial y volviendo a los dividendos (que era lo que estábamos tratando por aquí, así que por aquí responderé). No tiene absolutamente nada que ver con lo de la suma de óptimos, no sé de dónde deduces que he basado en eso mi argumentación. Sé que la suma de óptimos no siempre es el óptimo de la suma y creo que aquí no estábamos discutiendo sobre eso sino sobre la conveniencia de limitar los dividendos o no para reactivar una economía. Según deduzco de tus palabras, no te parece que sea negativa ni la reinversión ni los impuestos del beneficio. Los dividendos sí
    Ya he echado un vistazo al artículo que dices y tampoco encuentro nada que contradiga mi razonamiento, que se puede resumir en:
    -Los dividendos automáticamente se transforman en: impuestos (además de los del beneficio), ahorro y gasto.
    -El ahorro a su vez se transforma en: reinversión (ya lo haga el propio ahorrador o el banco donde deposite el dinero líquido).
    -El gasto es transformado en: beneficio de otra empresa y costes (entre los que se encuentran los costes salariales) que también pueden ser beneficio para otras empresas y se repite el ciclo.

    No entiendo dónde está lo malo del dividendo en ninguno de todos los casos anteriores y por qué hay que intentar limitar el ahorro o el gasto en tiempo de crisis. Entiendo que, por oferta y demanda, si subes los costes de que haya dividendos lo que consigues es que haya menos dividendo. Los “ahorros” de las empresas no salen de ahí y sus cajas se hacen más grandes. Las empresas cuando tienen exceso de caja lo que hacen es comprar deuda segura (alemana) u otros activos (invertir). ¿No estabas basando tu argumetanción previa en que había que aumentar el gasto (la demanda) para salir de la crisis? Esto lo que haría es aumentar la inversión en vez del gasto, ya que las empresas no aumentan la demanda de bienes si no aumenta primero la demanda de los bienes que ellos producen. No van a invertir en ellas mismas si no ven más demanda y más posibilidad de aumentar su mercado. Invertirán en otras empresas que estén creciendo, en deuda segura, en definitiva, en mercados financieros.

    Otra cosa, cuando dices “especulación financiera” es lo mismo que ahorro, inversión o como lo quieras llamar, es comprar pasivo de una entidad. Punto. No va contra nadie (aunque le dé ventaja a esa entidad frente a sus competidores). Para ir “contra” la deuda española lo que hay que hacer es venderla, no comprarla, y cualquiera que abra una posición corta contra deuda (o cualquier otra cosa) tarde o temprano la tiene que cerrar (comprando) y reequilibrando la situación.

  27. Lightbringer, comenzando por las cosas menores. No, no sé quién es Manu. Aunque ha tenido un punto borde, entiendo su mensaje: ya que opinas que los funcionarios son inútiles, ojalá te las tuvieras que ver en un mundo sin ellos. Respecto a tu blog, aunque discrepamos, suelo leer con agrado tus entradas y comentarlas. En este caso, el post es simplemente pueril. Como dice Escaiguolquer, el siguiente post debería ser sobre chistes de rubias. Creo que no sabes distinguir entre objetivo y subjetivo. Si hay funcionarios a tu alrededor que se tocan los pinreles, puedes hacernos un informe objetivo al respecto. Pero si “sacas la impresión”, a partir de una observación infinitesimal, del comportamiento general, estás siendo subjetivo. Creo, Lightbringer, con franqueza, que te fue muy mal la carrera, y la pagas con quien no es. De todas maneras, ese tema carece de interés para mí. Si escribes un post sobre los empleados públicos con DATOS reales, participaré en el debate (en la medida en que tenga tiempo).

    Vayamos al tema interesante. Desde el punto de vista de una empresa individual, los dividendos son una carga financiera: forrar los bolsillos de los dueños/accionistas supone una merma de recursos que pueden ser importantes. Pero tú supones que lo que para una empresa individual es malo, para el conjunto puede ser bueno. Veamos. Sería como dices si los dividendos que el señor accionista se lleva fueran a ser reinvertidos en otra empresa. Pero eso está tenido en cuenta en los gráficos que os muestro: cuando hablo de dividendos, reinversión e impuestos, hablo a nivel global de la economía. Entonces, si los dividendos no son reinvertidos en ninguna otra empresa, ¿dónde van? Una parte puede ir a consumo de lujo. Otra parte irá a inversión en el extranjero. Pero la mayoría va a parar a los depósitos de los bancos. ¿Y los bancos no los reinvierten? NO. ¿No has oído hablar de su crisis de liquidez? ¡¡Las empresas no consiguen préstamos!! Los bancos están detrayendo de la economía productiva el dinero que los empresarios se reparten como beneficios. Es “dinero bueno”, a diferencia de los activos tóxicos que tienen.

    Así se cierra el círculo vicioso. Es cierto que, en general, los dividendos suelen volver a la economía. Si es reinversión en otra empresa, no hemos perdido nada, pero estos no son los dividendos que aparecen en el gráfico. Si se convierten en consumo de lujo, el beneficio social es mucho menor del que crearían en manos de los trabajadores. Si van a inversión en el extranjero, eso no nos ayuda a salir de la crisis. Si va a derivados financieros exóticos, lo único que recibe la sociedad es daño. Si van a cubrir las pérdidas multimillonarias que los derivados financieros exóticos han creado, de nuevo es capital que podría estar usándose en beneficio de la sociedad… y no lo hace.

  28. A la vista de los ataques (bastante banales, por cierto) a la función pública de algún comentarista, es posible que a este blog tan defensor de la economía pública le viniese bien lo siguiente: realizar algún post sobre medidas a aplicar en la mejora de la función publica española. Medidas de evaluación del redimiento, productividad, incentivos al salario y a la promoción, mejora del proceso de seleccion de personal (el sistema de oposiciones es decimonónico), etc.. Siendo yo un defensor radical de una economía publica bastante mayor de la que tenemos, al mismo tiempo mi opinión sobre su calidad actúal es claramente negativa. Y está basada en una experiencia profresional muy proxima a multitud de administraciones. Lo peor,es que, según alguna encuesta, cerca del 70% de la población tiene la misma visión negativa. Insisto en esto: las economías públicas escandinavas y centro-europeas demostraron que se puede (y debe) hacer economía publica. Pero debe ser de calidad.De mucha más calidad y eficiencia que la nuestra.

  29. @javirl, en cuanto a las “cosas menores” (y perdona que sea tan pesado, pero no he podido reprimirme porque en parte tú me incitaste a hablar sobre el tema), solo decir que no he observado una parte infinitesimal. Que según mis estimaciones, habré podido evaluar el trabajo de unos 200 funcionarios a lo largo de mi vida y que, como digo en el artículo, salvo a un 20% o así de la quema. Es cierto que no he estado haciendo evaluaciones de toda su jornada laboral, pero no tengo ningún motivo para pensar que cuando yo (o cualquier otro) no les miro trabajan más y mejor que cuando lo hago. Sería más probable que fuera al contrario. La percepción negativa no la tengo yo, la tenemos todas las personas que conozco que no son funcionarios o hijos de funcionarios (incluso alguno hay dentro de esos colectivos que también acepta nuestro punto de vista). Parece que si utilizo eufemismos como “mi opinión sobre su calidad actúal es claramente negativa. Y está basada en una experiencia profresional muy proxima a multitud de administraciones.” tengo más razón que si lo digo con más crudeza (eso sí, sin faltar al respeto, pues decir que no se trabaja no es faltar al respeto ni siquiera aunque no fuera verdad). Lo que se me pide de aportar estadísticas o datos reales sobre el escaqueo y las malas práctica laborales, es como que se me pidiera aportar estadísticas de los gitanos que se dedican a delinquir, de los robos que no se denuncian o de las torturas que se llevan a cabo en las comisarías y no constan en ninguna parte. No existen esas estadísticas, por lo que, basándome en mi propia experiencia tengo que aportar mi visión “subjetiva” del asunto o callarme, cosa por la que no estoy dispuesto a pasar ahora que expresar mi opinión no puede acarrearme represalias. Tampoco he visto que fuera exigida por aquí ninguna estadística cuando se trataba de evaluar la tasa de estafas por concurso de acreedores o cualquier otra opinión en contra de los empresarios. Y créeme, esto no tiene nada que ver con el resentimiento que pueda albergar hacia los profesores que han podido hacer más o menos llevadera mi estancia en la escuela (el cual prácticamente se ha esfumado en un año que llevo lejos de allí), si me pusiera a contar casos de esos señores igual acabaría interesándose la prensa y mi título perdería parte de su valor por haber sido expedido en una escuela con una mala praxis más que evidente (aunque no tengo por qué suponer que peor que en otras escuelas). Y no me ha ido tan mal en la carrera, “solo” me he retrasado dos años, cundo la media (no la mediana, sé distinguir) estaba en retrasarse 4,9 años en mi titulación (cuando había estadísticas de esas cosas publicadas en mi escuela, que luego fueron retiradas y posteriormente maquilladas, supongo que por vergüenza de quien debía evaluarlas) y ahí no entraban los que no llegaban a obtener el título. Si hubiera querido centrarme en ese colectivo concreto de funcionarios podría haber escrito un artículo mucho más extenso y vergonzante, pero no era mi objetivo.

    Con respecto al “tema interesante”. Si consideras que la mejor manera de atraer inversión es reduciendo los incentivos a los inversores, no puedo estar de acuerdo. Si lo que propones es que se limite el gasto a los que aún pueden gastar, tampoco puedo estar de acuerdo. Si lo que quieres es que los bancos en vez de sanearse con el dinero de depositantes (aunque sean ricos y malos) se saneen con dinero público, o del banco central o que directamente no se les deje sanearse de ninguna forma, tampoco puedo estar de acuerdo. En cuanto a lo de los derivados financieros exóticos (que no simplemente apalancados o en descubierto), ahí es donde tal vez habría más que discutir, pero creo que no era el objeto del artículo.

    @antonio, creo que más o menos puedo estar de acuerdo contigo en lo fundamental, aunque yo lo haya expresado de manera más “banal”. Cuando yo me opongo a la economía pública me opongo a la economía pública que hay aquí ya que es la que he podido conocer, con el nivel de calidad que hay aquí.

  30. @Antonio, por supuesto estoy de acuerdo en todo lo que pueda significar una mejora de la función pública. Tengo muchísimas ideas, en concreto, en el tema de la docencia. Un efecto negativo de la crisis y de los ataques a la economía pública es que gastamos mucho tiempo en defendernos y poco en mejorar.

    En cuanto a la visión que la población general tiene de los servicios públicos, discrepo con tu opinión. Si leéis en la web de FACUA, o de cualquier otra asociación de consumidores, las quejas en torno a los servicios públicos suelen ser mucho más moderadas que las quejas en torno al comportamiento de las empresas privadas. La imagen del funcionario indolente y prepotente ya no se ajusta a la realidad.

    @Lightbringer, te recuerdo que dijiste que la riqueza generada por los empleados públicos es cercana a cero. En España tenemos una sanidad más barata y más eficiente que la sanidad estadounidense (9% del PIB frente al 16% del PIB, resultados muy superiores en esperanza de vida, mortalidad infantil, etc.) Los profesores universitarios, de los que tanto despotricas, han elevado el nivel de la investigación en este país, de ser un cero a finales de los 70, a estar a primer nivel internacional hoy en día. Eso es CREACIÓN DE RIQUEZA. ¿Te caen mal? Pues muy bien. Pero no mezclemos churras con merinas, ¿de acuerdo? Y si tus siguientes post son sobre chistes de rubias o de andaluces, tampoco cuentes conmigo para comentarlos. Esperaba más nivel de ti, Lightbringer.

    Respecto a la inversión, sigues sin abordar el problema real, que es la falta de DEMANDA. Los capitalistas no quieren invertir en un ambiente así, porque la tasa de retorno del capital será baja. O invierte el Estado, o nadie lo hará. No es la primera vez que sucede en la historia: todos los países de Europa Occidental han necesitado una fuerte inversión pública en algún momento de su historia para lograr una economía que funcione (p.ej., el plan Marshall). En cuanto a los bancos, los gobiernos cayeron en el pecado original de permitir que fueran demasiado grandes como para poder permitir que caigan. Pero eso NO es capitalismo bona fide: jamás una empresa debe ser tan grande como para que su caída pueda hacer un gran daño al país. Si eso sucede, debe ser controlada por el Estado.

    Voy a escribir un post entero al respecto, pero te resumo mi postura. 1.- La banca, a lo largo de los 90, aumenta enormemente su capitalización y, con ella, su poder político. 2.- Se eliminan las leyes que separan la banca comercial de la banca de inversión. 3.- Se crean, mediante fusiones, bancos demasiado grandes como para caer. 4.- Esos bancos obtienen enormes beneficios, con los que apenas pagan impuestos. 5.- El propio sistema colapsa. El Estado tiene que acudir en su rescate para que la economía no se hunda (socialismo para los ricos). El mundo capitalista entra en recesión. 6.- La recesión se transfiere de los bancos a los Estados. 7.- Los Estados, carentes de los recursos que han usado en salvar a los bancos, depositan la carga sobre los ciudadanos. Para justificar ideológicamente esta carga, los propagandistas oficiales nos intentan convencer de que la economía pública es ineficiente y/o corrupta. Cuando lo que ha sido corrupto ad infinitum ha sido… la banca.

  31. Con lo primero que dices lo único que puedo deducir es que nuestros “funcionarios” sanitarios son mejores que los de EEUU. Lo de los profesores unversitarios… si quieres creértelo te lo crees, igual que lo de la percepción de los funcionarios por la sociedad o lo que le comentas a Antonio de FACUA. La gente no se queja de lo público porque no sirve de nada (si te quejas de vodafone igual consigues que te cierren el contrato o que te devuelvan algo de dinero, cosa que en lo público no harán jamás, ni lo uno ni lo otro) y porque no te lo suelen cobrar en el momento, con lo que no se suele tener percepción de ser estafado. No voy a seguir por ese (el de la universidad) tema por no abrir más frentes, que esto ya se tiene que ir cerrando.
    El nivel que esperes de mí no es asunto mío, sino tuyo. Si crees que, bajo tu punto de vista, baja tanto como para no ser interesante siempre puedes dejar de leerme. Como yo mismo haría.
    Lo de la falta de demanda lo dejo para el final.
    En lo de permitir bancos enormes estoy de acuerdo al 100%. Es malo. Pero el hecho de que se convirtieran en público no lo haría mejor, más bien al contrario. Tampoco considero “bueno” que exista cualquier otra empresa enorme, aunque no sea un banco, aunque tampoco tiene por qué ser malo.

    Con los puntos 1, 3, 5, 6 estoy de acuerdo, pero con el 2 el 4 y el 7 no. Ya lo discutiremos cuando escribas ese post.

    La falta de demanda es un problema. Crearla de manera artificial es un problema aún mayor que deriva en cosas peores, como consumismo o burbujas por dar a la gente cosas que no necesita. La falta de demanda es un problema cuando ya no se demanda ni lo que la sociedad necesita, si lo que deja de demandarse son cosas inútiles no es mala, aunque les pueda joder la vida a los que se dedicaban a producir cosas inútiles. Cuando no hay demanda lo que hay que hacer es crear otras cosas, que la sociedad no se había dado cuenta de que necesitaba, pero que en realidad son positivas para ella (y no tiene por qué venir por parte pública, ya que eso también tiene asociados otros problemas, como la falta de interés por el rendimiento económico de las inversiones realizadas, que lo único que hace es retrasar los problemas de liquidez para más adelante y la creación de más cosas “inútiles”). Ejemplos históricos de esto han podido ser coches, ordenadores, o últimamente energías renovables y ecología.

  32. Respecto a los “funcionarios sanitarios” norteamericanos estás ciertamente despistado, Lightbringer, porque la sanidad en EEUU es privada. Por lo tanto, estamos comparando una sanidad gestionada por empleados públicos y funcionarios (España), barata y eficiente, y una sanidad gestionada por empresarios y empleados no-públicos (EEUU), cara e ineficiente. A no ser que para ti los médicos sean funcionarios por definición… 😉

    Respecto a la ausencia de quejas de lo público debido a que no sirve para nada… sí, no es mala excusa para explicarlo. En realidad, las quejas sobre las empresas grandes sirven de bastante poco. La utilidad de una queja es inversamente proporcional al tamaño de la organización de la recibe. Yo recuerdo mis propias peleas con Telefónica (ya privatizada), hasta que un día, simplemente, me fui.

    En cuanto a la banca pública, no veo el gran problema que tienes con ella. España tuvo banca pública hasta hace poco tiempo, y era altamente rentable (la “A” en “BBVA”). Otros países de nuestro entorno la tienen (Alemania, Japón, etc.) y funcionan muy bien. SI (condicional) la banca pública mantiene un comportamiento transparente, ético y democrático, será un apoyo importante al país en tiempos de crisis. Quizás el esquema realista más interesante sería: banca pública grande, transparente y controlada democráticamente + banca privada muy fraccionada y controlada. No veo absolutamente ninguna ventaja para el país en bancos privados grandes. Al Santander y al BBVA les va muy bien por ahí, pero eso no reporta ningún beneficio al país.

    En cuanto a la demanda, hay que preguntarse cuál es su causa: una falta artificial de liquidez. El dinero en circulación debería ser siempre el suficiente para hacer corresponder la oferta y la demanda. Pero eso no es así por el atasco bancario, hay demanda sin satisfacer y oferta pudriéndose, por falta de medios de pago. Un economista clásico diría que, en esta situación, los precios bajan y los salarios bajan, tenemos un movimiento deflacionario y un nuevo equilibrio. Pero la economía clásica no es una ciencia: cuando se enfrenta a una contradicción con los hechos, niega los hechos. Los precios no bajan porque nadie quiere perder ventaja comparativa. Un ejemplo: los pisos. Hay centenares de miles de pisos vacíos… y el precio sigue siendo demasiado alto para el poder adquisitivo de la población. Los bancos prefieren sostener los precios, esperando que el mercado se recupere… ¿¡cuándo!? Decía Keynes (sí, Keynes) que los mercados pueden mantenerse irracionales durante más tiempo del que tú puedes mantenerte solvente.

    Lightbringer ha decidido, por sí mismo, que la demanda recortada era demanda superflua. Es decir, que el trabajo que hacían los 5 millones de parados era superfluo. Fantástico. Supongamos que así fuera. Eso querría decir que la sociedad puede prescindir de todas esas horas de trabajo. ¿Por qué no repartimos el trabajo que queda entre todos, trabajando 30 ó 25 horas por semana? Más curioso es que Lightbringer no vea que la demanda faltante de los parados no es en cosas accesorias, sino fundamentales. Lightbringer debe creer que, cuando uno está en paro, simplemente va menos de mariscada, pero el resto de su vida sigue igual. Bueno.

    Éramos una sociedad rica, y vamos a dejar de serlo. La causa: la banca la ha cagado y nos ha hecho pagar las culpas. La solución de Lightbringer, retrotraer nuestro consumo al siglo XVII.

  33. 1.- Suscribo la cuestión de la sanidad española, siendo justos en mi anterior critica a la función pública. Por lo que yo se, es completamente cierto que la sanidad pública española es de lo mejor del planeta. Que exista un sorprendente ‘turismo sanitario’ hacia España confirma esta cuestión. 2. Sobre los precios de los pisos y la banca: ¿que pasa si eres el mayor propietario de pisos (la banca) y el gobierno te permite refinanciarte permanentemente y en barra libre en el Banco Central. Y que, gracias a esa financiación permanente y libre, ya estas dando beneficios, dividendos, pagando bonus millonarios, etc… Pues, que no bajas el precio de los pisos aunque te envíen el FBI. Hasta que se caigan a pedazos, claro. Desde mi punto de vista, esta causa -la exclusiva, privilegiada y monopólica financiación casi gratuita de los bancos en el Banco Central- es la causa principal de la no bajada de precios de los pisos. Y de otros problemas igual de perjudiciales. En otras palabras, los bancos se están permitiendo no bajar precios de los pisos, o no dar el crédito que deberían, porque alguien-la clase política- se lo esta permitiendo. Y nosotros, también. Si las consecuencias de esta dejadez de la clase política (y nuestra) fuesen el que algunos ciudadanos dejasen de comer mariscadas, como bien indicas, tendríamos para unos chascarillos, pero me parece que las consecuencias son bastante peores: desahucios, paro galopante, recortes, etc.. no dan mucha broma. Saludos,

  34. @Antonio, en defensa de los liberales bona fide, diré que sin un Estado que les salve el culo, jamás los bancos habrían llegado hasta aquí. Gracias a la serie de rescates directos + préstamos ultrablandos pueden permitirse no asumir sus pérdidas, ni quebrar, ni verse obligados a vender sus propiedades inmobiliarias, ni variar su política empresarial… Pero los liberales bona fide son infinitamente ingenuos al pensar que es el Estado quien ahoga a las empresas… Una vez que un banco o empresa es suficientemente grande, ella misma busca cómo utilizar al Estado para apalancarse. El empresario, en realidad, no es ni liberal ni socialista, es una mezcla: socialismo para él, liberalismo para los demás.

    ¿Y cómo consigue la banca esta influencia sobre el Estado? Pues la manera más directa es la financiación irregular de los partidos políticos. Digo irregular, no ilegal. Se les presta dinero y luego se les condonan las deudas. Se aprovechan de una debilidad social evidente: la probabilidad de ganar las elecciones correlaciona fuertemente con el dinero invertido en la campaña. La madurez democrática y ciudadana comenzará con el rechazo de todo gasto en campaña. Por supuesto, hay otros modos de control de la banca sobre el Estado. Y todos se curan con más democracia.

  1. Pingback: Desigualdad e ineficiencia económica | La Cebolla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: