Teaching English as a foreign language

Dedico este post a los profes de inglés como lengua extranjera, en España y en todo el mundo.

Nuetra lideresa propone que el inglés en Madrid lo enseñen profesores nativos. Como en toda política de raza, hay que distinguir entre la intención manifiesta y la intención latente. La primera es bien obvia: que el alumnado aprenda la lengua de Shakespeare de la mano de gente que la aprendió en la cuna, en contraposición a gente que la aprendió en la facultad, o en escuelas de idiomas.

Pero… ¿por qué eso iba a ser mejor? Veamos. ¿Por qué es importante aprender inglés? ¿Porque nos importa especialmente la cultura británica? No. Porque es la lengua vehicular, la que nos permite comunicarnos globalmente, en todo el mundo. Si aún fuera el latín o el francés, serían las lenguas que aprenderíamos. El inglés es la lengua del imperio, y todos debemos aprenderla. Eso supone una clara ventaja para aquellos que la aprendieron entre toma y toma del pecho de su madre. Pero esta ventaja tiene un inconveniente necesario: desde el momento en que es la lengua global, se convierte en la lengua de todos. El inglés es tan de los británicos como mío. El latín medieval no conserva la pureza de Catulo, y la koiné (el griego helenístico) está muy lejos de la lengua de Platón. El inglés evolucionará también: cambiará su fonética, su léxico y su sintaxis. Y, como la koiné y el latín, también será desplazado por otra lengua (¿el chino, quizá?), que sufrirá el mismo destino.

Entonces, ¿qué significa hablar inglés bien? Significa entender las catorcemil variantes: entender el inglés de un cockney londinense, de un neoyorkino… y también el de un señor de Calcuta, o el de una señora de Leipzig. Queremos comunicarnos en todo el mundo, no aprender teatro isabelino. (Bueno, aprender teatro isabelino también, pero hay un momento para cada cosa.)

Los profesores de inglés nacidos en España, que dominen el inglés en la forma profunda que os digo, que hayan viajado y hayan comprobado que jamás la comunicación fue un problema para ellos… pero que conozcan la realidad del alumnado español, que puedan predecir sus errores de comprensión, su uso de los false friends, su lucha con los phrasals, que entiendan por qué se ríen todos cuando alguien dice from lost to the river

Pero la lideresa quiere profesores baratos. Inglesitos e inglesitas jóvenes e inexperimentados que quieran vivir un año en España, y acepten un sueldo de miseria. Chicos y chicas cuyo conocimiento de su propia gramática y literatura suele estar a años luz de nuestros profesores, que son filólogos… cuya única ventaja es haber hablado inglés desde su niñez.

Yo he dado clase varios años de matemáticas en inglés, a alumnos de ingeniería en la Universidad Carlos III de Madrid. La experiencia es globalmente muy positiva. Decidí desde el primer momento que no me esforzaría especialmente en hablar un inglés puro. Que hablaría como lo hago en los congresos internacionales, o cuando estoy de estancia en cualquier país del mundo. Soy de esas personas para las cuales la comunicación nunca fue un problema. He usado el inglés para comunicarme con británicos, americanos, indios, alemanes, chinos, vietnamitas, polacos, rusos, egipcios… ¡Para eso sirve el inglés!

Y tuve profesores de inglés de los dos tipos: nativos y nacionales. Pero quien me enseñó inglés de verdad fue un argentino.

Anuncios

Publicado el enero 17, 2012 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. Por una vez en la vida, no estoy de acuerdo contigo… En que estoy de acuerdo: en que lo importante es aprender el idioma a nivel de comunicacion y uso. Y en que probablemente lo que deberiamos es poner a los chinos del todo a cien a dar clases. En que no lo estoy: para aprender bien el idioma es fundamental el contacto vivo con la fuente (te acuerdas de aquello de “no me cuadra el balance”… pues eso, los nativos saben como se dice correctamente sin pensar) y hay demasiado “profesor de idiomas” en España que no ha salido de su casa. Por supuesto, tampoco es plan poner al primer mindundi que pase por alli para dar las clases, pero no me creo que ese sea el plan: o es para clases de conversacion y para eso, querido, contratan mindundis nativos en su año Erasmus en todos los sistemas educativos que he conocido (y van varios) o para dar clases se le exige al extranjero exactamente los mismos requisitos que al local.
    Un supersaludo

  2. Hola, Superwoman, y bienvenida!! Me encanta estar en desacuerdo contigo, por una vez… 🙂

    Los profesores en España son licenciados en filología inglesa. Les debemos presuponer un conocimiento muy alto de la lengua. No sólo saben usarla, sino también conocen su estructura, su literatura y su didáctica. Un nativo elegido al azar del East End o de Milwaukee sabe usar la lengua, pero seguramente no conoce ni la estructura, ni la literatura de la lengua inglesa, muy probablemente no sabe enseñarla y casi seguro que no conoce las peculiaridades del alumnado español.

    El latín escapó de Roma, el griego escapó de Micenas, el castellano escapó de Burgos… todas las lenguas vehiculares deben decir adiós al lugar que las vio nacer. Isaac Newton, Tomás de Aquino y Petrarca escribían en latín como lengua vehicular. Lo mismo ocurría con Euclides, Hypatia o San Juan, que escribían en griego sin haber pisado jamás Grecia. El inglés está sufriendo el mismo destino. El inglés pertenece a sus usuarios, y tú y yo lo somos tanto como la reina de Inglaterra. Tanto más los profes españoles que han estudiado filología inglesa y están dedicando su vida profesional a enseñarlo.

    Un ejemplo claro lo tenemos en la pronunciación. ¿Cuál es la manera correcta de pronunciar el inglés? ¿British, American? ¿Australiano? ¿Jamaicano? La respuesta es fácil: aquella que permite que la mayor cantidad posible de personas te entienda. Considera una persona que sabe hacerse entender en inglés desde Alaska hasta Vietnam y a un cockney londinense que se empeña en hablar con su fuerte acento y no consigue hacerse entender… ¿Quién tiene un problema? El cockney, obviamente.

    Con franqueza, la cultura británica o norteamericana no son la razón por la que aprendemos inglés. Ni lo es entendernos con los británicos. De la cantidad total de angloparlantes, los británicos son una minoría irrelevante. Incluso los hablantes nativos (sumando norteamericanos, australianos, etc.) son menos que los que lo hablamos como segunda lengua, y su proporción disminuye con el tiempo.

  3. No puedo estar de acuerdo en que el inglés “bien hablado” no existe. Existe, de la misma forma que existe el español “bien hablado” aunque los que lo hablemos seamos minoría. Eso no implica que todo el mundo tenga que hablar así, estoy de acuerdo en que lo importante es comunicarse, pero existe y es más “correcto” que aquél que no está bien hablado.
    Y, por cierto, conozco filólogos (de la universidad de Valladolid) que, aún conociendo la cultura, literatura, etc. inglesa mucho mejor que yo hablan inglés peor que yo. En el sentido de que se comunican peor que yo y les cuesta mucho más, sin entrar a valorar la pronunciación.

  4. Hallo, Lightbringer, welcome! 🙂

    Respecto a la noción de corrección del habla, tengo una pregunta. ¿Quién habla mejor castellano? ¿Los burgaleses o los bonaerenses? La verdad es que hay más bonaerenses que burgaleses… ¿Quién decide cuál es la “norma correcta”? ¿La RAE? Considero que es únicamente el uso y la capacidad comunicativa la que determina la corrección. Si la RAE opina A y la mayoría de los castellano-hablantes opina B… entonces lo “correcto” es B.

    Es cierto que hay algunos licenciados en filología inglesa que no hablan bien inglés. Igual que hay algunos licenciados en física que no entienden la teoría especial de la relatividad, y algunos ingenieros industriales que no entienden qué es una junta cardán. Las técnicas de evaluación nunca son perfectas. Pero por eso se pusieron unas durísimas pruebas selectivas para ingresar en el cuerpo de profesores de secundaria. No tengo queja del inglés de mis compañeros. Más aún: el inglés es la única asignatura en la que todo el mundo está de acuerdo en que el nivel ha subido de manera neta en los últimos 20 años.

    En cualquier caso, el objetivo fundamental del artículo es exponer que (1) La idea de Espe de traer profes nativos me parece demagógica y transfullera y (2) que el inglés ha escapado de Londres, que es tan tuyo y mío como de la reina de Inglaterra. Inglés es lo que hablaMOS los que lo usamos todos los días, aunque sea como segunda lengua.

  5. El punto (1) no he entrado a discturilo, pero en el (2) discrepo. Sin duda hablan mejor en Burgos, de la misma forma que hablaban mejor latín los curas y los instruidos que el pueblo llano y por eso las lenguas romances dejaron de llamarse latín y el pueblo llano dejó de poder comunicarse entre sí utilizando diferentes lenguas romances, mientras que a los instruidos les seguía resultando posible usando el latín vivieran donde vivieran.

  6. Interesante… 10 millones de bonaerenses te van a odiar, frente a cien mil burgaleses… no haces buen negocio! 🙂

    Si propones el nivel de instrucción de los hablantes como garante de la corrección, entonces un catedrático de historia de Mar del Plata debería ser mejor canon que un labriego de Aranda de Duero, ¿no? No creo que haya hablantes de segunda división, la verdad. Independientemente del nivel cultural o, más irrelevante aún, el lugar de nacimiento.

  7. Hombre, tanto como para odiarme…
    No es que sea garante de nada, simplemente creo que el nivel medio está más alto en un sitio que en otro. Desde luego que habrá gente en Burgos que no sea entendida ni por un experto y en Buenos Aires alguno habrá que pudiera ganar un Novel de literatura. Y en cuanto a lo de hablantes de segunda división… date una vuelta por algún pueblo de león. No digamos ya de la selva amazónica.
    El criterio en el que yo me basaría sería, en vez de la cantidad de gente habla de una determinada forma, la cantidad de gente es capaz de entenderlos aunque no hablen ellos así. A los de Burgos se les entiende en muchos más sitios (y a los de Valladolid ya ni digamos, jejeje).

  8. En Buenos Aires, no sé, pero echa un vistazo a los Nobel de literatura que provienen de Hispanoamérica:

    Gabriela Mistral (Chile, 1945)
    Miguel Ángel Asturias (Guatemala, 1967)
    Pablo Neruda (Chile, 1971)
    Gabriel García Márquez (Colombia, 1982)
    Octavio Paz (México, 1990)
    Mario Vargas Llosa (Perú, 2010)

    Not bad, ein? Y si quieres mi opinión, más que algunos se lo merecían Jorge Luis Borges o Julio Cortázar… 😉

  9. Pues que quieres que te diga. Yo el ingles que uso lo aprendi jugando al warcraft I y lo he pulido en la piedra de afilar del internet salvaje entre yolos, lmaos y tecnojerga varia. Y mirame, me doy vergúenza cada vez que trato de hablar en ingles. Pero no por que no entienda o me haga entender, sino porque me sueno mal. Por esa regla de 3 deberian poner de profesores de fisica a hijos de fisicos y de profesores de historia a jugadores de RTSs. Vamos, que a lo que voy es que dominar un tema no te hace por defecto capaz de enseñarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: