Con la Iglesia hemos topado…

(La cita es de El Quijote, como todo el mundo sabe… pero quizás no muchos sepáis que la cita se refiere a un encuentro “físico” con la iglesia de un pueblo…) Anyway.

  1. Los poderosos (los gobernantes también) están desubicados con las movilizaciones del 15m. ¿Por qué? Fundamentalmente porque han resultado ser tremendamente no-violentas. Y, además, resistentes a la provocación. Los poderosos (vía los gobernantes) tienen sus modos de actuar cuando se desata una protesta ciudadana. Es muy típico conseguir que la protesta se vuelva violenta, para que quede desacreditada a ojos del público, independientemente de sus argumentos. Así, el uso de provocadores, infiltrados, es característico. La asociación con un partido político o un sindicato son también puntos débiles, pues sirven para la burocratización de la protesta y alejarla de su base. O, si tiene líderes naturales, siempre se puede investigar en su currículum para enmierdarles. El 15m ha sido inmune a todos esos ataques. Además, hoy en día cualquier pendejo tiene un móvil que graba vídeo. Echad un ojo a la brutalidad policial acumulada aquí.
  2. El desconcierto de los poderosos (gobernantes incluidos) se topa con un evento que podría ser de gran ayuda: el encuentro de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). La Iglesia Católica organiza desde hace unos años estos encuentros con centenares de miles de adolescentes y post-adolescentes con el fin de encontrar vocaciones. Los chavales, en su mayoría, se mueven por una combinación de sentimiento religioso y ganas de tener vacaciones low-cost. Madrid parece el patio de recreo de un instituto de secundaria, está más sucia que tras una victoria en la Copa de Europa. También hay entre ellos fanáticos (ver éste con la bandera preconstitucional). Bastantes. Han provocado incidentes: ataques con arma blanca, agresiones homófobas, atentados terroristas frustrados con gas sarín… Es exactamente como tener a centenares de miles de adolescentes sueltos por la ciudad con escasa vigilancia. O, peor aún, con una vigilancia que incita a la violencia.
  3. Los poderosos, entonces, vieron a la JMJ con buenos ojos. Y decidieron lanzarla contra el 15m, con la idea de provocar la violencia, más aún, violencia contra pobres niños indefensos que cantan kumbayá y rezan. La Delegación del Gobierno sólo tuvo que ajustar el timing…
  4. La manifestación por el laicismo del 17A fue convocada por el derecho del Papa a pagar sus viajes de su bolsillo, sin que el gobierno español le obligue a aceptar sus contribuciones. Yo estuve, y la mayor parte del mundo entendió esto perfectamente. Se gritaban cosas como “Illo, illo, illo, pagadlo del cepillo”, o “Estas hostias no las pagamos”, y “Si quieren vacaciones, que vayan de misiones”. Hubo quien no entendió bien, y me disgustó. Hubo quien increpó verbalmente a jovencitos jmj, e incluso quien les tiró condones. Pero en ningún momento hubo agresión alguna. Cuando la manifestación llegó a Sol, allí estaban esperando un grupo de fanáticos, bastante calentitos, que gritaban “Esta plaza es del Papa”… Utilizaron a niñas pequeñas (12 años) como “escudos humanos”, haciéndolas arrodillarse y rezar al paso de la manifestación. Alguna de ellas lloraba. A pesar de las provocaciones, todos los enfrentamientos fueron verbales. Aunque El Mundo y compañía se llenen la boca, no he podido encontrar ninguna prueba documental de lo contrario…
  5. Condeno sin paliativos la violencia verbal que se ejerció por parte de los manifestantes, tanto contra los jovencitos que pasaban por allí como contra los fanáticos congregados en Sol. Nuestro estándar moral tiene que estar por encima del de ellos. Violencia cero.
  6. Entonces, tras minutos de fingida incompetencia, la policía comienza a actuar con suma dureza, pero sólo contra la marcha de protesta. Y de esto sí queda una enorme cantidad de documentación gráfica. Como dijo alguien, “miles de peregrinos queriendo comulgar, y todas las hostias se las llevan los laicos”. En este artículo de público se resume bastante bien la violencia policial extrema. Y, curiosamente, también en esta noticia de intereconomía (supongo que echarán a la pobre chica). Este vídeo es el que más ha enervado a la opinión pública:

¿Han conseguido su objetivo los poderosos? No lo sé. La policía tenía orden de actuar con suma dureza tras la manifestación, teniendo confianza en que el los manifestantes habrían perdido su aura de pacifismo tras el encontronazo con los fundamentalistas católicos. Ver cómo pegan a esa chiquilla… ¿cómo es posible? ¿Es posible que hicieran eso sin estar ciegos de coca? La pregunta es muy en serio. Y, de nuevo, gracias a los móviles y a internet, ha circulado el vídeo que muestra con claridad quién ha sido violento. La policía está perdiendo toda la credibilidad. Son peores que Jarrai, porque ellos son quienes debieran defender la legalidad. Son monstruos. Los antidisturbios, al menos un gran número de ellos, son seres infrahumanos. Y los mandos de la policía, la delegada del gobierno y, a fortiori, el gobierno en pleno, si no hacen nada al respecto, demostrarán ser igualmente infrahumanos.

Mi tesis final: han vuelto a perder la batalla. Seguimos ganando.

Una última discusión. En el pasado he sido creyente, y conozco bien el catolicismo, la Iglesia y la Biblia. Y aún siento una enorme simpatía por la Teología de la Liberación, y por las Comunidades de Base (Redes Cristianas era una de las convocantes de la marcha). Me parece vergonzoso, desde el punto de vista cristiano, el parque temático que ha montado la curia vaticana, con el patrocinio de las grandes empresas y el Estado. Las camisetas verdes de los voluntarios llevan el logo de Caja Madrid. Así, no se puede ser crítico. Seguramente, su Biblia estará en latín, y ellos no lo entienden, así que no han podido leer la escena en que Jesús expulsa a los mercaderes del Templo (Lucas 19, 45). Tampoco sabrán que “no se puede servir a dos amos” (Mateo 6, 24). Durante el papado de Wojtyła la Iglesia abandonó la búsqueda del camino hacia delante, y durante el periodo Ratzinger definitivamente miran hacia atrás. Y me da lástima, porque una Iglesia comme il faut, en la línea de Juan XXIII y Pablo VI, sería hoy día un elemento a nuestro favor en la lucha. No un fósil de otro tiempo, enquistado entre las clases altas.

Y siempre hay una nota positiva al final. En twitter se ha convocado el hashtag #jmj15m, en un intento de acercarnos a ellos. Les invitamos a la manifestación que está teniendo lugar ahora, en contra de la brutalidad policial. Y se quiere organizar una asamblea conjunta. Nos gustaría escucharles, y que ellos nos escucharan. Ojalá ocurra.

Anuncios

Publicado el agosto 19, 2011 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Te dejo un link que viene que ni pintao: http://www.jrmora.com/blog/2011/08/20/el-circulo-azul/

  2. Buenísimo!! 🙂 🙂

  3. He escrito una carta a la policía, que me gustaría que se difundiera para que llegase al mayor número de agentes honrados posibles. ¿Me echáis una manilla? https://n-1.cc/pg/blog/read/671804/qu-pasa Por cierto, me encanta tu blog

  4. Hola, Sieira. Ya compartí la anterior entrada de tu blog en mi página de FB, https://n-1.cc/pg/blog/read/670862/los-motivos-de-la-rabia. Me gustó, como me gusta ésta, porque es al mismo tiempo clara, concisa, respetuosa y contundente. Enhorabuena, y estos días te has ganado un seguidor 🙂 Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: