Archivos Mensuales: agosto 2011

Error vs Mentira

Me gano la vida trabajando como investigador en física. Últimamente, la necesidad me ha convertido en economista aficionado. ¿Queréis saber cuál es la principal diferencia, para mí? En física luchamos contra el error. En economía, luchamos contra la mentira.

Es mentira, una mentira descarada e interesada, que la crisis haya sido causada por el exceso de gasto público. Dice Paul Krugman (premio Nobel de economía) que la lista completa de países europeos que tenían exceso de déficit público al comienzo de la crisis es la siguiente:

  1. Grecia

España e Irlanda tenían superávit fiscal, gastaban menos de lo que ingresaban. ¿Quién ha propagado esta mentira, y por qué lo ha hecho? Fácil. Han sido los auténticos causantes de la crisis, los bancos. Los bancos controlan a los gobiernos, los medios de comunicación y los círculos académicos, de manera que han generado entre todos el clima de opinión necesario para sus fines.

Deuda pública como porcentaje del PIB, en Alemania (azul) y... España (rojo) (según Krugman)

Entonces… ¿no es la deuda pública la causante de la crisis? De nuevo: ¡no! Es la deuda privada, de bancos, de empresas y de particulares. Por más que el PP se empeñe, el gobierno español fue siempre un alumno aplicado. La crisis llegó en España primero a través de los bancos, y su falta de liquidez. El gobierno tuvo que rescatarles, y aquí vino su primera dificultad. Después, los bancos cerraron el grifo del crédito, y eso enfrió la economía. El gobierno intentó salvar la situación con el plan “E”, pero no fue suficiente. ¿Por qué? Pues fundamentalmente porque los bancos iniciaron su ataque contra el gobierno, logrando subir los intereses desmesuradamente. El Estado deja de gastar, y la economía cae en picado.

¿Por qué lo han hecho? Una primera razón es desviar la atención, cargar la culpa sobre otros. Una segunda razón, más importante aún, es conseguir sus fines financieros y políticos. Entre los financieros: una transferencia neta de fondos desde el estado. Los beneficios son privados, las pérdidas son públicas. Así funciona el capitalismo. Pero, como la opinión pública tiene un peso mucho mayor del que les gusta reconocer, es importante que la culpa recaiga sobre el gobierno, y así quedar ellos libres. En Alemania han desatado una cruzada mediática de tipo calvinista en contra de la idea de deuda pública…

Y la pregunta más importante: ¿Es el déficit malo? De nuevo: ¡¡no!! Todas las empresas del mundo piden prestado dinero, de vez en cuando, para poder crecer. Si el dinero es bien invertido, los beneficios que nos dará, a todos, serán mucho mayores que la deuda +  los intereses. El déficit mal gastado, como el griego (que iba en una parte escandalosa a la compra de armas y a la corrupción) es terrible, claro está, y puede caer dentro de la categoría de deuda odiosa. Pero desde la Segunda Guerra Mundial hasta ahora los gobiernos, por lo general, han usado la herramienta del déficit de manera inteligente. ¿Por qué nos la quieren quitar? También ésta es fácil: porque quieren desmantelar el Estado del Bienestar, y así crear nuevas oportunidades de negocio: sanidad y educación privadas… pero sobre todo, el negocio más jugoso que aún conserva el Estado: las pensiones.

Esta lucha va a ser difícil. En la mayoría de los temas, la opinión pública está del lado del 15m y en frente del gobierno (y nuestro presidente Zapajoy) y los bancos. Pero en este punto, que es más técnico, va a ser más difícil hacer que la gente lo entienda. Os llamo a todos a difundir las explicaciones necesarias, nos jugamos muchísimo. Y, un último consejo, muy importante: confiad en la inteligencia de la gente. Les faltan datos, no neuronas.

Anuncios

Por qué Zapajoy quiere acabar con el déficit

El político bicéfalo con cejas de señor Spock y barba de Papá Pitufo, que hemos aprendido a apreciar durante los últimos dos años, Josariano Zapajoy, finge tener doble personalidad por motivos electorales, aunque en realidad su pensamiento es sólido y consistente. Su propósito es terminar de hundir el país y entregarlo a los merkelados, huy, perdón, los mercados (eufemismo por el que conocemos a los banqueros, los ricos… vamos,. los de siempre). Su última gran idea ha sido promover una reforma constitucional sin referendum para asegurar un déficit limitado o cero (según quién hable).

Las dos personalidades de Zapajoy, que llamaremos por conveniencia Zapa y Joy, me recuerdan terriblemente a Gollum y Sméagol de El Señor de los Anillos. Joy pide déficit cero. Zapa pide algo más de flexibilidad. Pero ambos desean el anillo (mi tessssoroooo).

Hay dos preguntas que quiero responder: Por qué me parece una barbaridad el déficit cero o limitado. Y por qué me parece una barbaridad que lo hagan de esta forma.

Déficit cero. ¿Por qué endeudarte es malo? Pues porque luego tienes que devolver la pasta, más unos intereses. Pero, aun así, es algo que, hecho con sentido común, nos puede venir muy bien y ser necesario para sobrevivir. Imagina que quieres montar un negocio y papá no tiene pasta para financiarte. Entonces, lo normal es que pidas prestado dinero a un banco. Con los beneficios que te procurará tu negocio, pagarás la deuda, los intereses y tu pan tuyo de cada día. ¿Por qué no lo ibas a hacer?

La cuestión que Zapajoy quiere olvidar es que el gobierno, al endeudarse, puede usar el dinero mal o puede usarlo bien. Si lo usa bien, puede obtener mucho beneficio de ese dinero prestado, que le sirva para hacer crecer la economía, sacarnos de la crisis y recaudar más impuestos. Nadie pierde.

La imposición del déficit limitado es igualmente estúpida. La única diferencia es que el “déficit cero” tiene un aire de pureza mística que encanta a Joy, pero será desechada por las razones que daré a continuación.

¿Por qué los merkelados, huy, perdón, los mercados, quieren que el gobierno español limite el déficit? Fácil, para que no tenga margen de maniobra, que no salga de la crisis, y seguir expoliándonos. Un gobierno hábil podría, por ejemplo, querer fundar una banca pública que le ayudara a financiarse, y a financiar a las pymes, en el futuro. Pero eso necesita una fuerte inversión inicial. Si tenemos un techo de déficit, no podremos hacerlo. Ni eso, ni crear empresas públicas, ni hacer ningún movimiento fuerte que afecte a la economía. Así que seguiremos teniendo esa deuda enorme con los merkelados. Sólo nos permitirán el déficit necesario para pedir prestado el dinero con el que pagar los intereses crecientes (por eso no me creo lo del déficit cero).

¿No ganarían más los merkelados si España saliera adelante? ¡¡¡Sí!!! Los bancos y las grandes empresas, a largo plazo, ganarían mucho más con un país floreciente. Pero ocurren dos cosas: (1) Sólo les importan los balances a corto plazo, y ahora mismo nuestro gobierno es una mina de oro; (2) Si Pepe tiene una deuda contigo, una deuda que no puede pagar, le tienes cogido por las coletas… Los merkelados ahora mismo tienen más poder que nunca, y no lo van a soltar con facilidad.

Mirad, es como poner a un lobo a regir un rebaño de ovejas. Se come tantas, que el rebaño no sale adelante. Y él sabe que, si sigue así, en unos meses se ha quedado sin rebaño. Pero, siendo lobo, cualquiera suelta este poder…

El Referéndum: Tras más de tres meses de 15m, Zapajoy odia la idea de que la ciudadanía quiere que le consulten muchas más cosas que antes. Cada vez somos menos súbditos y somos más ciudadanos. Aunque Joy ha dicho que a la mayoría de la ciudadanía le parece bien la reforma, no se lo cree ni él. Si lo creyera, el PP proporcionaría los 35 miserables diputados que hacen falta para que se convoque el referéndum.

La Constitución necesita mil reformas. Para empezar, cada generación merece su propia constitución. Yo no voté la Carta Magna, y tengo mis añitos. Fue votada por mis padres, en un clima de miedo, de inseguridad por una democracia que era aún muy endeble… (no como ahora, que es ya inexistente). Aún la corona  (concepto arcaico donde los haya) sólo puede ser ceñida si algo te cuelga entre las piernas. Tenemos un régimen que no es ni federal (a la alemana) ni centralista (a la francesa), sino que tiene los defectos de ambos estilos.

Zapa, la personalidad bambi de Zapajoy, intenta transmitir la idea totalmente antidemocrática de que sólo salvará al país sacrificándose él en la pira funeraria, haciendo cosas totalmente opuestas a la voluntad popular. En realidad, es un puñetero juego. Zapajoy es una sola persona. Lo único que quiere es hacerle el trabajo sucio a Joy, de tal manera que, cuando llegue al poder, no tenga más que sostener el fuerte. Cuando la gente se queje dirá: “no, si eso lo hizo Zapa”, aunque él opine exactamente lo mismo.

#yoquierovotar

Romance de la perroflauta y el kumbayá

Que por agosto era por agosto, / cuando hace la calor,
cuando miles de beatos, / con mochila bicolor,
toman Madrid al asalto, / en enorme botellón,
pagado por el gobierno, / por devolver un favor,
a un señor feudal teutónico, / que en Roma tiene su don,
Ratzinger era llamado, / por Benedicto mutó,
para ocultar su pasado / de fascista aterrador.

Fue en Sol, tal tarde que os digo, / tras una manifestación,
el kumbayá enarbolaba, / enhiesta provocación,
bandera de imperiales trazas, / propia de algún dictador.
La bella perroflauta llega, / cual hermosa aparición,
con su pancarta que grita / “con mis impuestos, no”,
Sus cabellos ondeando, / su falda hippie al albor,
el kumbayá que la mira, / siente en sí gran desazón.

Nada te turbe, se dice; nada te espante, suspira, / mas dentro de su corazón
la imagen de la perroflauta, / suave desgarro causó.
Uno de sus compañeros, / déle Dios mal galardón,
alzó contra ella su puño, / y él, sin más dilación,
alzó a su vez su rodilla, / y su hombría así aplastó.
Este gesto noble y puro, / inspirado del amor,
derribó todos los muros / que el Papado levantó.

Ella miróle a los ojos / y su espíritu absorbió,
pues es de todos bien sabido / que el amor, cuando es amor,
al Dios de los vaticanos / hace agachar el mentón.
Dejan banderas, mochilas, / huyen de la manifestación,
cógense ambos de una mano, / con la otra él busca un condón,
ella está hermosa, radiante, / deslumbrante el corazón,
él deja en las azucenas / el cuidado que forjó.

Días después nuestro Flanders, / a Cristo Rey abandonó,
dejó himnos y cilicios, / incluso hasta el confesor,
pues esa tarde de agosto / del caballo le tiró
luz enceguecedora, / luz que el velo le arrancó.
Va a asambleas buscando / a la chica que le dio
dulce prueba de que Dios, / si es que acaso existe Dios,
si a algo en el mundo asemeja, / es sin dudarlo al amor.

(con agradecimientos a mdl)

Con la Iglesia hemos topado…

(La cita es de El Quijote, como todo el mundo sabe… pero quizás no muchos sepáis que la cita se refiere a un encuentro “físico” con la iglesia de un pueblo…) Anyway.

  1. Los poderosos (los gobernantes también) están desubicados con las movilizaciones del 15m. ¿Por qué? Fundamentalmente porque han resultado ser tremendamente no-violentas. Y, además, resistentes a la provocación. Los poderosos (vía los gobernantes) tienen sus modos de actuar cuando se desata una protesta ciudadana. Es muy típico conseguir que la protesta se vuelva violenta, para que quede desacreditada a ojos del público, independientemente de sus argumentos. Así, el uso de provocadores, infiltrados, es característico. La asociación con un partido político o un sindicato son también puntos débiles, pues sirven para la burocratización de la protesta y alejarla de su base. O, si tiene líderes naturales, siempre se puede investigar en su currículum para enmierdarles. El 15m ha sido inmune a todos esos ataques. Además, hoy en día cualquier pendejo tiene un móvil que graba vídeo. Echad un ojo a la brutalidad policial acumulada aquí.
  2. El desconcierto de los poderosos (gobernantes incluidos) se topa con un evento que podría ser de gran ayuda: el encuentro de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). La Iglesia Católica organiza desde hace unos años estos encuentros con centenares de miles de adolescentes y post-adolescentes con el fin de encontrar vocaciones. Los chavales, en su mayoría, se mueven por una combinación de sentimiento religioso y ganas de tener vacaciones low-cost. Madrid parece el patio de recreo de un instituto de secundaria, está más sucia que tras una victoria en la Copa de Europa. También hay entre ellos fanáticos (ver éste con la bandera preconstitucional). Bastantes. Han provocado incidentes: ataques con arma blanca, agresiones homófobas, atentados terroristas frustrados con gas sarín… Es exactamente como tener a centenares de miles de adolescentes sueltos por la ciudad con escasa vigilancia. O, peor aún, con una vigilancia que incita a la violencia.
  3. Los poderosos, entonces, vieron a la JMJ con buenos ojos. Y decidieron lanzarla contra el 15m, con la idea de provocar la violencia, más aún, violencia contra pobres niños indefensos que cantan kumbayá y rezan. La Delegación del Gobierno sólo tuvo que ajustar el timing…
  4. La manifestación por el laicismo del 17A fue convocada por el derecho del Papa a pagar sus viajes de su bolsillo, sin que el gobierno español le obligue a aceptar sus contribuciones. Yo estuve, y la mayor parte del mundo entendió esto perfectamente. Se gritaban cosas como “Illo, illo, illo, pagadlo del cepillo”, o “Estas hostias no las pagamos”, y “Si quieren vacaciones, que vayan de misiones”. Hubo quien no entendió bien, y me disgustó. Hubo quien increpó verbalmente a jovencitos jmj, e incluso quien les tiró condones. Pero en ningún momento hubo agresión alguna. Cuando la manifestación llegó a Sol, allí estaban esperando un grupo de fanáticos, bastante calentitos, que gritaban “Esta plaza es del Papa”… Utilizaron a niñas pequeñas (12 años) como “escudos humanos”, haciéndolas arrodillarse y rezar al paso de la manifestación. Alguna de ellas lloraba. A pesar de las provocaciones, todos los enfrentamientos fueron verbales. Aunque El Mundo y compañía se llenen la boca, no he podido encontrar ninguna prueba documental de lo contrario…
  5. Condeno sin paliativos la violencia verbal que se ejerció por parte de los manifestantes, tanto contra los jovencitos que pasaban por allí como contra los fanáticos congregados en Sol. Nuestro estándar moral tiene que estar por encima del de ellos. Violencia cero.
  6. Entonces, tras minutos de fingida incompetencia, la policía comienza a actuar con suma dureza, pero sólo contra la marcha de protesta. Y de esto sí queda una enorme cantidad de documentación gráfica. Como dijo alguien, “miles de peregrinos queriendo comulgar, y todas las hostias se las llevan los laicos”. En este artículo de público se resume bastante bien la violencia policial extrema. Y, curiosamente, también en esta noticia de intereconomía (supongo que echarán a la pobre chica). Este vídeo es el que más ha enervado a la opinión pública:

¿Han conseguido su objetivo los poderosos? No lo sé. La policía tenía orden de actuar con suma dureza tras la manifestación, teniendo confianza en que el los manifestantes habrían perdido su aura de pacifismo tras el encontronazo con los fundamentalistas católicos. Ver cómo pegan a esa chiquilla… ¿cómo es posible? ¿Es posible que hicieran eso sin estar ciegos de coca? La pregunta es muy en serio. Y, de nuevo, gracias a los móviles y a internet, ha circulado el vídeo que muestra con claridad quién ha sido violento. La policía está perdiendo toda la credibilidad. Son peores que Jarrai, porque ellos son quienes debieran defender la legalidad. Son monstruos. Los antidisturbios, al menos un gran número de ellos, son seres infrahumanos. Y los mandos de la policía, la delegada del gobierno y, a fortiori, el gobierno en pleno, si no hacen nada al respecto, demostrarán ser igualmente infrahumanos.

Mi tesis final: han vuelto a perder la batalla. Seguimos ganando.

Una última discusión. En el pasado he sido creyente, y conozco bien el catolicismo, la Iglesia y la Biblia. Y aún siento una enorme simpatía por la Teología de la Liberación, y por las Comunidades de Base (Redes Cristianas era una de las convocantes de la marcha). Me parece vergonzoso, desde el punto de vista cristiano, el parque temático que ha montado la curia vaticana, con el patrocinio de las grandes empresas y el Estado. Las camisetas verdes de los voluntarios llevan el logo de Caja Madrid. Así, no se puede ser crítico. Seguramente, su Biblia estará en latín, y ellos no lo entienden, así que no han podido leer la escena en que Jesús expulsa a los mercaderes del Templo (Lucas 19, 45). Tampoco sabrán que “no se puede servir a dos amos” (Mateo 6, 24). Durante el papado de Wojtyła la Iglesia abandonó la búsqueda del camino hacia delante, y durante el periodo Ratzinger definitivamente miran hacia atrás. Y me da lástima, porque una Iglesia comme il faut, en la línea de Juan XXIII y Pablo VI, sería hoy día un elemento a nuestro favor en la lucha. No un fósil de otro tiempo, enquistado entre las clases altas.

Y siempre hay una nota positiva al final. En twitter se ha convocado el hashtag #jmj15m, en un intento de acercarnos a ellos. Les invitamos a la manifestación que está teniendo lugar ahora, en contra de la brutalidad policial. Y se quiere organizar una asamblea conjunta. Nos gustaría escucharles, y que ellos nos escucharan. Ojalá ocurra.

La terrible terrible violencia del 15M (y otras obviedades)

La terrible terrible violencia del 15-M

¿Hasta cuándo toleraremos este sin Dios? ETA quitaba los tricornios impunemente a los guardias civiles en el País Vasco. Los nazis insultaban a millones de judíos. La Stasi rociaba con spray de pintura los abrigos de los disidentes en Alemania Oriental. Los esbirros de Pinochet se encaramaban sobre los muros del Palacio de la Moneda para poner carteles. Los hunos, a su paso por las ciudades, hacían caer las ventas de los comercios… ¡Y ahora los del 15-M lo hacen todo junto! ¡Terrible!

Amoaver, amoaver. Se trata de un movimiento que ha sacado a la calle, según las cifras más conservadoras, cientos de miles de personas. Con incidentes violentos dudosos (en cuanto a su existencia y origen) y de categoría inferior (jamás un herido,  siquiera leve). En cuanto a quien justifica que los policías zurren cuando se les insulta… sustituid “policías” por “maridos” y veréis qué frase tan chula os queda.

Anoche yo estuve en Madrid, hice la marcha hasta Cibeles, pero no subí hasta el Ministerio del Interior. Sólo vi después el resultado de la violencia… de la policía.

Echad un ojo a este vídeo tan lindo y educativo de Stéphane Grueso…

Foto cortesía de Noema

Nunca confíes en quien tenga el poder

Para mucha gente, los gobernantes aún tienen un aura de pureza que resulta sorprendente. Sobre todo por la ingenuidad con la que se profesa. La misma gente que acepta con facilidad que los mafiosos matan gente todos los días, que los especuladores sin escrúpulos pueden tramar hundir un país… en cuanto a los gobernantes, les resulta totalmente imposible que manden asesinar o tomen decisiones a sabiendas de que hunden su propio país por lucro personal. ¿Por qué? Bueno, quizá se deba a cuestiones psicológicas, un complejo de Edipo mal llevado.

El hecho obvio es que quien más daño puede hacer es quien está en una posición de poder. Y ¿quién es bueno, teniendo poder para no serlo? De hecho, la evidencia es la opuesta. Es saludable jamás creer a quien nos hable desde una posición de poder. Siempre poner sus palabras y sus ideas en cuarentena. Escucha siempre a quien sabe, pero no manda.

El sostenimiento de la crisis es artificial, con fines lucrativos

Imaginad que tenéis una deuda enorme que pagar. Debido a ello, decidís trabajar menos horas y ganar así menos dinero. Lógico, ¿no? Pues es lo que está sucediendo en España. Empresas y estado despiden a la gente, crece menos la riqueza y eso nos deja con menos posibilidades de devolver la deuda. ¿A qué se debe este despropósito?

Sencillo: la deuda es fundamentalmente un arma en manos de quien prestó el dinero. La banca, las grandes empresas, PSOE, PP y CiU, tienen un objetivo muy claro, que están consiguiendo poco a poco, mediante el sostenimiento artificial de la crisis: la privatización de los servicios públicos: agua, sanidad, educación, etc. Ese enorme pastel está razonablemente fuera del alcance del capital en estos momentos. Y si alguien aún cree que la privatización de los servicios públicos mejoraría en algo su calidad, me gustaría que viera la película Sicko, de Michael Moore. O que se diera una vuelta en los maravillosos trenes británicos.

A %d blogueros les gusta esto: