La fontanería y la democracia

(una fábula)

El grifo de mi lavabo gotea. Gotea desde hace mucho, tanto que no estoy seguro de si hubo un tiempo en el que no lo hacía. En mi ciudad hay dos fontaneros, pero mi lavabo aún gotea. La razón, me dicen algunos, está relacionada con la normativa del gremio de fontanería. No lo sé, no entiendo mucho de estas cosas, así que se lo cuento a ustedes, por ver si me pueden echar una mano.

Verán. Cada cuatro años tengo la opción de contratar a uno de los dos fontaneros. Los dos me entregan un presupuesto, y yo elijo al que me promete un mejor servicio al mejor precio. El momento de la contratación es siempre festivo, pues es un símbolo de mi capacidad para elegir. El pago de los servicios se realiza siempre en el acto… pero el fontanero siempre demora el arreglo. Comienza diciéndome que las cañerías están más estropeadas de lo que creía, que la presión de los mercados sobre el precio del PVC está en aumento… Yo pago más y más, pero nada. Y cuando me cabreo y amenazo con demandarle, me dice de manera paternalista que no es así como funciona, que él no firmó ningún contrato, sólo un presupuesto tentativo. Y que siempre tengo la opción de contratar al otro fontanero, porque para eso vivimos en un país de fontanería libre.

De manera que me termino por cansar, y a los cuatro años, harto de engaños y triquiñuelas, elijo el presupuesto del otro fontanero. De nuevo, el momento es festivo, porque es una muestra de mi capacidad para elegir. Y siempre pago en el acto. Pero a las pocas semanas ocurre lo mismo: que si los mercados, que si el PVC y la roña de las cañerías.

No sólo es molesto el goteo del grifo, sino que estoy gastando una fortuna en bayetas para recoger el agua del sueño. Me cuentan algunos que los dos fontaneros son muy amigos entre sí y del vendedor de bayetas, pero me niego a escuchar una sugerencia tan turbia en torno a la honradez de los fontaneros de mi ciudad. Cuando se lo cuento a mis amigos, me suelen decir que debo estar contento de vivir en un sistema en el que puedo elegir mi fontanero, y no protestar demasiado, a ver si me fueran a quitar ese derecho. Me dicen siempre que el problema es con los fontaneros que hay hoy en día, que están muy apalancados, y que busque fontaneros más pequeños.

Pero tengo una vecinita muy pizpireta, que está acampada no-sé-dónde, y me ha dicho que el problema no es de los fontaneros mayoritarios, sino del sistema de las reglas del gremio de fontanería. Me dice cosas que no entiendo, que un presupuesto debería ser un contrato, que debería poder cambiar de fontanero sin esperar cuatro años, y sacar a la luz todos los negocios que tengan los fontaneros con los vendedores de bayetas.

¿Tiene algo de todo esto sentido para ustedes? ¿Me ayudarían a entenderlo?

Anuncios

Publicado el junio 27, 2011 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 17 comentarios.

  1. La cosa es, ¿tiene sentido tanto patalear porque los dos fontaneros que conocemos son unos engañabobos? Seamos realistas, hay más fontanerías en la ciudad. Es verdad, no voy a engañar a nadie, lo nuestro se acerca mucho al oligopolio. Pero no lo es. Hay muchos partidos, y mucha gente con compromiso que cambia las cosas. Estoy seguro que buscando buscando, seguro que encontrarías un fontanero de barrio que te acomode. ¿Voto útil? El que no es útil es el que no se cursa. Es más inutil incluso que el que se vierte en los partidos “mayoritarios” de hoy. Que no tienen porqué ser los de mañana.

    Y si creemos (y perdona el símil futbolístico) que somos el mejor seleccionador nacional (de fontaneros) o que sabemos de fontanería más que nadie, pongamos un taller, y dediquemos parte de nuestro tiempo a ello.

    Un ejemplo.

    Y si uno no tiene tiempo, seguro que puede encontrar el partido menos “malo” aunque no sea perfecto.

  2. Bueno, no pretendía personalizar, evodentemente, me han fallado las personas verbales. Pero, ¿No es hora de algo de acción?
    Llevo más de 10 años trabajando en una gran compañía. Llevo más de 10 años intentando arreglarla en la sala del café.
    Antes (también en las cafeterías) arreglé la universidad, y antes el instituto.

    Hoy (será que me hago mayor) creo que desde dentro y poco a poco, pero con ambición, se pueden cambiar las cosas

  3. Bienvenido, Agustín!! Precisamente lo que quería explicar es que los fontaneros, al no tener ninguna obligación contractual de cumplir con el programa, campan por sus santos fueros… Es malo que sólo haya dos fontaneros, pero aunque hubiera veinte, si la lógica sigue siendo la misma… Un programa electoral debería ser, como publicidad que es, términos de contrato.

    Estoy seguro de que, desde dentro de tu compañía, has cambiado cosas. Pero el sistema necesita un cambio grande, necesitamos unirnos, montar un taller, como tu dices. Pero no con las normas de los fontaneros existentes. Aquí la metáfora se me convirtió en patáfora, y ya no la puedo estirar más… Ains! 🙂

    Así que, saliéndonos de la metáfora, no quiero votar a personas. Todas las personas tenemos un precio… lo que duele es que el de la mayoría sea tan bajo. La democracia es una dama muy frágil y apetecible, y no me fío de ningún paladín. Ningún líder me vale, no quiero votar a personas, quiero votar a propuestas, y quiero que cumplan. Y si no pueden cumplir, pues que hagan como un fontanero cuando no puede cumplir su presupuesto: lo dejan y se van a casita, que llueve 😉

    En fin… espero que ningún fontanero se moleste por este post… en realidad, ellos no hacen el tipo de cosas que denuncio. En cambio, si algún político se ofende, me sentiré encantado 😉

  4. Buenas.
    Aunque no tenga que ver con este post, que he leído y con el que estoy en general de acuerdo; siento curiosidad, tras haber leído el comentario en mi blog, por saber por qué crees que el cáncer de la economía es la banca y/o los beneficios de las grandes empresas te parecen mal. Yo sigo encontrando varios tumores del tamaño de patatas dentro del estado.
    Un saludo.

  5. Creo que confundes conceptos, un presupuesto no es lo mismo que un contrato. Un presupuesto es una estimación. Un ejemplo cambiando de tercio a la élite del deporte, un lanzador de jabalina tiene que superar una marca para acceder a los juegos olímpicos, si lo hace queda demostrado que es buen lanzador ¿pero por ello tendrá que realizar forzosamente una marca parecida o mejor que la conseguida en la prueba de acceso?¿Sea cual sea la situación siempre es inadmisible algo diferente?

    Y yo no quiero propuestas, quiero proyectos. Porque por proponer se puede pedir para todos una finca, en España, de medio kilómetro cuadrado por cabeza, pero de donde sacamos la superficie para cumplir esa propuesta. Yo también quiero que todo sea justo pero lo primero es ver si es posible. También se puede proponer ser todos fontaneros, luego ya se verá que comeremos…

  6. @Lightbringer, te responderé con más profusión en tu blog, claro 🙂 Pero te esbozo mi argumento. En un sistema de mercado, el capital afluye a un sector o a otro proporcionalmente a los beneficios que se obtiene en cada uno. El sector financiero ha conseguido una tasa de beneficios desmesurada, por razones que si es necesario discutiremos después. Eso hace que el capital se atasque en un sector que… ¡no es productivo! La metáfora con el cáncer es que crece y crece, sin tener en cuenta las necesidades del resto del tejido social, ahogándolo…

    @Alzacon, sé perfectamente cuál es la diferencia entre un presupuesto y un contrato… y seguro que estás de acuerdo conmigo en que los programas electorales no son ni una cosa ni la otra. Son promesas vacías. En serio, me parece que serían revolucionarias las siguientes medidas:

    1.- Que cada ciudadano pueda cambiar su voto en cualquier momento, no cada cuatro años.

    2.- Que los partidos estén obligados contractualmente al cumplimiento de su programa. Si no pueden, que dimitan. Así prometerán sólo cosas factibles.

    Eso acercaría a la partitocracia a la democracia.

    La metáfora con el deporte… bueno, no es correcta. No se trata de “no llegar a la marca” porque no se pueda… sino porque no se quiera. Alzacon, el honorable Artur Mas, que llegó con un programa de “no recortes” y lo cambió a “recortes a tutiplén”… ¿es porque no puede más? No, es porque mintió, punto. Y lo hacen por una razón muy simple: no hay consecuencias. Eso no es democracia. Los políticos creen que el programa (proyecto, presupuesto, llámalo como quieras) es un aditamento, que les votamos a ellos y les damos una patente de corso durante cuatro años… Y, bueno, tienen razón. Por eso decimos que esto no es democracia.

  7. Creo recordar que Artur Mas, o alguien de su gobierno, dijo que la deuda encontrada era mayor de la esperada. No puedo decir que tengan razón o no, porque lo desconozco. Sólo mantengo posibilidades que aun no puedo descartar.

    La primera medida es muy bonita pero utópica, es como lo de pedir referéndum por cada asunto importante, ¿quién pone el criterio para diferenciar lo importante de lo que no los es? ¿Consecuencias de llevar esa medida a termino? Porque factibles son, pero también son medidas descabelladas (en mi opinión). Al intentar mantener esa medida sin sopesar sus costes.

  8. Sí, Alzacon, el precio del PVC, o lo que sea, siempre tienen excusas. Las cuentas de la Generalitat son públicas, ¿no las miraron? Y si ha habido irregularidades, éstas constituyen un delito, ¿por qué no las han denunciado? Mira, el programa electoral es papel mojado, todos lo sabemos. Prometer hasta meter, y una vez que se ha metido, nada de lo prometido.

    Dices que la medida es “bonita pero utópica”, amén a eso. Muchas cosas que hoy son cotidianas fueron utópicas en su momento. La cuestión se me desglosa en dos: “¿Es deseable?” La respuesta es “sí”, siempre y cuando uno desee la democracia. “¿Y es posible?” Mi respuesta es “también”, pero entiendo que cueste más creerlo, y lo dejo para un próximo post.

  9. Con respecto a lo de proponer referendums para todo y democratizar absolutamente todo, voy a poner un ejemplo en el que no debe hacerse: creo que fue Kasparov el que echó una partida por internet a un grupo de ajedrecistas que decidirían sus jugadas democráticamente. Obviamente Kasparov ganó, ya que era mejor que la media de los ajedrecistas que jugaban en el otro bando. En este caso el duelo fue comedido porque los que se presentaron tenían cierto nivel, en la democracia que tenemos hoy en día cualquiera que no sabe hacer ni la O con un canuto puede decidir sobre el futuro de los demás y hacer que perdamos la partida. Si se deja a la gente decidir sobre cosas que no tienen ni idea puede que decidan paridas. El sistema que tenemos hoy en día hace que ciertas decisiones no las tome la gente en general, pero ¿serían más acertadas esas decisiones si las tomase la gente?

  10. Hombre, tu argumento es una falacia, pero reconozco q es una falacia inteligente. En cuestiones de biología molecular no aspiro a contradecir a los expertos, pero quiero que mi opinión se tenga en cuenta al decidir transgenicos si o no. Los técnicos (me incluyo como fisico y te incluyo como ingeniero) debemos servir a la sociedad, informando con objetividad de las opciones. Pero lo otro es arrogarse el derecho a elegir en base al conocimiento. No por saber mas vas a ser mas justo, la tecnocracia siempre deriva en una casta privilegiada. Al final, o se esta con la democracia o contra ella…

  11. Tienes razón con la duración de un sueño como utopía, pero ello depende de nuestro conocimiento y capacidad para poder llevar a cabo nuestro sueño.

    En cuanto a la comparación referendums a tutiplén y la partida de ajedrez no es toda lo buena que podía ser. Me explico. Más que jugadores aficionados seria una partida donde todo el mundo, que supiese que es el ajedrez (un juego de tablero), participase aunque desconociese las reglas. El problema surgiría a la hora de realizar los movimientos, porque los nuevos pueden sentirse “iluminados”, plantear un movimiento imposible y negarse admitir que el juego no permita eso. El problema no son los sueños en si, éste está en no comprender que tales sueños no se pueden alcanzar fácil e instantáneamente cuando nos venga en gana.

    La democracia es delegar, si se quiere, tu voz (y tu voto) en alguien que merezca tu confianza y respeto, pero el delegado necesita también tener tú confianza y sobretodo tu respeto para poder gobernar. En caso contrario, con el voto danzante que propones, estaríamos en una situación cercana a la ingobernabilidad, porque esto llevaría tras la votación de una nueva ley la disolución de las cortes. Teniendo una anarquía en lugar de una democracia , que no sé si es lo que realmente quieres.

  12. Dices: “La democracia es delegar”, pero insisto hasta quedarme ronco: no, no, no. La democracia no es delegar. Delegar es una forma de acercarse a ella cuando no hay otras, mejor que nada, seguro, pero no “the true thing”.

    Alzacon, tú no crees en la democracia, porque no crees que el pueblo pueda gobernarse a sí mismo. Bueno, no me parece mal, es una opción política, y estás en buena compañía.

    El voto danzante que propongo no llevaría a ninguna disolución del parlamento, porque el único parlamento que propongo es la totalidad del país. Todos votamos todas las propuestas. Si lo considero necesario, delego mi voto en alguien de mi confianza. Supongo que la mayoría de nosotros lo haremos la mayoría del tiempo. Pero siempre puedo recuperar mi voto, en cualquier momento, si hay alguna votación especialmente importante.

    Se puede tener dos tipos de objeciones: (a) Éticas: en ese caso optas por una “aristocracia” (gobierno de los mejores), estamos en desacuerdo político, y no pasa nada más; (b) Prácticas: me puedes decir que el pueblo necesita aprendizaje, y te daré la razón; me puedes decir que hay dificultades técnicas, y te diré que hoy en día ya son solventables.

    🙂

  13. La delegación es a la democracia como la masturbación al sexo. Si no te queda otra cosa… 😉

  14. Si bien es cierto que me explique mal, tu también interpretaste mal, porque yo añadi “…, si se quiere, …”. Claro que la democracia es que el pueblo decida todo, pero para que se llegue a buen termino por cuestiones prácticas es inevitable la delegación de voz-voto, ya sea uno delegado o no.

    Propones un debate y votación popular, claro que es posible hacerlo pero depende de la escala que sea más o menos productivo. Más puntos de vista, mayor número de discrepancias en un debate. Consecuencia un debate lento en alcanzar objetivos a ser puestos en votación. O es que según tu sería propuesta de actuación y sin debate comenzar la votación. Y todo esto si es que se consigue que se respete el turno de palabra, cosa que lo dudo, sino mira los “moderadores” en las asambleas del 15M. La pregunta sería como fueron elegidos dichos moderadores, fueron elegidos de entre el pueblo y por todo el pueblo. ¿Con cuánto apoyo cuentan para ser nombrados? ¿Consideras o no suficientemente representativa el apoyo recibido? Porque en caso de respuesta negativa ya no hay tal democracía directa y pasamos a la “enchufadocracia”, donde quienes estan son los que deciden. Porque bien es cierto que no todos los que no estan son todos a los que no les interesa.

    Volviendo a la escala. En la antigua Grecia, donde se origino la democracia (basta con acudir al origen de la palabra, aunque seguro que ya lo sabías), en los pueblos y ciudades se decidian las cosas en la plaza, ¿no? Pero si habia que discutir alguna medida regional (“comarca”, “provinicia”, “nación”) se desplazaban todos los hombres (la mujer no contaba) de la zona en cuestión al lugar indicado, yo no lo sé pero creo que no.

    La democracia para ser viable tiene que ser un sistema piramidal y no el disparate horizontal. No es una cuestión técnica es un problema de logística. Porque yo podría construir una avión otra cosa es que lo pueda conseguir.

  15. Doy fe de erratas, solo espero que se entienda la idea.
    – “Porque yo podría construir una avión, otra cosa es que lo pueda conseguir.”

  16. Veo que vamos acercando posturas, porque todas las cuitas que muestras son técnicas. O logísticas, si quieres. Hace diez años, habría reconocido que son insalvables, pero hoy día no.

    El telar manual da como origen al feudalismo. El telar mecánico, al capitalismo. E internet, a la democracia directa.

    Las asambleas presenciales funcionan de manera lenta, pesada e ineficiente. Pero son insustituibles en este momento, porque la gente necesita la presencia en las plazas públicas. Pero el debate entre millones de personas se debe hacer en la red. Será local, pero con un concepto de localidad diferente del geográfico: local en redes sociales. Las ideas se irán expandiendo hacia ocupar toda la red. Las que sean más interesantes, prosperarán, se fundirán con otras similares y “percolarán” el sistema. Quiero decir: alcanzarán la masa crítica para que las podamos votar entre todos.

    La horizontalidad no es ningún disparate. Hemos creado linux de manera horizontal, y le damos cien vueltas a microsoft. Sin saberlo, el software libre estaba creando herramientas para revolucionar la democracia.

  17. DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS DEL CIUDADANO DEL TERCER MILENIO
    A partir de esta declaratoria, los ciudadanos de la Red lanzamos al ciberespacio y al viento la esencia de nuestro libre pensamiento, buscando dar a luz a una nueva época.
    Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana.
    Considerando que los gobiernos que dicen representarnos han sido incapaces de lograr la aplicación universal y efectiva de esos derechos que juraron defender, la vida, la libertad, la igualdad ante la ley, la enseñanza y la educación, la propiedad, el trabajo, el descanso y el disfrute del tiempo libre, la salud y el bienestar, en especial la alimentación, el vestido, la vivienda y la seguridad de la persona y su familia.
    Considerando que tampoco han sido capaces de eliminar de la faz de la Tierra las mas oscuras manifestaciones de la injusticia, la violación de los derechos humanos, el hambre, la pobreza, los horrores de la guerra, la explotación, la injusticia social, la esclavitud y la tortura en todas sus formas.
    Declaramos que la supuesta representación que ejercen es una falacia, resultado de una larga historia de engaños y traiciones. Los políticos que la sustentan usurpan el poder en beneficio propio y de perpetuarse, en lugar del bien público, su acción es el origen de la miseria de millones de seres humanos.
    Declaramos que siendo el Hombre intrínsecamente libre, es inalienable su derecho a decidir su destino individual y colectivo, por lo que no debe ser ejercido por representación. Solo la ciudadanía tiene derecho a gobernarse, ya que si se equivoca, como única responsable de sus errores, paga con su sangre, sudor y lágrimas.
    Declaramos que nadie debe ser objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada. Todo ciudadano adulto tiene derecho a disponer de su persona y de su cuerpo de la manera que entienda pertinente, sin ser coaccionado, mientras sus acciones no afecten el mismo derecho de sus semejantes.
    Declaramos que el conocimiento, como el fuego, no es una propiedad material, no se pierde cuando se da, por lo que no debe ser patrimonio de ningún individuo, sino de toda la Humanidad.
    Declaramos que la Red es un espacio libre y universal donde expresar nuestras convicciones, sin privilegios ni prejuicios de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión, origen nacional o social, posición económica o cualquier otra condición. Todo ciudadano debe tener igual derecho a estar conectado a la Red, ejerciendo si lo desea su soberanía libremente, sin castigo, cuando, donde y como entienda pertinente, para ser oído públicamente y decidir, ejerciendo así su libertad de expresión y de opinión, corolario natural del derecho a la libertad de pensamiento y de conciencia.
    Declaramos que las diferencias, conflictos y disputas entre los ciudadanos y las naciones deben resolverse por negociación pacífica. Ninguna ideología, religión o razón, por justa que parezca, aún la vigencia de esta declaratoria, justifica derramar una sola gota de sangre humana. No aceptamos el poder de las armas; declaramos la paz a la humanidad y a las naciones, en consecuencia exigimos desmantelar los ejércitos, transformándolos en entes productivos al servicio de la sociedad.
    Declaramos que la solidaridad y la fraternidad para con el resto de la humanidad, el bien común y el respeto por el medio ambiente, deben ser los principios rectores de nuestra conducta, en la búsqueda del progreso social y de un futuro justo y sustentable.
    Concluimos solicitando sembrar este nuevo contrato social, inflamando los corazones con un nuevo espíritu humanista. Nadie puede encarcelar nuestro pensamiento. Estamos en los albores de una nueva civilización, donde todos los humanos, sin distinción, tendrán derecho efectivo a buscar su felicidad.
    FACEBOOK ciudadanosimplicio@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: