Las chicas y el 15M

¿Qué hace al movimiento 15M diferente de los distintos movimientos de protesta recientes? Esta pregunta va a hacer correr ríos de tinta (metáfora venerable, en el futuro diremos quizás ríos de bits)… Yo destacaría, sin lugar a dudas, dos cosas. Internet, y la feminización de la protesta.

¿Qué puedo deciros? Simplemente, que es genial, es lo mejor que nos podría pasar. Las chicas han tomado al asalto las acampadas y asambleas. Siempre ha habido mujeres en los movimientos de protesta (Olimpia de Gouges, Alexandra Kollontai…), e incluso muchas mujeres (mayo del 68), pero el patrón era siempre masculino. Las manifestaciones de Seattle a Génova ya habían hecho un viraje en esta línea, pero es en el 15M donde resulta más obvio.

Cualquiera que haya ido por las acampadas, asambleas, manifestaciones, lo ha visto. Un sistema organizativo que funciona, que cuida de las personas con dificultades (p.ej.: las intervenciones de las asambleas traducidas a la lengua de signos). ¿Más muestra? Una que me gusta mucho: El País, 5 de junio, dos pretenciosos sesentayocheros fans de Jorge Manrique (cualquier tiempo pasado fue mejor) se preguntaban entre escandalizados, condescendientes y divertidos dónde se ha visto una revolución con guarderías. Pues dónde va a ser, pardiez, en una revolución con mujeres.

Por eso a esta revolución no le cuesta ser no violenta, por eso los borrachos que irrumpen en las asambleas son reconvenidos con amabilidad, hasta con cariño… y funciona!! He visto a gente llegar en plan provocadores (no mossos d’esquadra, claro está) y terminar por sentarse en la asamblea e incluso participar… Por supuesto, no se trata de que sean ellas las que tengan estos comportamientos ejemplares ante una atónita masa de garrulos. No. Los hombres también nos comportamos así.

Esta feminización tiene muchas consecuencias admirables, pero destacaré estas dos. Primero, hace al movimiento mucho más simpático a ojos de la ciudadanía. La gente mayor, las amas de casa, mi madre… cuando ven fotos de los acampados y ven tantas chicas “se tranquilizan”. Todo el mundo sabe que donde no hay mujeres las probabilidades de que el sentido común derrape son mayores. Segundo: hace el recurso a la violencia por parte del poder mucho más complicado. Ahí están las fotos de los mossos pegando a chicas, que polarizan mucho más a la población. Con franqueza, hay que tener alma fascista para no escandalizarse ante esto…

Pero quiero recalcar que no soy biologista, sino todo lo contrario. Las mujeres y los hombres formamos dos culturas, dos tradiciones entrelazadas. Hay mujeres, como la señora Thatcher, que rompen cualquier estereotipo. No existe el determinismo biológico. Pero eso no significa que las categorías “masculino” y “femenino” dejen de ser útiles al explicar el comportamiento social. Lo son, para bien a veces, y para mal en otras ocasiones.

Hasta aquí todo puro y santo. Ahora viene la parte dialéctica y polémica.

¿Conocéis la hipótesis de Sapir-Whorf? Viene a decir que la lengua condiciona el pensamiento. En su forma débil es una obviedad. Se suele citar como ejemplo que los esquimales tienen una gran cantidad de palabras para denotar la nieve, porque deben poder reconocer muchos tipos de ella para poder sobrevivir. Claro. Si un concepto se lexicaliza, se vuelve más accesible al pensamiento. Quiero decir: es casi imposible razonar sobre un tema complejo sin el vocabulario apropiado.

La forma fuerte de la hipótesis de Sapir-Whorf explica que diferentes construcciones lingüísticas condicionan la manera de ver el mundo. Así, por ejemplo, el uso del masculino gramatical para denotar a una audiencia mixta de género induciría machismo en los hablantes y las hablantes. ¿Es cierto eso? Veamos la evidencia empírica.

El inglés es una lengua con una escasa distinción de género, a diferencia de las lenguas romances. En castellano políticamente correcto hay que decir “todos y todas vamos al congreso”; en inglés se dice “we all go to the parliament”. Por lo tanto, si la hipótesis de Sapir-Whorf fuera cierta, los angloparlantes y las angloparlantes serían menos sexistas que los y las hispanohablantes. La evidencia nos dice que no es así. Un caso aún más obvio, el chino. Carece totalmente de distinción de género en la lengua hablada (y un mero apunte anecdótico en la escrita). ¿Es la cultura china menos sexista que la española? No lo creo.

El caso es que los hispanohablantes no asociamos el género gramatical al sexo. En castellano decimos “la flor” y “la leche”, y habrá quien piense que es muy apropiado que esos sustantivos tengan género femenino. Pero en italiano, una lengua hermana de la nuestra, dicen “il fiore” e “il latte” (en masculino) y se quedan tan panchos. ¿Somos los italianos menos conscientes del origen de la leche? Creo que no. En castellano decimos “la polla” y “el coño”, y nos quedamos tan anchos… El género gramatical sólo está asociado al sexo en un porcentaje pequeño de sus usos.

En un momento dado, algunas asambleas 15M se enfrentaron a un ataque de intolerancia lingüística. Afortunadamente, se han superado con éxito, aunque no sin dificultad. El pseudo-feminismo, junto con el nacionalismo, han sido siempre herramientas de división de la clase trabajadora, divide et impera. En la línea de “La vida de Brian”, gran película, podríamos llamarlo el “efecto frente-popular-de-judea” (¡disidentes, disidentes!) En concreto, se dijo que el “lenguaje no inclusivo” (esto es, decir “todos” en lugar de “todos y todas”) ejercía violencia sobre las mujeres. Gente muy válida y comprometida llegó a sentirse excluida en algún momento… por esta acusación. ¿Por qué no podemos hablar, al dirigirnos a toda la asamblea, como cuando hablamos entre nosotros? ¿Por qué se acusa de sexista a quien lo hace? Debido a la influencia que, supuesamente, ejerce la lengua en el pensamiento, la hipótesis de Sapir-Whorf. Una vez demostrada la inexistencia empírica de esta conexión, la acusación de violencia sexista resulta ridícula y corrosiva para el movimiento. Leed este texto, escrito por una mujer, que me llegó vía Alejandro y contiene un análisis mucho más en profundidad.

Además, ¿es “todos y todas” menos sexista que “todos” a secas? Imaginad una lengua L en la que, al hablar de una mezcla de personas blancas y negras la norma dictara que hay que decir “los blancos”. E imaginad ahora a algún ilustrado que afirmara que todo lo que no fuera decir “los blancos y los negros” fuera violencia racista. ¿¡No sería mejor inventar la palabra “persona”!?  “Todos y todas” atrae atención sobre la diferencia, que normalmente es irrelevante en el discurso en cuestión. Podemos, si queremos, si lo consideramos necesario, inventar el neutro en castellano. ¿Por qué no? “Vayamos todes al parlamento”. “Les compañeres que lo deseen pueden venir con sus hijes”. Se trataría de una posible reforma al mismo nivel que la propuesta por García Márquez de racionalización de la ortografía. No son problemas prioritarios, aunque a los poderosos les encantaría que nos lo pareciera.

Sexismo es que la conciliación de la vida familiar y laboral grave fundamentalmente a las mujeres. Sexismo es que no haya guarderías públicas. Sexismo es que las mujeres tengan que estar 5 kg por debajo de su peso ideal si quieren realizarse afectiva y sexualmente. Sexismo es inducir miedo a no salir sola por la noche. Sexismo es querer convencer a las chicas de que son “menos brillantes, pero más estudiosas” que los chicos. Mi vecino, usando un lenguaje muy inclusivo, me ilustró sobre la que a su entender era la naturaleza real de los impulsos que pueden llevar a una mujer a acampar en la Plaza Catalunya. Luchemos contra el sexismo real, por favor,  y luchemos contra el efecto frente-popular-de-judea. Ah, y violencia son las fotos de arriba.

Anuncios

Publicado el junio 22, 2011 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 17 comentarios.

  1. Escuchar a 1750 indignados #spanishrevolution #15M INFORMAROS Y VOTAD http://clearrevolution.blogspot.com

  2. Ideológicamente de acuerdo… pero…¿cuál es la evidencia empírica de que los hispanohablantes somos igual o menos sexistas que los angloparlantes? ¿Y como sabemos si los chinohablantes son menos o más sexistas? ¿No hay, por otra parte, otros factores que inciden poderosamente, como el hecho de que China sea una ‘cultura milenaria’ en la que determinados comportamientos llevan consolidándose durante muchos siglos más que los nuestros, por ejemplo? Es decir, que las conclusiones del artículo para mí son correctas pero yo lo digo con tan poca base científica como el articulista… Digamos que me apoyo puramente en mi simpatía ideológica con la propuesta central.

  3. Horacio, interesante apunte. No intentaba hacer un análisis exhaustivo del tema, como te podrás figurar. Pero el hecho es que no veo correlación alguna entre el tratamiento del género en una lengua y las actitudes del pueblo que lo habla. Hay otro argumento, el diacrónico: las sociedades avanzan en el tiempo mucho más rápido de lo que avanzan las lenguas. Europa en el siglo XVI era mucho más machista que hoy en día, y las lenguas son totalmente iguales a ese respecto. En términos matemáticos: un diagrama que reflejara el “grado de sexismo lingüístico” frente al “grado de sexismo social” con distintas sociedades a lo largo de la historia daría correlación compatible con cero 🙂

  4. TELEMADRID, la RAZÓN e INTERECONOMÍA, y el DIPUTADO CIEGO, cazados vergonzosamente MANIPULANDO sobre el movimiento 15 de mayo!!!! REFLEXIONA!!!!

    https://planetagea.wordpress.com/2011/06/22/telemadrid-la-razon-e-intereconomia-cazados-vergonzosamente-manipulando-sobre-el-movimiento-15-de-mayo-reflexiona/

  5. Coincido en lineas generales con lo que se expone en este artículo sobre el lenguaje. Sigo los artículos de Pérez-Reverte en el semanal y recomiendo la lectura de éste especialmente: http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/594/cediendo-el-paso-o-no/

    Lo de la influencia en las manifestaciones… ya es harina de otro costal. La verdad es que estoy bastante harto de que se me culpe, como hombre, de muchas cosas que yo no he hecho ni haré. De lo que denominan “el machismo histórico, machismo en el lenguaje” y cosas por el estilo. Estoy harto de que cualquier cosa buena pueda ser achacada a que hay muchas mujeres haciéndola, o a que hay más que antes, y cualquier cosa mala a que no se deja que lo hagan las mujeres.
    No se puede decir que una mujer descargando camiones es más ineficiente que un hombre, porque eres machista.
    Sí se puede decir que una mujer es más eficiente que un hombre llevando la contabilidad porque son más ordenadas, en ese caso eres un tío guay que reconoce las cosas.
    Resulta que si el 75% de los estudiantes de medicina son mujeres es la leche, pero si el 75% de los estudiantes de ingeniería son hombres es por el machismo y hay que acabar con esa situación.
    Hoy en día incluso existen leyes que nos discriminan y que permiten que la palabra de un hombre contra la de una mujer tenga menos valor ante un juez. Si te pega una mujer te quedas con la ostia, porque si denuncias eres un marica (además vas a perder el juicio) y si se la devuelves eres un maltratador y vas a la cárcel. Si te pega un hombre puedes devolvérsela o denunciarle, o las dos cosas, en cualquier caso eres una valiente y si él te denuncia también vas a ganar el juicio y él va a ir a la cárcel.

    No soy machista ni feminista, estoy en contra de ambos conceptos. Prefiero abogar por el sentido común, reconocer las diferencias y ser realista. Lo ideal no es que seamos iguales, lo ideal es que nos complementemos perfectamente y a gusto de ambos.

  6. Interesante comentario, Lightbringer. Efectivamente, para empezar, no es lo mismo ser iguales que tener los mismos derechos, y es lo segundo a lo que aspiramos. El término “feminista” está mal elegido, por parecer simétrico de “machista”. Voy a optar por “anti-sexista” en este comentario y todos en paz…

    No me gusta que el 75% de los estudiantes de medicina sean mujeres, ni que el 75% de los estudiantes de ingeniería sean varones. Es una opción personal, soy anti-sexista y eso significa que lucho para que las diferencias entre los géneros (que las hay, y me encantan) no influyan, por ejemplo, en el ámbito laboral. Además, como es cierto que las mujeres han estado subrepresentadas en muchos campos, hombre, pues siempre te alegra cuando ves que no es así. Es un sentimiento que provoca el ver a David venciendo a Goliath, pero sabemos que no es lo que debería ocurrir a largo plazo, porque si no, David se convierte en Goliath.

    En cuanto a la ley de violencia de género, tengo algo muy polémico que decir. Creo que la gente que está en contra de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres ha inventado un arma maravillosa: una ley caricaturesca que nos está haciendo retroceder. La ley de violencia de género es machista. No feminista, y desde luego no anti-sexista. Parece que ataca a los hombres, porque hace que, como dices, aparezcan desprotegidos legalmente. Pero, en realidad, se burla de las mujeres, las trata como a niñas pequeñas, las infantiliza, permite que algunas de ellas se aprovechen de la situación, dejando mal a todas y haciendo que la sociedad pierda el respeto por su lucha. Sobre todo, me parece muy irrespetuosa con todas las personas, mujeres sobre todo, pero también hombres y niños, sometidos a violencia doméstica.

    Lightbringer, no creo que las diferencias biológicas sean las que marquen las diferencias de carácter, pero sí creo que mujeres y hombres, en la sociedad europea del siglo XXI, tenemos caracteres y valores diferentes, por nuestra historia. Y me gusta que en mi vida haya muchas mujeres. Y me gusta que las mujeres se metan en política, en el buen sentido.

  7. Yo pienso igual que él, estoy harto de todo tipo de discriminación (incluida la positiva), luchar por la igualdad esta bien, pero hay que discernir que aunque seamos todos y todas (remarcando el absurdo de algunas) somos individuos y individuas de una misma especie, y como tal tenemos las mismas aptitudes innatas. Si frente a una misma situación una persona y un persono pueden actuar con la misma corrección y por lo tanto tienen que ser valoradas por igual con respecto a dicha situación.

    Me niego a ensalzar algo en lo que haya mujeres o hombres por el hecho de pertenecer a un sexo u otro. Si está bien hecho demuestra la capacidad de las personas que lo han realizado y en caso contrario su incompetencia. Es natural admirar algo bien hecho sea quién sea su artífice. Pero también es natural admitir las diferencias entre diferentes sectores de individuos y digo bien sectores, porque no sólo es aplicable a los sexos. También son diferentes (sin tener en cuenta el sexo): un niño, un adolescente, un adulto y un anciano (aunque también es adulto).

    En un programa de Redes se hablo de la diferencia de los sexos, se indico que la diferencia de las medias de las aptitudes es pequeña, en unas sobresalen (un poco más, según la media) ellos más que ellas y viceversa. Pero la diferencia importante no esta en si en el promedio sino en la distribución: mientras que las mujeres tienen una distribución “concentrada” en torno al promedio en los hombres hay mayor dispersión. Una conclusión que muchos se niegan a ver es referida a la mejor estatus social. Es verdad que hay muchos más hombres que mujeres poderosos-ricos, pero nadie habla de que también hay más delincuentes hombres que mujeres.¿Habría que buscar también esa igualdad?¿O es mejor seguir juzgando al individu@ por sus hechos sin tener en cuenta su sexo?

  8. Alzacon, gracias por tu comentario y por darme la oportunidad de explicar mi posición al respecto un poco mejor 🙂

    En efecto, creo que la diferencia biológica entre hombres y mujeres, que es obvia y me encanta, no alcanza al cerebro. El cerebro humano sano es un órgano tan complejo y plástico que no admite diferencias genéticas de ningún tipo. Todas son culturales.

    Pero las diferencias culturales existen. Ellas son educadas de manera diferente a nosotros, existe un carácter femenino, aunque es coyuntural, y se debe sólo a nuestra historia. Ellas son más empáticas, más sociales, más verbales que nosotros. Ellas crean y mantienen la comunidad. Los hombres somos más audaces, más capaces de volar y explorar lejos del nido. Todos estos valores son positivos en principio.

    ¿Cuál es mi deseo? Como he dicho antes, soy anti-sexista. Me gustaría que los hombres y las mujeres aprendiéramos los puntos buenos del sexo opuesto. Los hombres y mujeres de nuestra generación están ya mucho más cerca de lo que lo estaban nuestros padres o nuestros abuelos. Hoy en día, es normal tener amigos o amigas auténticos del sexo opuesto, nos conocemos mejor y comenzamos a crear un carácter andrógino que, espero, tomará lo mejor de las dos tradiciones.

    Pero, volviendo al 15M, la revolución es tradicionalmente cosa de hombres. Claro, es volar del nido y explorar, arriesgar el pellejo. Esta vez, no, y me alegro, porque eso hace mucho más probable que la revolución salga adelante. Esta revolución está creando comunidad a medida que avanza. No sólo por tener una neta mayoría femenina, sino porque los hombres somos más empáticos hoy que hace 20 años. Chicas revolucionarias y chicos comunitarios… aliquid novum sub sole, hay algo nuevo bajo el sol… 😉

  9. La hipótesis SW la “deconstruye”, la hace polvo vamos, Pinker en varios de sus libros, en especial La tabla rasa. Con respecto a la introducción de un género neutro lo lleva proponiendo Jesús Mosterín, en sus libros sobre Filosofía del lenguaje, hace lustros, por ejemplo lo de “persone”. Sería, como indicas, una solución “regreso al futuro”. Veo más bien que lo que sucederá es que el género elegido se adecuará al contexto. En un aula de Medicina con una mayoría de mujeres se elegirá el “Todas ustedes” y una de ingeniería el “Todos ustedes”. Y en paz.

    Respecto a que no haya diferencias entre el cerebro femenino y el masculino es recomendable que leas a Louan Brizendine (o que veas el par de entrevistas que le ha hecho Punset). Lo mismo que has conseguido escapar a la hipótesis SW respecto de las lenguas tienes que escapar al existencialismo humanista de Sartre (aquello de que en el hombre “la existencia precede a la esencia” o aquello de Heidegger sobre el “Dasein”) respecto de la preeminecia absoluta de la nurture sobre la nature. El cuerpo humano es por defecto femenino (¿eres hombre? mírate los pezones) pero sobre todo por el cableado, celular y neuronal, que se desarrolla durante el embarazo algunos nos apartamos de nuestro “destino biológico de mujer” y nos hacemos, más o menos, ay, hombres.

    Saludos

  10. Bienvenido al blog, Santiago. Veo que coincidimos en cuanto a la hipótesis de SW, y que a ambos nos gusta Mosterín, y me alegro 🙂 Diferimos en el debate nature-nurture, en cambio. Mi argumento principal es que hemos cambiado tanto en nuestra forma de pensar y de actuar a lo largo de la historia que cuesta creer que haya algún aspecto de la conducta humana que sea biológicamente determinado. No soy sartreano, en absoluto, pero coincido con él en este aspecto.

    BTW, enhorabuena por tu blog. Aunque seamos bastante opuestos ideológicamente, encuentro que eres capaz de ver los dos lados de la calle, al revés que la mayoría… Espero que sigamos interactuando. Un abrazo.

  11. Lo mismo te digo. Soy lo que denominas un liberal-económico (de esos que como Esperanza Aguirre, o Hayek o Friedman o Revel o… piensan que la libertad no se compartimenta, así que también liberal-político) en uno de tus post pero aunque en desacuerdo será un placer seguir tu blog y tus razonamientos (se nota que eres físico! 😉 aunque también me ha dado la impresión de que la forma de pensar estándar de los físicos, y los ingenieros, les “incapacita” para comprender la realidad económica y el mercado… pero eso nos llevaría muy lejos)

    En la relación nature-nurture no creo que haya determinado por ninguna parte sino una relación de interacción mutua. Aunque lo biológico (no reducible a lo genético, sino teniendo también en cuenta factores ambientales, hormonales y nutricionales) sí que me parece cada vez más importante. Por cierto, Brizendine comenta como la distinción entre un cerebro “femenino” y otro “masculino” fue una conquista “feminista”, en cuanto que cuando ella estudiaba neurología se daba por supuesto que sólo había un modelo de cerebro y, qué casualidad, el que se estudiaba era el que luego resultó ser fundamentalmente el masculino (con todas las comillas y precauciones que se quiera)

    Leyendo a Peter Singer, y sus esfuezos para que la izquierda asuma a Darwin dentro de sus planteamientos, me daba la impresión, por lo que él contaba, que el problema de la izquierda con lo biológico viene dado por una equiparación espuria entre “determinación biológica” y política de derecha. Pero el mismo Singer o Sloterdijk han protestado contra tal identificación porque, por ejemplo, en el asunto de la homosexualidad, si la orientación sexual estuviera marcada por un condicionamiento genético u hormonal entonces la vieja crítica contra los homosexuales de ser “antinaturales”, o una degeneración moral, se vendría abajo ipso facto.

    Un saludo, muy buenos tus comentarios en El País desde donde te he encontrado

  12. Sí, será un placer discutir contigo, Santiago. Para empezar, discutiría sobre el carácter liberal de Aguirre y de Friedman… 🙂 En cuanto a los físicos y la economía, tienes razón que tenemos una relación extraña. Estamos acostumbrados a teorías que tienen poder predictivo. Y cuando una teoría se muestra contraria a la evidencia, se desecha… 😉

    Estoy totalmente de acuerdo en que la relación nature-nurture es dialéctica, pero históricamente se ha puesto un peso excesivo en la nature, de modo que no me importa pecar por el otro lado… Creo, como la mayoría de los antropólogos (desde Malinowski, Mead, Levi-Strauss hasta Marvin Harris), que la cultura determina nuestra existencia mucho más allá de lo que sabemos reconocer. El patrón de comportamiento masculino y femenino depende tanto de la cultura (diacrónica y sincrónicamente) que cuesta mucho ver qué quedará a lo biológico cuando se haya dilucidado totalmente su contribución.

    En cuanto a la relación entre Darwin y la izquierda, no ha sido la deseada. Y no deja de ser curioso, porque Wallace (uno de los padres de la teoría de la evolución) era socialista. Personalmente, no tuve jamás problemas en esa línea. La razón fue haber leído tempranamente a Kropotkin, “El apoyo mutuo”. Kropotkin era un naturalista excepcional, y explica cómo en la Naturaleza la cooperación es al menos tan importante como la competencia para asegurar la supervivencia del más apto.

    No es cierto que el darwinismo implique “solo los más fuertes sobreviven”. Se puede decir “solo los más aptos sobreviven”. Pero… ¿cómo definir quiénes son los más aptos? Lo lógico es hacerlo por su capacidad de supervivencia… llegando así a una tautología: “solo los que sobreviven, sobreviven”. En realidad, el aspecto de lucha social no lo aportó el darwinismo, sino Spencer, antes aún que Darwin. Y después, una lectura torticera de “El origen de las especies” le convenció de que había encontrado un apoyo científico a sus intuiciones. No era así. El aspecto no trivial de la teoría darwiniana es la mutabilidad de las especies. A partir de ahí, las reglas de selección natural no hablan del más fuerte, ni del que mejor se reproduce… la regla de selección natural es trivial. El que sobrevive, sobrevive. El que vale, vale. Y el que no, p’a cura. 😉

  13. Ni la cultura ni la biología “determinan” nada. Esa “determinación” se le coló a Marx y llevó al traste todo su edificio teórico pasando de ser una ciencia a una ideología y una religión. Empezando por el cerebro, ese hardware biológico (metáfora, claro) sobre el que “corre” el software cultural (limitando las posibles variaciones). El condicionamiento cultural existe, claro está, pero de tus referencias, bastante viejas y obsoletas, no estás al tanto de lo que se hace actualmente en antropología identificando precisamente los universales biológicos sobre los que “corren” las diversas culturas. De Chomski a Pinker pasando por Svante Pääbo, Daniel Dennett, Richard Dawkins, Michael Gazzaniga, Paul Ekman, Dean Hamer…

    Lo que dices del darwinismo es muy revelador porque muestra la pinza, y van…, entre la extrema derecha y la extrema izquierda contra el paradigma evolucionista que les produce un rechazo instintivo por cuestiones políticas. Efectivamente Kropotkin señaló que el mecanismo de la selección natural no tenía que ser sólo de “lucha” sino también de “cooperación”. Pero eso ya estaba en Darwin!!!! salvo por ese malísimo título que eligió para su obra magna…

    Un saludo liberal en lo político, sector neoclásico, y darwiniano, rama dennettiana

  14. La determinación no es marxiana. En todo caso, yo (físico) la denominaría laplaciana. Fue Laplace quien dijo que si un demonio conociera con precisión absoluta la posición de todas las partículas en el momento presente conocería también el pasado y el futuro. Las leyes de la física determinan nuestro comportamiento… Puede ser al nivel molecular, a los diferentes niveles biológicos o al nivel social. Dennett mismo (en “The mind’s I”) lo reconoce: él es plenamente determinista. Y afirma, como yo, que es la complejidad la que da la apariencia de libre albedrío. Termina, como yo, afirmando que la apariencia de libre albedrío es lo mismo que el libre albedrío. Una vez aclarado esto, yo sigo las referencias antropológicas clásicas, que no han dejado de ser válidas. Creo que te precipitas al suponerme carencias culturales, Santiago…

    Efectivamente, Darwin mismo no asumió jamás la interpretación ultra-derechista de Spencer, y Kropotkin era plenamente consciente de este hecho. La lectura correcta de Darwin es la que hace Kropotkin, no la que hace Spencer.

    Reconozco una profundidad enorme en las ideas de Chomsky. Su clasificación de los lenguajes formales es uno de los hitos de la matemática de la computación, y realmente opino, como él, sobre la posición de las lenguas humanas en su jerarquía. Evidentemente, tenemos un hardware, que es nuestro cerebro, y este hardware está bien adaptado para un cierto tipo de gramáticas. Pero, una vez aceptada esta tesis chomskiana, hay que reconocer que las lenguas humanas son tan variadas como es concebible dentro de este esquema. Dando a entender la enorme plasticidad del cerebro humano, al menos en el sentido lingüístico. Y en todos los demás, dirían los antropólogos sociales.

    P.D.: ¿Realmente crees que Friedman era liberal? ¿Por qué apoyó a Pinochet, en ese caso?

  15. Santiago, respecto a los universales culturales, Ekman y compañía, te contaré una anécdota, más en la línea de Mead, que te resultará ilustrativa. Fue hace unos años cuando tuve, por primera vez, una india (i.e.: una mujer de la India) como compañera de despacho. Una tarde de calor le propuse (en inglés, claro está) abrir la ventana. Ella meneó la cabeza de izquierda a derecha en un gesto que a mí me pareció negativo. Ante mi extrañeza, ella volvió a hacer el gesto… Al cabo de un buen rato de desconcierto, ella me dijo que en la India, ese gesto significa “whatever”, “vale, si tú quieres”…

    ¿Hay universales culturales? Pues claro, tenemos todos el mismo hardware. Pero fíjate en esta analogía con la teoría de la computación. Todas las lavadoras marca X tienen el mismo hardware, y todas se comportan exactamente igual. Todos los PC marca X tienen el mismo hardware… pero puedo usar uno con Windows para jugar al GTA, y a otro le puedo instalar Linux y usarlo para correr simulaciones de teoría cuántica de campos. Mismo hardware, pero enorme variedad en el software. Gracias a que el hardware es suficientemente complejo y suficientemente versátil.

    Un último apunte: ser darwiniano en biología viene a ser como ser einsteiniano en física… no existe la alternativa!! 😉

  16. Machirulo, las mujeres no sólo aportan a la revolución el tener la quechua limpita y ordenada. Háztelo mirar.

  17. ¿Has leído el post? 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: