Educación, autoestima y revolución

Mi vecino está increíble. ¿A que no saben con qué me viene hoy? Pues que es normal que los acampados sean tan incívicos, viniendo de la ESO. Waw. Y eso, meses después de haberme acusado de ingenuo por pretender que se fuera a rebelar esta generación… de chicos de la ESO.

Le intento explicar, pero nada. Él sabe que he dado clases durante trece años, nueve en secundaria y cuatro en la universidad. Pero ya sabéis, hay tres temas que la gente como mi vecino arreglaría en tres patadas: la política, el fútbol y la educación. Y casi todas con métodos eucarísticos (i.e.: a hostias). Le intento explicar que, para mí, el peor problema del sistema educativo es el sistemático machaque de la autoestima de una generación de estudiantes.

¿Ha bajado el nivel educativo? Pues en promedio, creo que no. En algunas áreas, sí. Pero en inglés, por ejemplo, los chavales dan cien vueltas a mi generación. La FP ahora es una enseñanza seria, antes era un cachondeo. En matemáticas el cambio ha sido cualitativo: menos formalismo, más sentido práctico y resolución de problemas. En lengua, historia y filosofía, los muchachos tienen menos datos, pero los profesores ponen mucho más énfasis en su capacidad para razonar y poner sus ideas por escrito. Seamos entonces generosos con mi vecino: el sistema educativo puede haber reducido sus contenidos, digamos, entre un cinco y un diez por ciento. Aceptamos barco.

Pero la caída de autoestima de los estudiantes no ha sido proporcional. Los políticos y los medios se han cebado en esta generación, haciéndoles creer que la rebaja de contenidos era monumental, que no sabían hacer la “O” con un canuto. ¿Es casualidad? No, es un ataque sistemático, con objetivos políticos bien concretos… que ha terminado por fallar.

Todas las generaciones han intentado machacar a la que venía después, haciéndoles creer que valen menos. Es humano, es el miedo a que te supere gente más joven que tú. Mi generación, los nacidos en los 70, también tuvo que oír que éramos increíblemente incultos e incívicos. Mi profesor de filosofía de 3º de BUP nos hizo un test de “cultura general” que sólo aprobamos dos personas de mi clase, y nos mostró las gráficas de resultados desde hacía veinte años, para mostrarnos lo cenutrios que éramos. Pero nosotros sabíamos que éramos buenos. Ese test, le dijimos, estaba sesgado hacia conocimientos típicos de los estudiantes de otra época. Saber geografía no es conocer cuál es el tercer afluente del Duero por la izquierda, sino entender por qué las primeras civilizaciones surgieron en torno a los grandes ríos. Eso le dijimos, el hombre nos presentó batalla… y la perdió.

¿Por qué? Porque teníamos orgullo intelectual. Entonces ocurrió lo que nadie podía prever. El PSOE propuso una reforma educativa socialdemócrata que se gestionó (el PSOE y el PP) con criterios neoliberales (i.e.: sin un duro). Se metió a todos los muchachos con calzador en las aulas de los institutos… y se pretendió que el profesorado hiciera milagros. No contentos con eso, se comenzó una campaña de desprestigio de la calidad del sistema educativo, campaña que hizo más daño aún que la propia falta de dinero, porque los estudiantes, creyendo que sus estudios no sirven para nada… ¿por qué se van a esforzar? La aceptación social de la dificultad de los estudios es una fuente importantísima de motivación.

Imaginaos estudiando una asignatura difícil, y encima teniendo que escuchar que el nivel es bajísimo, que esto que te resulta tan duro, en realidad es elemental en comparación con lo que estudiaban tus padres y tus profesores a tu edad. Es normal que te sientas imbécil, desmotivado y que te sea más fácil aceptar lo que dicte la sociedad para ti con las orejas gachas. Al fin y al cabo, ellos saben más que yo, ¿no? Una generación sin autoestima intelectual es una generación gobernable.

Hace cinco años, eso no era un problema. Los muchachos se iban del instituto y encontraban trabajo a su misma puerta. Trabajos mal pagados, sí, pero si vives en casa de tus padres, ¿qué importa? Mientras mamá me lave la ropa hasta los 30… Por lo tanto, nadie se preocupaba por su autoestima intelectual, el diabólico plan de aborregamiento funcionaba.

Pero estiraron demasiado la cuerda, el paro juvenil subió hasta el 40%… y ha ocurrido lo impensable, la generación de la ESO ha despertado!! Y ahora tiene un motivo de orgullo: han montado una revolución pacífica, tranquila, organizada, bien gestionada. Llevamos ya un mes, y el número de episodios violentos es despreciable, a pesar de mil provocaciones. Las asambleas han producido y difundido miles de ideas interesantes… Con sus fallos, sí, pero seamos honestos: ¿quién imaginó tantísimos éxitos? Ya no es la generación de la ESO, sino la que acampó el 15M.

Paso ya de mi vecino… dedico este post a mis alumnos y ex-alumnos. Y quiero terminar con un consejo para mis compañeros profes. Decid a vuestros alumnos: “Esto es difícil, esta asignatura es dura, y no os voy a regalar nada. Pero lo vais a conseguir, porque sois buenos, y porque tenéis el mejor profesor”. 

¿Mis tiempos? ¡Éstos son mis tiempos!

Anuncios

Publicado el junio 16, 2011 en Uncategorized y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 22 comentarios.

  1. Soy de la opinion de que todo es facil o dificil en funcion de las ganas que le pongas. Lamentablemente muy poca gente es capaz de hacer atractivas las asignaturas y las tareas en general. Por otro lado el hecho de que los padres consideren que los niños son gilipollas y les traten como tales en lugar de como personas hace mucho daño a la curiosidad, que es en definitiva lo que marca que alguien quiera aprender o no. Sigo reivindicando los programas de mi infancia como Erase una vez la vida o el mundo de Beackman en lugar de lo que sea que echen por la tv ahora.
    Suerte.

  2. Totalmente de acuerdo, Erynus. La clave no es darles cosas fáciles, sino cosas tan atractivas que no les importe que sean difíciles. Las clases aburridas son injustificables. Las clases que castran el contenido para convertirlo en fácil, sí.

  3. te puedes permitir el lujo de hacer una clase aburrida si el contenido es altamente atractivo, claro que no estoy segura de que se con buen material sea aburrido nada.
    aparte del desprestigio que tienen los estudiantes sobre si mismos se te olvida que también ha tocado a los profesores, si la sociedad piensa que mi trabajo no tiene sentido ya que las nuevas generaciones son cada vez peores ¿para qué me voy a esforzar con contenidos más elaborados? y es allí donde se cierra el circulo perfecto, estudiantes desmotivados que desmotivan a profesores que desmotivan a los estudiantes… por suerte a veces hay fugas por todas partes 🙂

  4. Muy bien apuntado, la desmotivación de los profesores y el círculo vicioso… En cuanto a las fugas del sistema, en realidad creo que son imprescindibles para el propio funcionamiento. Si el sistema de desmotivación fuera perfecto, si los muchachos no encontraran un solo profesor que les motivara, se iría al cuerno todo. Por eso las toleran… pero vamos a pasar de tener fugas a un Chernobyl… 😉

  5. Tiene usted la facultad de escribir cosas que me incitan a escribir comentarios interminables. Acabo de borrar un párrafo de unas 50 líneas, espero poder resumir a continuación:
    Yo pasé por la ESO. Yo aborrezco la LOGSE y reconozco que me ha producido carencias, algunas de las cuales he compensado en la universidad y otras no se van a poder compensar jamás (por ejemplo ortografía ¡Qué sería de mí sin el corrector de word!). Por otra parte reconozco que algunos de mis profesores del colegio también lograron que la LOGSE se notara menos y me motivaron bastante, especialmente los de letras y cuando se salían del temario (cosa que a algunos de mis compañeros sacaba de quicio), consiguiendo que alcanzara un nivel aceptable.
    En ciencias la LOGSE fue mucho más dañina. Cuando entré en la escuela de ingenieros me costó como cosa de un año empezar a enterarme de algo.
    Considero un error fundamental de la educación que no se enseñe economía como asignatura obligatoria en 4º de la ESO y en bachillerato.
    Me dejo muchas más cosas en el tintero, pero simplemente añadiré que la culpa no es de los estudiantes de LOGSE, nosotros somos las víctimas de los que no tuvieron que soportar ese sistema y lo implantaron.

  6. ¡No me llames de usted! 🙂 🙂 Soy más viejo que tú (lo he sabido al leer tu post), pero no tanto… Y me alegro de que mis posts te provoquen comentarios largos!!

    Yo estudié BUP + COU, comencé a dar clases de secundaria en 1996, e impartí BUP y COU, justo cuando comenzaba la LOGSE, de manera que viví la transición como profe. Creo que los chicos LOGSE tenéis idealizado el sistema educativo que os precedió. ¿Problemas al entrar en ingeniería? ¡Dioses, como es lógico! Recuerdo mis amigos que estudiaron aeronáutica o industriales, lo desesperados que estaban. ¿Ortografía? Un compañero mío, en físicas, corregía las faltas de los profesores… recuerdo un glorioso “podéis pasar a recojer las prácticas” que me hizo daño a los ojos. De un profesor de las facultad de ciencias físicas… Ains.

    En cualquier caso, ése era el objetivo de mi post: por supuesto, no tenéis la culpa. Os han destrozado la autoestima intelectual. En mi opinión, con poco motivo.

    Como dijo aquel sabio, con Franco… éramos más jóvenes. 😉 Siempre ha habido lucha generacional, pero la generación anterior a la mía inventó la bomba atómica en forma de ley de educación… La LOGSE no era mala en diseño original, para nada. Ampliaba la educación obligatoria, creaba una FP decente… La asignatura de economía que propugnas, se creó en bachillerato. El problema fue la implementación, hecha sin un duro, destrozando la autoestima del alumnado y el profesorado.

  7. No estoy de acuerdo con lo de que se dinamite la autoestima. Yo fui coballa de la LOGSE porque pase de 8º de EGB a 3º ESO y tras terminar la ESO pasar a Bachillerato y superar selectividad para cursar mi lincenciatura.Y el problema no es la baja autoestima es la falta de criterio, porque tener autoestima alta no es indicativo de tener razón aunque si ayude a intentar plantar cara a defender nuestra postura.

    Por mi experiencia puedo decir que mi breve vivencia en los cursos de la ESO fueron prácticamente un paseo, el asunto cambio al entrar en bachillerato la cosa fue más dificil. Tu vecino dice medias verdades porque la ESO es una forma de atar a los que no quieran estudiar hasta los 16 años y por eso se baja el nivel para que vayan pasando curso en detrimento del resto, pero de ahi a que todos los que hayamos pasado por la ESO seamos borregos…

    El problema del “aborregamiento” más que en el sitema educativo (como tal) está en la sociedad.

  8. Tener la autoestima alta no implica tener razón, claro que no. Pero si tienes la autoestima baja, aunque tengas razón, cualquier argumento te hará dudar. Sobre todo si proviene de los egresados de un sistema educativo que afirman fue muy superior al tuyo… En realidad, creo que estamos bastante de acuerdo.

    No es cierto que los que habéis pasado por la ESO seáis borregos, por supuesto. Pero sí es cierto que he visto demasiado estudiante brillante acomplejado, y ése es un espécimen que antes no existía. ¿El aborregamiento es social? Sí, y el sistema educativo es una de sus armas.

  9. la autoestima si que se ha minado con la ESO, o al menos en sus primeros años de implantación.

    dando clase en la universidad, laboratorio de física a ingenieros, tuve grupos mixtos, parte de los alumnos venían de BUP+COU y otros de ESO+bachillerato, a la hora de corregir los trabajos no podrías distinguir cuales eran unos u otros pero fueron los alumnos que venían de ESO los que me decían “pero no seas tan dura con nosotros, al fin y al cabo venimos de ESO”

    una cosa es que tu profesor te diga que estás en el peor grupo de estudiantes que ha tenido en los 20 años que lleva dando clase, eso no te afecta y sabes que lo dijo el año anterior y que lo dirá al siguiente, pero cuando los medios de comunicación te lo dicen y repiten hasta la saciedad, hay que estar muy seguro de uno mismo para no acabar creyéndolo y pedir compasión por el sistema educativo que ha tocado vivir.

  10. “pero no seas tan dura con nosotros, al fin y al cabo venimos de ESO”… esa frase es tremenda! Y, la verdad, resume mi post…

  11. el sistema anterior no garantizó la ortografía, te lo aseguro en carne propia.

  12. Una cosa es tener problemas y otra cosa es no enterarse de nada durante un año (excepto en Dibujo Tecnico, gracias al profesor del colegio). También tengo que decir que la culpa no era solo de la LOGSE, sino también de los profesores de la universidad, que les importaba una mierda lo que supiéramos o dejáramos de saber, solo les importaba dar clase y largarse a sus despachos a hacer como que trabajaban. El de cálculo I concretamente nos dijo “yo no estoy aquí para luchar contra el fracaso escolar, estoy aquí para dar cálculo I”.

    Y no estoy idealizando el sistema anterior, puede que fuera peor que la LOGSE, no lo sé, solo estoy diciendo que la LOGSE tiene unos agujeros enormes que deben ser tapados.

    En cuanto a lo de mi autoestima, me la han destrozado (aunque solo sea parcialmente) mucho más en la universidad a base de palos que en el colegio, en donde todo iba bien y no tenía nunca miedo a examinarme porque aprobaba casi sin hacer nada y con buenas notas.

  13. Esa es una peculiaridad de las escuelas de ingeniería, y te lo dice alguien que (surprise) da clase de cálculo I a ingenieros industriales en la UC3M 🙂 Yo estudié físicas. Mi carrera es dura porque el contenido es difícil, nada más. En ingeniería el contenido no es más difícil (más bien diría al revés), pero se pone sistemáticamente a los alumnos dificultades innecesarias, para mantener el espíritu de cuerpo. Pasaste de la educación “qué-fácil-es-todo” al elitismo espúreo de las escuelas de ingeniería… Ufff!

  14. trstcronopia, no sé si te das cuenta de que me estas dando la razón. Si no encuentras diferencia en los informes pues será que tienen la autoestima suficiente para saber que pueden hacer lo que les piden, pero con la frase demuestran que no tiene el criterio suficiente para saber que en la universidad se exige mucho más que en el instituto y en la escuela. Y esto es debido a que como el incremento progresivo de exigencia se vio truncado por la introducción de la ESO. En la ESO los que estudian pasan facilmente y los que les cuesta o no se aplican nada se encuentran con esa “ayuda” para terminar. Y la influencia desde la sociedad sólo influye en la excusa, porque a todos nos gusta obtener más por menos y para que molestarse en buscar a dar otra excusa si ya te la dan.

    javirl , los dos comentarios (el tuyo y el mio) son idénticos salvo la excepción que añades sobre el sistema educativo como un arma de la sociedad.

    No generalicemos como tú vecino, aunque por desgracia parece que tiende a ser cada vez más cierta por culpa de tanta facilidad en la LOGSE.

  15. Madre mía, eso sí que no me lo esperaba, no me libro de los profesores ni en los blogs xDD.

    No es que quiera acaparar toda la atención de la entrada, pero la cosa se pone interesante de narices, al menos para mí. En cuanto a lo de economía, no esperaba que fueras profesor de universidad, porque si algún alumno de mi universidad (la de Valladolid) hubiera planteado la cuestión de la pendiente al revés en las curvas de los mercados en un examen simplemente le habrían puesto un 0 mis queridos profesores.

    De aquí en adelante podré complicar un poco más mis argumentaciones cuando discutamos xD.

    Y eso sí, no sé si encontrarás por mi blog alguna alusión a los profesores de universidad (empezé con el blog hace 6 años, lo fui dejando progresivamente y lo he retomado éste), no te lo tomes como algo personal, si hubieras sido alumno de mi escuela lo comprenderías. Para que te hagas una idea, hace tres años nuestro hobbie en los descansos de la sala de estudio era planificar atentados terroristas contra la escuela (que no llegamos a perpetrar, gracias a Dios). Ahora tengo menos rencor, porque ya es seguro que termino en menos de un año, y creo que simplemente me limitaría a sonreír si alguien los perpetrara de verdad en vez de montar una fiesta.
    Que conste que a algún que otro profesor (no superan el 25%) le saco de la generalización y le avisaría antes de la explosión para que saliera del edificio.

    NOTA (añádase cierto tono de humor negro, no sea que alguien lo tome todo en sentido literal y se crea que soy de la ETA).

  16. discrepo contigo. tienen la capacidad para hacer lo que se les pide, la frase solo demuestra la falta de autoestima, o al menos bajo mi punto de vista.
    yo y mis compañeros íbamos “sobraos” y a veces sin motivo real, mis alumnos muchas veces llegan acomplejados, o se les consigue acomplejar en la uni, y no tienen motivo de ello.

  17. Tranquilo, lightbringer, que no me he pasado al lado oscuro!! 🙂 🙂 Quiero decir, entiendo perfectamente el cabreo que tienen los alumnos con algunos de sus profesores. Yo he sentido lo mismo. En algún caso puntual he entendido mejor al profesor en cuestión con el paso del tiempo. En otros casos, ha sido al revés y mi animadversión se ha incrementado… Hay gente que parece disfrutar haciendo a los demás sentir una mierda. Pero esa gente tiene siempre algo en común: ellos mismos se sienten una mierda. Y, normalmente, por motivos muy justificados 😉 Quien tiene la autoestima alta de verdad no es jamás cruel, y menos con la gente que está a su cargo (alumnos, empleados, etc.)

  18. Alzacon, tienes razón, diferimos en muy poco. Pero hay otro punto: realmente, yo creo que la bajada de nivel educativo ha sido muy suave. Y, si contamos el nivel promedio de toda la población, inexistente. En cualquier caso, no justifica la reacción psicológica que describo en el post y que luego se ha reforzado en los comentarios. Tanto por parte de alumnos como de profes.

  19. Perdoname por tozudez que quizás nos lleve a una conversación sin fin, pero no puedo remediarlo. Las cuestiones psicológicas son complejas porque nos influye mucho el entorno social (donde entra el sistema educativo obviamente), o mejor dicho somos reflejo en parte de nuestro entorno. Y si en nuestro entorno se potencian o dejan de potenciar unos valores seremos, inconscientemente, de tal manera.

    Lo del nivel educativo yo hablo desde mi experiencia, siendo un estudiante no muy aplicado pero que avanzaba con buenos resultados.

  20. En realidad, el punto de desacuerdo es pequeño. Hay miles de mecanismos de condicionamiento social: la tele, la moda, la publicidad, el fútbol, las campañas electorales… Mi única tesis es que el sistema educativo tiene una influencia nada desdeñable. No es lo mismo haber empezado tus primeros años de vida con éxitos o con fracasos. No es lo mismo tener la conciencia de ser una generación más preparada que las anteriores, o peor. Nosotros fuimos los “JASP” (jóvenes, aunque sobradamente preparados, como decía un anuncio). La generación siguiente… no.

  21. Añadiré una frase que dijo nuestro bendito profesor de Cálculo I:
    “Yo no estoy aquí para combatir el fracaso escolar, yo estoy aquí para dar Cálculo I, me saqué una oposición en su momento y ya tengo la vida resuelta”

    Vamos, peor aún.

  22. Hay años de servicio que merecen años de cárcel…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: