¿Para qué sirve el paro?

¿Para qué sirve el paro? Es una extraña pregunta, parece similar a preguntar para qué sirven los huracanes o el cáncer. Se nos ha hecho creer que el paro es un accidente de la Naturaleza. Si es así, la respuesta es obvia: no sirve para nada.

La explicación usual sobre el origen del paro está en la rigidez del mercado de trabajo: el excesivo poder de los sindicatos hace que sea muy caro contratar y muy difícil despedir. Los empresarios, en estas condiciones, no usarán su dinero para crear empleo. Esta explicación es cierta y falsa a la vez. Empíricamente, hay muy escasa correlación entre protección social y desempleo. Así que, en sentido estricto, es falsa. Pero apunta fuertemente a la explicación verdadera: el paro es el chantaje que los empresarios usan para que los trabajadores sean dóciles.

¿Por qué los empresarios y el PP hablan tanto de paro? ¿Porque les importa? Si así fuera, no estarían despidiendo empleados públicos de continuo. No. El paro es la pistola que los de arriba están poniendo de continuo sobre nuestra sien. Hablan continuamente de ella para que no se nos olvide el chantaje al que nos están sometiendo. Y el chantaje es: desmontad el estado del bienestar o hundiremos el país.

“Con la que está cayendo” es la frase más repetida en los últimos años. Decidme si os suenan:

- Me obligan a hacer horas extras gratis, pero… ¡cualquiera protesta con la que está cayendo!

- He cogido un trabajo en otra ciudad. Dejo a mi familia y a mis amigos, pero… ¡cualquiera renuncia a un empleo con la que está cayendo!

- Me han reducido las horas nominales, y el resto me lo pagan en negro. ¡Pero cualquiera dice nada, con la que está cayendo!

¿Sigo?

Hace unas semanas discutíamos aquí de la teoría laboral del valor. En cualquier intercambio justo de bienes o servicios, cambiamos cantidades iguales de trabajo humano. Yo friego los cacharros y tú planchas la ropa. Veinte minutos de tu tiempo por veinte minutos del mío. Pero la gente acepta de contiuo tratos “injustos”, y por distintos motivos. Uno de ellos es porque la relación vaya más allá de la justicia: los padres no son justos con los hijos, sino buenos. Otro motivo posible es el uso o amenaza de la fuerza: históricamente, la diferencia entre la piratería y el comercio ha sido sólo de grado. El último motivo importante es la imperiosa necesidad de una de las partes: si te mueres de hambre, puede que aceptes un trato muy injusto a cambio de un plato de comida.

Consideremos a un trabajador que fabrica bombillas. Al terminar cada jornada, entrega las bombillas fabricadas al dueño de la fábrica. El valor de lo que entrega está claro: ocho horas de trabajo. El dueño, en compensación, le entrega su jornal. El dueño, a continuación, lleva las bombillas al mercado, donde las vende por un cierto precio. Os recuerdo que al empresario le importan un pito las bombillas. El único objetivo de la empresa capitalista es obtener beneficios. Lo mismo le da producir bombillas o quesos manchegos. Para el empresario, el valor real del producto es irrelevante. Desde su punto de vista, hay una salida de dinero y una entrada. Se paga un jornal, se cobra un precio. Si la diferencia es positiva, todo está bien, hemos hecho un beneficio. Pero desde nuestro punto de vista podemos afirmar que el beneficio obligatoriamente proviene de un intercambio injusto. Puede que el jornal pagado sea inferior al valor producido. O puede que el precio cobrado sea superior a dicho valor. O las dos cosas, claro.

Sin duda, hay productos que se venden por encima de su valor. Todos los de Mac, sin ir más lejos ;). O los pisos durante la burbuja inmobiliaria (y seguramente ahora). Pero, en la mayoría de los casos, la competencia entre empresas hace complicado estafar a los consumidores de continuo. En este texto nos centraremos en la parte laboral de la estafa.

La diferencia entre el valor producido y el jornal recibido por el trabajador se llama plusvalía, y constituye la principal fuente de beneficio empresarial. ¿Por qué acepta el trabajador un intercambio injusto? Por necesidad. Mucha más necesidad tiene el trabajador de un empleo que el empresario de un trabajador. Imagina que hubiera un único panadero y un único productor de relojes de cuco, que eres tú. El panadero quiere un reloj de cuco, y tú quieres pan. Pero él tiene una posición negociadora mucho más fuerte que la tuya, porque no necesita el reloj tanto como tú necesitas el pan.

Oigo a alguien que dice: esa situación es anómala, y se resuelve cuando hay muchos productores de pan. Cierto y falso. Cuando los empresarios y los trabajadores negocian, los primeros tienen el arma más poderosa en sus manos: “si no se hace lo que queremos, retiramos el capital y os quedáis en el paro”. Los empresarios desean el beneficio, sí, pero los trabajadores necesitan el sueldo. Y los empresarios pueden resistir sin beneficio más de lo que los trabajadores pueden aguantar sin sueldo.

Venga, un ejemplo. Imaginemos un país sin paro. Y centrémonos en una de las empresas, donde se están negociando las condiciones laborales. Los trabajadores se sienten fuertes, exigen mejor sueldo, o menos horas de trabajo, o vete tú a saber qué. El empresario amenaza con retirar su capital y dejarles en el paro, pero la amenaza no surte efecto. ¿Qué puede hacer? En un sistema fascista, puede llamar a la policía. Pero en el capitalismo liberal, no puede hacer eso. Harto de negociar, decide echar al 20% a la calle. Los demás trabajadores se quedan sorprendidos y se dan cuenta de que va en serio. Rebajan un poco sus peticiones, pero no mucho. Al fin y al cabo, seguro que sus compañeros encuentran pronto empleo. Porque en ese país no hay paro.

Pero parte de la magia del sistema capitalista es que las técnicas que producen beneficios se copian enseguida. Los demás empresarios llegan a conocer las leves ventajas laborales que ha obtenido su colega y, sin necesidad de ponerse de acuerdo, deciden cada uno de ellos endurecer su posición las negociaciones sindicales. Si no aceptan sus condiciones, echarán gente a la calle.

Los trabajadores despedidos inicialmente no encuentran empleo tan fácilmente como creían, porque todas las empresas han decidido echar a gente. De repente, el miedo al desempleo se convierte en algo real. Las peticiones de los trabajadores se derrumban, aceptan lo que sea con tal de no ser los siguientes. Estamos en una crisis. En ese momento, las concesiones pueden no ser sólo laborales, sino también políticas. Esgrimiendo el miedo al paro, piden rebajas en los impuestos sobre los beneficios empresariales, o que el Estado deje de proporcionar determinados servicios gratuitamente, para poder tener nuevas oportunidades de negocio. Y en esa situación estamos ahora, a nivel mundial.

Cuando los empresarios han conseguido todos sus objetivos, vuelven a contratar de manera masiva y a crecer. No hace falta que se pongan de acuerdo para ello. Aunque la crisis les favorece mucho en el terreno laboral y legal, lo cierto es que también ellos ganan menos dinero del que podrían. Es… una inversión.

Esto es la lucha de clases. Un error habitual es imaginarla como una alianza consciente de los empresarios contra los trabajadores. No, no hay nada de eso. No hace falta. Los empresarios no suelen ser solidarios entre sí, cada uno hace lo que le conviene. Siempre se están comiendo unos a otros. Pero cuando consideran que los derechos de los trabajadores bloquean su camino hacia los beneficios, arremeten todos a una contra ellos. No. Contra nosotros. Y en ésas estamos.

About these ads

Publicado el enero 26, 2012 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 42 comentarios.

  1. Enhorabuena de nuevo javirl por la pertinencia, el enfoque y la conclusión.
    Siento venir como siempre de pepito tocap… de pepito grillo. Yo con lo de siempre: el socialismo científico.
    Marx oponía el concepto de socialismo científico a todo lo que calificaba de socialismo utópico. Insistía en la idea de que, para cambiar el mundo (que es de lo que se trata) primero hay que comprenderlo; y para eso es imprescendible la ciencia. En esto de la ciencia y su metodología no voy a opinar aquí, delante de un físico profesional, porque me ruborizo.
    Y precisamente por eso, como decía yo en tu otro post (al que pones el link), la teoría del valor marxiana no es una teoría sobre la justicia, sino sobre la sustancia en el mundo de la economía: es una teoría objetiva científica, en la que no cabe la moralidad.
    Me explico (quisiera):
    Cuando dices:

    La diferencia entre el valor producido y el jornal recibido por el trabajador se llama plusvalía, y constituye la principal fuente de beneficio empresarial. ¿Por qué acepta el trabajador un intercambio injusto?

    estás ignorando lo que Marx se hinchó a repetir una y otra vez: la explotación, la plusvalía, la diferencia entre el valor del producto y el valor del trabajo, en definitiva lo que se lleva el capitalista (en el mundo real, el capitalista y todo el que obtiene ingresos procedentes de la plusvalía, pero esta es otra historia) no procede, como imaginaban los Proudhon o Sismondi, del intercambio desigual (semejante a las actuales teorías del subdesarrollo y del intercambio desigual de Amin, Emanuel etc.), de la estafa del capitalista al obrero, de pagarle su trabajo por menos de su valor.
    La explotación, la plusvalia, procede precisamente de pagar al obrero exactamente el valor de su fuerza de trabajo. No procede de un intercambio desigual sino, precisamente, de un intercambio de equivalentes.

    Toda esta ciencia de la economía política está hecha para ser usada: es una ciencia socialmente revolucionaria. Pero es, primero y por encima de todo, una auténtica ciencia (a diferencia de toda la economía vulgar, es decir, marginalista-keynesiana) y tiene pinta, además, de estar en lo cierto (a diferencia de toda la economía sraffiana-neorricardiana)

    saludos

  2. Gracias por los ánimos, escaiguolquer! Es un placer escribir, con lectores así!! :) :)

    Es verdad que la teoría expuesta es una versión simplificada de las ideas de Marx. Alguna de las ideas que apuntas no han sido incluidas meramente por no alargar demasiado la exposición. Es cierto que Marx opinaba que el intercambio laboral “no es una estafa”, en el sentido de que el jornal es el valor de la fuerza de trabajo, es decir: el tiempo de trabajo que cuesta hacer que el trabajador se pueda volver a levantar cada mañana, pletórico de energía para consumir en su puesto de trabajo ;) El pecado del capitalismo sería, entonces, la “cosificación” del trabajo, que se considera una mercancía (alienación).

    Conozco esta teoría, y me parece muy inspiradora, pero creo que no aporta más poder explicativo, hasta donde la entiendo. La cuestión es que no se define cuál es el valor de la fuerza de trabajo. En la Inglaterra victoriana, era en ocasiones un mendrugo de pan y un trozo de suelo de la fábrica cubierto de paja para dormir. Y así es, aún hoy en día, en las “Inglaterras” actuales. ¿Por qué el “valor de la fuerza de trabajo” no es el mismo en Dinamarca que en Sri Lanka? Porque tienen diferente poder negociador. Es por eso que, en mi opinión, el equilibrio de poder es la clave de la teoría de la plusvalía.

    Pero reconozco que no soy un especialista, y estoy dispuesto a aprender sobre el tema :) Un abrazo, escaiguolquer! (meideforsbiwizyu)

  3. Un ejemplo muy útil con respecto a para que sirve el paro es la crisis de las punto com.
    Ya sé que soy un pesao y que he comentado esto un montón de veces, pero es que no lo he encontrado en ningún análisis de esa crisis y creo que es fundamental para entenderla.

    Con paro cero en el sector los salarios crecieron por encima de lo tolerable para obtener beneficios, y por supuesto por encima de lo necesario par devolver la increíble deuda en la que habían incurrido las empresas (otra burbuja financiera) Y entonces explotó todo.

    Es decir, el sistema necesita del paro para funcionar, y cualquier otra historia que nos cuenten sobre moderación salaria, flexibilización laboral y otras zarandajas es una mentira cochina.

  4. Un matiz, aunque a veces es muy pertinente:
    El capitalismo NO NECESITA que exista paro.
    Hay dos cosas ciertas:
    a) Con paro, la acumulación capitalista es mayor y más fluida, porque empuja los salarios a la baja.
    b) El capitalismo genera paro.

    …pero eso no significa que NECESITE paro. El capitalismo en un boom de rápida acumulación funciona perfectamente (está, de hecho, en su mejor momento) y permite mayores tasas de actividad, de empleo e incluso de salarios reales, mientras aumentan al mismo tiempo las tasas de beneficio… durante algún tiempo.

  5. @Paco y @Escaiguolquer, en mi opinión el capitalismo lo que necesita es algún sistema para tener atemorizados a los trabajadores. Sin él, puede funcionar, pero sólo de manera temporal. Este sistema no tiene por qué ser el paro, también está el fascismo.

    En esa línea, me gusta mucho el texto de Kalecki, “Political aspects of full employment” (gracias, Migeru, por señalármelo), que resulta increíblemente relevante tantísimos años después de haberse escrito (1943).

    http://mrzine.monthlyreview.org/2010/kalecki220510.html

  6. En las premisas que pones hay algún puntos con los que no estoy del todo de acuerdo que quiero comentar.
    La parte final del artículo si eso lo dejo para otro día por no hacer comentarios eternos.

    -Decir que el paro es el chantaje de los empresarios a la clase trabajadora es igual de falso que decir que las quiebras son el chantaje de la clase trabajadora a los empresarios.
    Transformando la primera parte de tu artículo al punto de vista del empresario diríamos que sería mucho más fácil echarle la culpa al estado por no dar créditos ilimitados y aseguraríamos que si las empresas quiebran es porque el estado quiere.
    La realidad es que tanto el paro, como las quiebras, son parte imprescindible de la economía porque sirven para que tanto los empresarios, como los trabajadores, se esfuercen por hacer su trabajo mejor que los demás para no acabar allí. Ésto es algo básico que la mayoría de los “socialistas reales, empíricos, científicos, utópicos o comunistas” generalmente no entienden. Cuando en los regímenes socialistas se estatalizan las empresas, no solo se evita el paro, también las quiebras (se sustituyen empresarios que cobran del dividendo por empresarios asalariados), con lo que el sistema a largo plazo se hunde.

    -“En cualquier intercambio justo de bienes o servicios, cambiamos cantidades iguales de trabajo humano. Yo friego los cacharros y tú planchas la ropa. Veinte minutos de tu tiempo por veinte minutos del mío.”
    Esto es erróneo, porque mucha gente prefiere estar 20 minutos de su tiempo fregando que planchando, y viceversa, o prefieren estar 20 minutos planchando que recogiendo estiércol. Y esto sería solo considerando la parte de la oferta de trabajo. Para hacer un intercambio justo lo que hay que hacer es crear un mercado libre, así cada uno asigna a cada trabajo el valor que cree oportuno, y se compara además con la parte de la demanda de trabajo, que también debe ser libre. Así tal vez los demandantes de trabajo consideren más útil 20 minutos de trabajo de diseño que 20 minutos de trabajo de barrer porque agregan más valor al producto final.

  7. Hola, Lightbringer! Se te echaba de menos! :)

    1.-Digo, en efecto, que el paro es el chantaje que los empresarios hacen a los trabajadores. No entiendo la comparación con las quiebras empresariales. Los despidos son decididos por los empleadores, las quiebras no son decididas por los trabajadores. Lo siento, pero no entiendo la analogía. Quizás quieres decir que el trabajador tiene miedo al paro como el empresario lo tiene a la quiebra. Quizás, pero eso no significa nada. El empresario justifica sus ganancias superiores por el nivel de riesgo que asume. El trabajador no tiene acceso a esas ganancias superiores… ¿por qué ha de asumir riesgos?

    En cuanto al “nivel de esfuerzo”, el paro y las quiebras como acicate. Pues tienes toda la razón. El trabajador va a dar 8 horas de su tiempo al día, y recibir (en valor) cuatro. Como es lógico, necesita algún acicate, y éste es el paro. Estamos de acuerdo :)

    2.- El intercambio justo es el que estableceríamos en un mercado libre de verdad. ¿Un mercado es libre si los actores tienen niveles de fuerza muy dispares? No. Te pongo un ejemplo. Yo tengo un pequeño comercio familiar y mañana abre al lado una gran superficie. En principio, la competición es libre, ¿no? No, no lo es. La gran superficie puede permitirse vender por debajo de coste durante una temporada (no me digas que es ilegal, porque se hace todos los días). Cuando consiga que yo haya quebrado, subirá de nuevo los precios a su antojo.

    Como explico en el texto, la comptencia entre empresarios y trabajadores no es paritaria. No es un mercado libre. Si el precio del trabajo (=salario) es demasiado alto, los empleadores se negarán a contratar hasta que baje. No les pasa nada, pueden aguantar así mucho tiempo (se llama recesión). Si el precio del trabajo es demasiado bajo, los trabajadores no podemos negarnos a trabajar, porque nos morimos de hambre.

    Si el mercado fuera realmente libre, los precios coincidirían con el valor, y el capitalismo sería imposible.

  8. Añado una apostilla sobre tu último comentario: “20 minutos de diseño aportan más valor que 20 minutos de barrer”. No, no es verdad. Y te lo dice alguien que hace trabajo cualificado. La única diferencia es que los 20 minutos de diseño llevan acompañados otros 5-10 minutos (en coste amortizado) de formación previa. Pero el barrendero aporta el mismo valor que el ingeniero. Y eso lo decía hasta Adam Smith… :)

  9. Respondiendo a 1. Los despidos son, a veces, decididos arbitrariamente por los empleadores, pero casi siempre vienen impuestos por una causa justificada (en mayor o menor medida) que el juez en cuestión siempre desprecia y toca pagar una indemnización a no ser que el trabajador robe, mate o engañe (creo que no son las únicas causas que justifican un despido, una productividad negativa o muy por debajo de la media lo es y NUNCA se considera). Y hoy en día las quiebras también se deciden. Muchas empresas son salvadas por alguna administración con alguna ayuda (financiación gratis o pagando), casi todas las empresas públicas se salen de su presupuesto cada año y solo unas pocas quiebran… Aunque no me estoy desviando del tema, simplemente quería dejar claro que se pueden evitar las quiebras si todos queremos y se puede evitar el paro si todos queremos, pero si quisiéramos la cagaríamos a largo plazo. Lo que hay que intentar es que solo quiebre quien lo merece (por ineficiente) y que solo vaya al paro quien lo merece (por el mismo motivo). En los ciclos económicos hay veces en que no quiebra nadie por muy ineficiente que sea y que no se va al paro nadie por muy jeta que sea; y otros momentos como el actual en el que pasa lo contrario. El sistema se pasa de largo ajustando, pero se ajusta y se tiene que ajustar.

    Respondiendo a 2. Acabo de leer esto: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/02/06/economia/1328555869.html
    No pierdas la esperanza, aunque el mercado libre es imposible sí que nos podemos acercar bastante al ideal si nos ponemos a ello.
    Con respecto a lo del poder de los empleadores te insté a hacer una entrada con una economía de mentirijillas (modelo de juguete con granjas) para que vieras que el poder que atribuyes a los empleadores no es tal. Aún no está hecha. Si quieres la planteo yo en mi blog, pero necesito que te comprometas a participar activamente para enriquecer el modelo y que el “experimento” sirva para algo.

    Y, por último, en referencia a tu última frase (y también al segundo comentario), yo no estoy de acuerdo con que el valor tenga que coincidir con el coste. Parece que te empeñas en despreciar la demanda, solo valoras la parte de la oferta. El valor está más relacionado con la demanda que con la oferta. Las cosas valen lo que la gente está dispuesta a pagar por ellas, el coste solo influye en que los que no puedan ofrecer lo que la gente quiere al precio que ellos quieren tengan que cerrar y que los que más se las ingenien para abaratar más ganen; y eso, casi siempre, es la manera justa de hacer las cosas. Un diseñador aporta más valor a un producto que el que barre la fábrica no porque tenga un coste amortizado mayor (eso es teoría obsoleta), sino porque hace que se pueda vender más caro el producto, mientras que el que barre no aporta apenas valor que el consumidor pueda apreciar. Por eso le pagan más, independientemente de sus costes.

  10. Referido al punto 1, en España (por concretar) hay dos tipos de contratos laborales. Dos velocidades. Los trabajadores del primer grupo están razonablemente bien protegidos. La empresa les puede despedir por el motivo que desee, eso siempre es así, pero tendrá que indemnizarles apropiadamente. Los trabajadores del segundo grupo, que son muchísimos, están totalmente al albur del capricho empresarial. Por eso España es quien más empleo crea (cuando las cosas van bien), y quien más empleo destruye (cuando van mal). Los empleadores no tienen motivación alguna para mejorar la formación y la productividad de los empleados del segundo grupo. Con despedirles y contratar a otros, todo funciona bien. Eso es bueno para ellos… y pésimo para la sociedad.

    Referido al punto 2, creo que no me he expresado bien. Hablo de justicia, de ética. El intercambio justo es el intercambio equitativo: tú trabajas dos horas, yo trabajo dos horas. Y la única justificación para que yo trabaje tres será que tu trabajo es realmente más duro. La demanda no tiene nada que ver con ello. Si lo que tu haces es más “bonito”, más “útil”, más “vendible”… es totalmente irrelevante de cara a la justicia del intercambio. Alguien tiene que barrer, ¿no es cierto? ¿Es menos persona, es menos digna de respeto? La justicia y el capitalismo se llevan a matar…

    Respecto al modelo “de juguete”, tengo pensado hacerlo, y de hecho esta entrada iba inicialmente encaminada en esta dirección, pero luego se torció su rumbo. Ahora mismo ando fatal de tiempo, pero prometo que lo haré. Aun así, si tú la escribes antes, házmelo saber y prometo contribuir en los comentarios. Dame un toque, eso sí, aquí o en mi correo personal (jvrlag at gmail).

    Y (casi lo olvidaba) la noticia del Carrefour… Sé que la venta a pérdidas es ilegal en España (no así en otros países capitalistas), y me alegro de que al fin le den un susto a Carrefour. Pero, aun así, siempre será cierto que los grandes contarán con armas fuera del alcance de los pequeños. Eso es por definición de “grande” y “pequeño” :) La única solución es el control democrático, que (de nuevo) es opuesto al espíritu del capitalismo.

  11. Hay días, hoy por ejemplo, que no me queda paciencia.
    Estoy hasta los huevos de tantas desfachateces de los apologistas del capitalismo. El otro día hasta salió no se que presidente de banco a reclamar “entidades sometidas a la disciplina de mercado” ¡un banquero reclamando que el que está quebrado quiebre! ¡en 2012! ¡Hay que ser sinvergüenza!
    No es sólo que el libre mercado sea imposible, es que los capitalistas (los de verdad, no los de los mundos de yupi) lo evitan siempre hasta donde les resulta posible. El poder monopolista es la meta y la bandera del capital REAL.
    Lightbringer: la luz que nos traes no es mas que deslumbrarnos con las mismas mentiras de siempre, mientras el régimen CRIMINAL en el que vivimos sigue jodiendo a millones de seres humanos cada día.
    Sobre el punto 1: por supuesto que te vas del tema. No nos vengas con las simetrías marginalistas. UNA POLLA COMO UNA OLLA es lo mismo la quiebra de rumasa, la quiebra de marsans, todas las quiebras del mundo, comparado con la gente que se va al paro.
    El 90%, si no todas, las quiebras son directamente estafas del capitalista a sus compadres capitalistas, a las administraciones públicas y, por encima de todo, a sus trabajadores. Y ninguno va a la cárcel. Encima, a los dueños de la empresa quebrada le quedan unos buenos millones para ir tirando. No nos vengas jodiendo con esa mierda, que mientras Ruiz Mateos tiene asegurada una vida de puta madre vete a saber para cuantas generaciones, es probable que muchos de los que ha llevado al paro terminen también desahuciados y pidiendo delante de cáritas.
    Por cierto, no es verdad que España sea “donde más empleo se crea cuando va bien”. Eso no ha sido así en general, solo en el último boom, y exclusivamente debido al auge de la construcción.
    Y en cuanto a tu mercado libre de los cojones, donde “cada uno asigna a cada trabajo el valor que cree oportuno, y se compara además con la parte de la demanda de trabajo, que también debe ser libre.” Es otra desfachatez. No nos quieras engañar con la luz que nos traes: tu homo economicus no existe. Hay gente que esta OBLIGADA a trabajar para vivir, y otra que puede vivir (mejor que los primeros) sin trabajar, porque los primeros trabajan para ellos. A los primeros se les llama trabajadores y a los segundos capitalistas, y no les llamo clases para que no te salga sarpullido. A ver cuando cojones va a ir al puto paro Botín, su hija y todos sus descendientes, para que se junten con nosotros a disfrutar de tu puto mercado libre.
    Siento el tono, javirl, pero hay días que no puedo soportar la poca vergüenza, y que no puedo conceder ni el beneficio de la duda de que haya gente que, de verdad y de buena fe, se crea estas idioteces y nos quiera convencer de ellas.

  12. :) :) :) Tranquilo, Escaiguolquer, entiendo que de vez en cuando la situación te sature… Animo a Lightbringer a responder, y espero que no le molesten las palabras subidas de tono.

    Sólo quiero aportar algo: en efecto, el “libre mercado”, sin interferencia política, es algo que los mismos capitalistas no desean, en mi opinión, por más que digan lo contrario. El Estado es una herramienta que pueden usar las distintas clases sociales para luchar por sus fines. Pero la propaganda neoliberal hace creer que sólo los trabajadores se aprovechan de él… Es más bien al revés!! Al mismo tiempo, eso hace la posición de los liberales “bona fide” más defendible en apariencia. Pueden aducir que los males de la sociedad actual se deben a que el Estado no deja de interferir, ya sea en favor de los trabajadores o en favor de los capitalistas. Pero lo cierto es que, sin Estado, no existirían esos mismos capitalistas!

  13. Me agrada ver que ha cambiado la política del sitio y que ahora no se amenaza con la censura, sino que se deja a discreción de los lectores si molestarse o no por las opiniones vertidas y se deja también libertad al aludido para responder o no a las mismas ;-).

    He de decir que me he pensado bastante si responder o no. También me he pensado bastante si responder en el mismo tono o rebajarlo. Voy a optar por responder (obvio) y por rebajarlo.

    No entiendo muy bien el término “capitalista”. Y no lo entiendo porque parece que se me adjudica ese calificativo sin tener yo (ni mi familia) la propiedad de ninguna empresa/medio de producción/cosa parecida. Si simplemente se refiere usted a los empresarios (a los que parece odiar y entre los que no me encuentro). Es normal que intenten evitar los mercados libres y que intenten buscar el monopolio. Eso es lo que ellos tienen que hacer, es su papel en la economía, y el papel de los gobiernos debe ser evitar que lo consigan.

    El régimen criminal en el que vivimos es el menos criminal que ha visto la humanidad, y gracias a él muchos seres humanos pueden aspirar a vivir hasta los 90 años (trabajadores incluidos).

    El tema de las quiebras. Desde luego que no es igual que una empresa quiebre a que un trabajador se vaya al paro. Suele ser peor la quiebra, ya que todos los trabajadores de esa empresa pueden acabar en el paro. Por eso los gobiernos tienden a intentar evitarlas, casi siempre cediendo más de lo que deberían. Con respecto a lo de las estafas… no voy a negar que algunas quiebras lo sean, pero decir el 90% me parece, desde luego, muy atrevido. No entiendo por qué cree usted que una quiebra tenga que llevar asociada la ruina personal del empresario que montó la empresa o de quien tuviera la mayoría de la propiedad. Simplemente ve deteriorada la parte de su fortuna que se correspondiera con esos activos, como es natural. Si lo que hace es drenar recursos necesarios para la supervivencia de la empresa hacia su propio patrimonio lo que está haciendo es robar, y por supuesto que debe ser perseguido, pero no creo que muchas empresas paguen dividendos cuando están en pérdidas. Y Rumasa, Marsans, Spanair, sin entrar a valorar sus casos, son tres empresas de la miles que han quebrado en estos últimos años y que no han salido en los telediarios.

    Lo del empleo creado en España no lo he dicho yo, lo ha dicho javirl.

    El penúltimo párrafo, no sé si es que usted cree que estamos en una sociedad de esclavistas, pero antes que trabajar por un mendrugo de pan para un tirano empleador hay muchas opciones, como buscar a otro que no sea tan tirano o ser uno mismo quien busca el nicho de mercado cuando lo hay (eso nos gusta mucho en España y por eso hay tantos autónomos).

    Y con respecto a lo de la buena fe, no sé qué cree que es lo que pretendo al escribir aquí. No vengo a pedirle su dinero, ni su trabajo, ni a tratar de que me vote (ni a mí ni a nadie), ni a ninguna cosa por el estilo. Lo único que obtengo de escribir en estos sitios es, supongo, lo mismo que usted. Pasar un rato agradable, intentando comprender los puntos de vista de otra gente y explicando el mío sobre ciertos asuntos que la gente propone para tratar de comprender mejor la realidad y, de paso, conseguir que otros también la comprendan mejor. Lo siento si ha tenido un mal día, le han despedido o su empresa ha quebrado. O si se ha muerto su mascota. Sea como fuere, la culpa de lo que a usted le pase seguro que es más suya que mía. Yo aún no he cuestionado la buena fe de nadie, porque no he encontrado motivos, y no creo que los haya para cuestionar la mía.

  14. Entiendo que te sientas molesto por los términos empleados, Lightbringer, y te agradezco que aun así te hayas decidido a comentar. Yo no dudo de tu buena fe ni de tus intenciones positivas, ni creo que Escaiguolquer lo haga en realidad. Espero que te responda y que el debate siga siendo igual de interesante. Un afectuoso saludo.

  15. Vamos a ver señor alumbrador:
    En ningún momento le he llamado capitalista. Lo que le he llamado es apologista de un régimen criminal, y le acusaba (y me reafirmo) de traernos mentiras para iluminarnos, lo que le convierte en un mentiroso o en un ignorante. Quizá sea lo segundo, puesto que vd. mismo reconoce (tampoco hacía falta) que no sabe lo que es un capitalista. Efectivamente, no es lo mismo que un “empresario”. Y yo no odio a los empresarios. Sólo odio a los mentirosos y a los hijosdeputa. Y oigo y leo a muchos cada día.
    Yo no lo conozco TODO. Nadie lo hace. Pero conozco un montón, montonazo, de casos de empresarios que, además de “empresarios”, son unos estafadores, unos hijosdeputa, parecidos a ruizmateos y diazferrán y similares. En cambio no conozco un solo caso (y reconozco que seguro que lo hay) de una quiebra que no fuera fraudulenta. No nos toque vd. los huevos: por supuesto que empresas en pérdidas pagan dividendos. Cada día ¿no se ha enterado de lo que pasa en los bancos y cajas, de lo que pasó con enron, etc.etc?¿perder su patrimonio?¿robar? Joder! se lo estoy diciendo! todos, o el 99% de los empresarios quebrados han hecho alzamiento de bienes: han estafado; sí, han robado. Todo esto ya me hace dudar con fundamentos de su buena fe: creo que no es vd. un ignorante. No tan ignorante. Ergo es vd. un mentiroso.

    Este régimen criminal es el mejor de los que ha habido en la historia… Probablemente. ¿Y? Además, muchos autores socialistas, el mismo Marx “algunas veces”, han escrito que es necesario pasar por el capitalismo para pasar al socialismo. En todo caso si, como parece, estamos de acuerdo en que es un régimen criminal, habrá que sustituirlo cuanto antes.

    En este régimen criminal no esclavista -no se puede ser propietario de personas- sino semiesclavista -se alquilan personas que se ven obligadas a entregarse en alquiler-, la opción para los obreros, efectivamente es trabajar para un capitalista o trabajar para otro, si es que encuentra a un capitalista que le quiera contratar. Los capitalistas son personas, unos mejores y otros peores, pero como capitalistas están obligados a explotar con saña, o serán expulsados del mercado. ¿La opción del “emprendedor”? Es cierto, existe, pero el tema es ¿puede ser la solución para la generalidad de la población? NO. NO PODEMOS SER TODOS CAPITALISTAS. Ni siquiera podríamos serlo la mayoría. Ni siquiera podrían ser “muchos”.

    Lo último, y antes de que se me ataque por ahí: yo no insulto a nadie, ni en el comentario anterior ni en este. Le califico a vd. y a terceros en función de datos o argumentos que aporto. Y me puedo equivocar, como todo el mundo, y en ese caso no dudo que me lo señalarán en seguida. Y también es cierto que podría ahorrarme algún calificativo e intentar ser más dialogante, pero he perdido completamente el interés en dialogar con quienes es evidente que no tienen otro interés que seguir engañándonos para que sigamos besando la mano que nos roba, diciendo que es la mano que nos da de comer.

  16. Hm… el “capitalismo-liberal-parlamentario” es el sistema político menos malo que ha conocido la Humanidad. Seguramente. Pero eso no es decir mucho. Y, desde luego, no le exime de los enormes horrendos crímenes cometidos. ¿O quizás los civiles vietnamitas asesinados con napalm deban estar agradecidos?

    En cuanto a la necesidad histórica, yo me considero un materialista histórico, y sí que creo que el capitalismo-liberal-parlamentario es una etapa necesaria del desarrollo humano. Una etapa cuyas posibilidades han tocado techo. El capitalismo permitió, mediante una cantidad ingente de sufrimiento, explotar las posibilidades de ingenio humano y de creación de riqueza. Pero desde los años 70-80 el ritmo de su impulso decreció. Y en 2012 es un freno enorme para todos.

    Por último, en cuanto a las quiebras. La legislación de todos los estados capitalistas hace de la empresa privada un nido de corrupción. La razón: la “responsabilidad limitada”. Si monto una empresa y ésta entra en deudas, las deudas son de la empresa, no mías. Si la empresa es culpable de actos criminales (como vertidos tóxicos, fraude al fisco, etc.) es muy probable que al empresario PERSONALMENTE no le toque nada. Es legal, y es así en todo Occidente. Y es corrupción.

  17. No soy apologista de ningún régimen criminal, si me trae usted otro menos criminal seguramente lo prefiriera, pero no se ha dado el caso.

    La “responsabilidad limitada” es absolutamente necesaria si queremos que alguien se digne a intentar montar una empresa. Al empresario, personalmente, puede no pasarle nada porque hay unos señores que se encargan de la gestión de la empresa y deben responder de su propia gestión. Cobran por responsabilizarse (entre otras cosas).

  18. Lightbringer, entiendo que la afirmación de que eres “apologista de un régimen criminal” es discutible. Pero la afirmación que no es discutible es que el capitalismo es criminal. El hecho de que la Historia no haya conocido ningún régimen mejor no lo hace menos criminal, lo siento.

    En cuanto a la responsabilidad limitada, las connotaciones del término “dignarse” en tu frase “si queremos que alguien se digne a montar una empresa” son muy llamativas. Das a entender que los capitalistas, al montar una empresa, nos hacen un favor a los demás. No es así.

    Pero sigo. Olvida a los gestores, no vienen al caso. Imagina que un señor tiene una empresa, y esta empresa incurre en deudas. Ahora la empresa quiebra, el dueño declara una suspensión de pagos. Los acreedores se quedarán sin cobrar AUNQUE el dueño tenga una fortuna en su casa. Porque esa fortuna no es parte del capital social de la empresa. Pero no ocurre lo mismo cuando un particular compra un piso. El contrato es mucho más duro: si no pagas, te podemos embargar la cuenta y la nómina. ¿A qué se debe esta divergencia legal? Lightbringer, está muy claro. Es la lucha de clases. Las deudas de los capitalistas no son deudas del todo. Las deudas de los ciudadanos, sí.

    Ahora vuelvo con los gestores. Uno de los problemas del capitalismo, señalado ya por Max Weber, es la separación entre gestores y propietarios. La mayoría de los propietarios, hoy en día, no son gestores de sus empresas. Son meros PARÁSITOS del sistema económico: recaudan beneficios viviendo de las rentas. Pero ojalá éste fuera el único problema de la distinción gestor/propietario. Un problema mucho mayor es la visión cortoplacista de los gestores. Un gestor no tiene ninguna lealtad a largo plazo a la empresa, puede cambiar si las cosas van mal. Lo único importante es que el siguiente balance sea bueno. Puede asumir riesgos estructurales importantes, si estima que para cuando se hagan efectivos él ya estará fuera del barco. Y ésta es una de las causas que explican la reciente crisis financiera.

  19. Puedo aceptar con pocas reticencias el enunciado del primer párrafo.

    Estoy en absoluto desacuerdo con el segundo. Sí que nos hacen un favor. Arriesgan parte de su dinero (ya que sé que no todo) para conseguir un dividendo futuro propio, pero con ello consiguen también que haya gente que pueda comprar lo que esa empresa vaya a hacer (a los consumidores les interesa, o si no no lo comprarían y la empresa cerraría), que haya gente que pueda trabajar en ella (a ellos les interesa trabajar en esa empresa, si no se quedarían en su casa o habrían ido a buscar empleo a otro sitio), que los otros puedan lucrarse también con los gastos de esa empresa (a los proveedores de esa empresa también les interesa tener un nuevo cliente, si no no le venderían nada), que el estado recaude impuestos (creo que es evidente que al estado le interesa recaudarlos), que los bancos hagan también su negocio (considéralos otro proveedor más, de capital en este caso). Por su dividendo, obviamente, no nos hacen ningún favor. Con lo demás sí, porque si alguien compra es porque tiene un beneficio con respecto a otro fabricante, si alguien trabaja es porque tiene un beneficio con respecto a otro empleador, si alguien le vende es porque tiene un beneficio con respecto a su coste y si el estado recauda X es porque tiene un beneficio compensando lo que le cuesta mantener las infraestructuras necesarias para esa actividad.
    Si cualquiera de los que está explicitado en esta relación de entes no consiguiese su beneficio a través de la empresa de este señor sería idiota y lo mejor que podría hacer es cortar esa relación por lo sano. Cualquiera es cualquiera, tanto el capitalista como el proveedor. Nadie está atado y si alguien se desata (sin que nadie le sustituya) la empresa se va a tomar por culo, así que si se mantiene a flote es porque hay mucha gente beneficiándose. No solo uno. No recuerdo exactamente las cifras, estaban en mis apuntes de economía de la carrera, pero el beneficio que se queda el capitalista en referencia al beneficio total que genera la empresa para todos los agentes creo que estaba en torno a un 8%.

    Lo del piso del particular es cierto, pero no tiene que ver con paro, empresarios o cosa parecida, tiene que ver con bancos. Si quieres que te justifique por qué se hace así lo intento brevemente, pero daría para otro parrafazo. Tiene que ver con lo anterior, hay más gente que se beneficia de perdonar limitar la responsabilidad frente a deudas a capitalistas quebrados que de limitársela a consumidores quebrados. Se hace el cálculo de qué va a ser mejor para la economía, si limitar la responsabilidad a unos, a otros, a todos o a ninguno y se toman decisiones; comparando el beneficio y el perjuicio causado en todos los casos. Luego se puede entrar a discutir si es ético, si algunos tienen ventaja, si tal o si cual, pero la forma correcta de hacerlo es como he expuesto, la que al final beneficia a más gente.

    La primera parte del último párrafo también tiene bastante gracia, bajo mi punto de vista. ¿En serio consideras que si yo, de mi primer sueldo de 1500 euros (si tengo suerte) ahorro 500 y me lo gasto en comprar unas acciones de cualquier empresa del IBEX estoy siendo un parásito por recoger los dividendo de, en torno a un 6% que me rendirán durante un año, sin saber luego a qué precio podría venderlas en un año? Habiendo también beneficiado al banco que he dado la comisión, al corredor de bolsa que se ha llevado su pequeña parte, al estado que se queda con el 21% de lo que consiga obtener y a la empresa a la que he financiado durante un año. Aunque no tenga ni idea de a qué se ha dedicado esa empresa en ese año. Si lo consideras un chollo no sé por qué no lo haces.

    La segunda parte del párrafo me parece mucho más acertada, en este caso también puedo estar de acuerdo, pero lo que habría que hacer sería pedir responsabilidades a cada cual por las decisiones que adoptó en cada momento y, de hecho, los que se encargan de eso son los dueños de la empresa, que son los que tienen que contratar o despedir a los gestores en cada momento. Eso sí que es responsabilidad suya, y si la cagan son ellos también los que lo pagan.

  20. 1.- ¿Los capitalistas nos “hacen un favor”? Supongo que dependerá de tu definición de “favor”. La mía involucra generosidad. ¿Me hace un favor el panadero por venderme pan? Oye, ¿también los trabajadores les hacemos un favor a los capitalistas al ir a trabajar? Los términos se nos han trastocado bastante. Si lo que quieres decir es que podrían quedarse su dinero y no invertirlo, pues ya lo sé yo. Pero si lo invierten no es por gusto, sino por acrecentarlo. No, definitivamente no nos hacen ningún favor.

    2.- Todo ese beneficio que nos explicas que es repartido entre los trabajadores, proveedores, el Estado y los capitalistas… no ha sido creado por el capitalista, sino por los trabajadores. Vamos a ver, vamos a ver, que esto es importante. Si un capitalista ha pagado a unos trabajadores y los trabajadores han levantado una casa… ¿quién ha levantado la casa? El problema es meramente gramatical: ¿cuál es el sujeto del verbo “levantar”? Lo demás es todo una mera ficción.

    Vamos a ver, de nuevo, despacito y con buena letra. El faraón Ramsés IV ordenó a sus esclavos levantar una pirámide. ¿Quién levantó la pirámide? Pues los esclavos, claro está. Puedes decirme: pero si el faraón no hubiera querido, no se habría hecho. Claro. Pero ése es el problema de la sociedad egipcia, que en lugar de tomar las decisiones de manera democrática las tomaba de manera monárquica. Hoy en día las decisiones (las importantes) son tomadas de manera plutocrática: decide quien tiene dinero. Pero hacer, lo que es hacer, hacemos siempre los mismos.

    3.- Entonces estamos de acuerdo. El particular que no puede pagar el piso, se queda sin piso y con una deuda de por vida. El empresario que quiebra, se va a casita feliz. ¿En qué beneficia eso a la sociedad? ¿Nuevos premios para los empresarios incompetentes? El empresario que ve que la empresa cae… manda el dinero a Suiza y lo deja quebrar. Lightbringer, eso es lo de todos los días. ¿Por qué? Porque no hay castigo. Si debemos poner “presión evolutiva” sobre los miembros de la sociedad para que mejoren su rendimiento… ¿por qué es mucho menor sobre los empresarios? Fácil: porque mandan.

    4.- Una persona que vive de invertir su dinero es un parásito social. No trabaja, pero come (y normalmente, muy bien). Una persona que vive de su trabajo + unos beneficios por la inversión, es un semi-parásito. Así de fácil. ¿Que arriesga su dinero? No te digo que no, pero lo hace por un beneficio, no me vale. Vive sin trabajar. Además, los beneficios del capital invertido tienen un tipo impositivo efectivo mucho menor que los ingresos salariales. Para empezar, el tipo máximo es mucho menor. Para continuar, hay catorcemil beneficios fiscales, tanto más aplicables cuanto más dinero gestiones. Eso es, obviamente, lucha de clases. Y la tuya va perdiendo, Lightbringer. Sigues haciéndole el juego a tu enemigo. Botín y compañía están felices contigo… ;)

  21. Lightbringer, he estado meditando y quiero pedirle disculpas: Vd., como liberal, merece mucho más respeto que la mayoría de los liberales, que jamás se “rebajarían” a dialogar o discutir con quien no comparte sus ideas. Se limitan a descalificar, en el sentido literal del término: “eso no son más que doctrinas trasnochadas que ya NADIE sostiene”. Con ello se ahorran tener que rebatir argumentos contrarios a los suyos.
    Por eso, quiero felicitarle por molestarse a venir aquí a discutir con nosotros.

    Dicho esto, inisisto en que la ideología liberal me parece simplemente una ideología que, ya que no responde a la realidad, sirve únicamente para justificar moralmente (y pretende hacerlo también funcionalmente) la existencia, la continuidad, del capitalismo. En realidad, y por ser falsa, sirve solo para intentarlo. Por eso considero que la postura que Vd. sostiene aquí (y que, insisto, hay que agradecérselo y reconocérselo) es simple apología del status quo.

    Y por volver a la cuestión: ¿porqué es el capitalismo un régimen criminal? Porque, mediante la apropiación privada (por un grupo crecientemente restringido de la población) de los medios de producción se consigue que la servidumbre de la fuerza de trabajo, que antiguamente era jurídica, ahora se asuma de forma aparentemente libre, dentro de un sistema jurídico de relaciones aparentemente simétricas entre partes aparentemente iguales.
    Y es dentro de este sistema y no de ningún otro imaginado, en el que vd. nos plantea que el empresario nos hace un favor al invertir. Indudablemente, si es que se quiere tomar del mismo modo que la aristocracia, antes de las revoluciones liberales burguesas, y en contra de ellas, mantenían que sin su tutela y dirección la sociedad entera iría a la deriva y que los campesinos y clases más pobres serían los primeros en sufrir la miseria. Como mantenía Malthus, la nobleza hacía un favor a la sociedad manteniendo sus fastuosos gastos y empleando a la población, a la que alimentaban graciosamente.

  22. Antes de responder (que lo haré cuando tenga un poco más de tiempo) quería dejar claro que yo en ningún momento he dicho ser liberal.

  23. No dice ser un liberal… Tampoco lo niega… Esto hace que esperemos con aún más interés su respuesta.
    En todo caso, a mi sí me lo parece, pero en realidad no por lo que dice, tanto aquí como en su propio blog: Lo que dice Vd. es el discurso de la economía convencional. Y ese discurso se asocia siempre a posiciones ideológicas liberales. Liberales en sentido muy muy amplio, por supuesto: fíjese que incluye las de Pinochet.
    Si su caso es una excepción a esa asociación, resultará muy interesante conocerlo.

  24. Vamos por partes:

    @javirl

    1. Hacer favores: Te hace un favor aquel que te trae un kilo de manzanas a casa y te las regala. También el que te dice que si quieres manzanas vayas al manzano de su propiedad y cojas un kilo gratis. También el que te las vende más baratas que el tendero y en el límite (digamos que el favor ya es muy pequeño) está el que te las vende igual que el tendero (si se las compras a él será porque serán mejores o lo que sea, pero te da la oportunidad de comprarlas y las compras si quieres). Si te las obliga a comprar o las compras porque no tienes otra cosa que comer y nadie más quiere tu dinero entonces eso ya no es un favor.

    2. “Hacer” el trabajo: El trabajo del que tiene dinero es decidir en qué lo invierte. Lo puede hacer mejor (y se forra) o peor (y se arruina), pero es un trabajo, y se puede ser tan meticuloso como se quiera haciéndolo. Eso hace que las decisiones correctas no tengan por qué ser “democráticas” a la manera en que a javirl le gustan, sino que sean “mercadocráticas” a la manera en que me gustan a mí. Si hay demanda de algo el que tiene dinero (y hace bien su trabajo) se da cuenta, pone a gente a trabajar, o invierte en gente que pone a gente a trabajar para satisfacer esa demanda y todos contentos, los demandantes, los ofertantes y los que han trabajado.

    El punto 3 lo dejo sin contestar porque empieza con que estamos de acuerdo (bueno, un acuerdo relativo) y porque en lo que no lo estamos ya se ha hablado y se empieza a despegar del tema. Y el punto 4 lo considero respondido en el 2.

    @escaiguolquer

    Gracias por las disculpas, las acepto y las celebro.
    Creo que, si la mayoría de los liberales (no de los que se apuntan a liberales, sino de los que lo son porque entienden mínimamente lo que dicen) no se molestan en discutir es porque están tan seguros de tener razón que creen que sus conocimientos les pueden generar más beneficios si los utilizan para ganar dinero que si los utilizan para discutir. Algunos están equivocados; pero, en general, cualquiera que gane dinero sin hacer cosas que yo considere inmorales merece mi respeto (ya sea trabajador, capitalista, liberal o socialisa). Dicho esto, y sin considerarme a mí mismo liberal, me parece más inmoral en la sociedad de hoy ser liberado sindical o ser funcionario que ser empresario (sin más, asumiendo que dentro de estas categorías de gente los hay mejores, peores, buenos y malos).

  25. Aceptemos por el momento que decidir en qué vas a invertir, para tu beneficio personal, sea un trabajo. ¿Por qué tiene que estar infinitamente mejor remunerado que los demás? La relación salarial entre un CEO y un empleado de una empresa puede superar el 1000:1. ¿Por qué la sociedad tiene que retribuir 1000 veces más el trabajo del CEO que el del empleado? Puestos a buscar quién ha generado esa cantidad de beneficio a la sociedad, te diría que los descubrimientos de Alexander Fleming salvaron millones de vidas, y nadie propuso para él un sueldo estrambótico.

    Pero, más allá de eso, el capitalista no cobra por tomar las decisiones correctas de inversión, no te confundas. Cobra por ser dueño del capital. Una persona suficientemente rica no tiene ni que tomar decisiones, lo hacen sus gestores por él. No cometas el error de confundir el beneficio del capitalista y el sueldo del gestor. No son lo mismo. El segundo suele ser desproporcionado a la riqueza que crean. El primero es, simple y llanamente, un ROBO.

    Por último, no entiendo la pasión que a todos les ha entrado con los funcionarios. Los bomberos son funcionarios, los maestros son funcionarios, los médicos son funcionarios. Y hacen MUCHO MÁS por la sociedad que el señor Botín, espero que estemos de acuerdo.

  26. Por cierto, Lightbringer, me encanta que reconozcas que “mercados” y “democracia” se oponen. Ojalá los “liberales” (Esperanza Aguirre, Artur Mas, Emilio Botín, etc.) lo reconocieran en público, mucho mejor nos iría.

  27. Un comentario sobre los sindicatos, y otro sobre los liberados sindicales.

    Sobre los sindicatos. Estoy totalmente EN CONTRA de que estén subvencionados por el Estado. Así como estoy totalmente en contra de que se subvencione a la patronal (en la misma cantidad) y a la Iglesia Católica (asignación muy superior). En el caso de los sindicatos, se crea una relación de dependencia que conviene mucho a la patronal: al depender para su financiación de los ingresos del Estado, no de las cuotas sindicales, los sindicatos españoles tienen una afiliación ridícula, y les da lo mismo. Están separados de sus bases. Se trata de una estrategia de la patronal, vía su cómplice habitual, para tener a los obreros amordazados. Digámoslo así: la subvención sindical es una inversión en calma social.

    Respecto a los liberados sindicales, ídem. Debe haberlos, claro está, pero siempre pagados por sus compañeros. Pero… ¿cuántos hay? Según Libertad Digital y los medios de ultraderecha, 57.000. Según las cifras oficiales, de la propia CEOE, 4.200… Algo huele a podrido en Dinamarca…

    Mira, en tiempo de Hitler los judíos eran el chivo expiatorio. Para Rajoy y la ultraderecha, lo son los funcionarios y los liberados sindicales.

    Insisto: si mi casa se quema quiero que vengan los bomberos, no Botín.

  28. Acabo de leer esto. Voy a contesta aunque ya sea un poco tarde.

    Decidir en qué invertir no está mejor remunerado que otras muchas cosas, depende de la habilidad de cada cual y de muchas variables que ni pueden controlar, pueden perder hasta su dinero en ese trabajo, mientras que en un trabajo normal no pierdes nada excepto tu tiempo. La sociedad no retribuye el trabajo del CEO, lo retribuyen los clientes de su empresa, a los cuales nadie obliga a comprar sus servicios/productos. No me habría opuesto a que Fleming hubiera sido como Bill Gates, seguramente si sus descubrimientos se hubieran producido en nuestra época lo habría sido. Aún así también él vivió bien y los que invirtieron en él tuvieron “suerte” en los negocios.
    El capitalista cobra por lo primero que dices y por lo segundo. Si un rico le deja a un tipo decidir absolutamente todo acerca de su dinero conseguirá, muy probablemente, que lo arruinen y/o roben. Elegir a los gestores adecuados ya es una decisión.

    Esto sí que me parece interesante. Los funcionarios se han ganado ellos solitos la pasión que ahora (y antes) muchos sentimos hacia ellos, simplemente por cobrar dinero del estado (al que otros tienen que renunciar) por no hacer prácticamente NADA (por esas mismas personas que renuncian a ese dinero). Y para afirmar esto no tengo cifras, ni datos macroeconómicos, ni cosas por el estilo, me baso en mi experiencia personal y en la experiencia de los que me rodean, y no creo que los funcionarios que sí que trabajan (que alguno hay, es cierto, pero no llegan ni al 10%) sean invisibles para todos menos para ellos mismos.
    Botín hace más por la sociedad que cualquier funcionario (y sé lo que es un funcionario, sé que me refiero a bomberos, maestros y médicos entre otros), pero no que todos juntos, eso es cierto. Tampoco cobra tanto como todos los funcionarios juntos.

    No reconozco que mercados y democracia se opongan, porque los mercados tienen una componente democrática y las democracias una componente… como lo expresaría… de mercadillo de los domingos. Fuera de bromas, no se oponen, son cosas diferentes pero no opuestas.

    Con el último comentario, me sorprende el grado de coincidencia que puedo llegar a encontrar con lo que ahí se expresa (prácticamente total, incluso en lo de preferir al bombero antes que a Botín para apagar el fuego ;-)). Creo que en lo único que discrepo es en el símil Rajoy VS Hitler judíos VS sindicatos/funcionarios y sólo parcialmente.

  29. Vaya, no sé qué decirte… Botín (y compañía) son unos delincuentes (la fiscalía dixit, pero luego llegan los indultos, ya se sabe) que han hundido la economía nacional con sus juegos especulativos, que personalmente les han salido la mar de rentables… Cargos de evasión fiscal, fraude en documento público, publicidad engañosa… en España, en el Reino Unido… dinero que se sabe que tiene oculto en Suiza… aceptar dinero público en forma de rescates para atacar a la deuda pública española…

    Los empleados públicos (no sólo, pero también los funcionarios) son los que educan a los niños (tú no tienes, quizá por eso no lo aprecias), los que te sacarán del coche si tienes un accidente en carretera (ojalá tú nunca los tengas), son los que se ocupan de los niños abandonados por sus padres, maltratados, o violados, los que te sacarán de una casa incendiada, los que investigan la cura para el cáncer, los que forman a los ingenieros y médicos, los que se aseguran de que la comida que comes está limpia, tanto en el mercado como en los restaurantes, los que hacen llegar el agua a tu grifo, los que investigan los asesinatos y luchan por que no queden impunes…

    Vaya, pues resulta que sí sabía qué decirte.

    Por cierto. Tu comentario me ha ofendido personalmente. Soy empleado público, me gusta serlo. Muchísimos empleados públicos tenemos una vocación de servicio a la ciudadanía mucho más allá de nuestro sueldo (escaso, en general) y de nuestras prebendas (escasas, yo tengo contrato temporal tras contrato temporal). Mira, Lightbringer, hay una campaña en contra del funcionariado, con un objetivo único: la privatización de servicios públicos para dar una oportunidad de negocio excelente al gran capital. Me parece increíble que una persona como tú no caiga en algo tan elemental.

    Así que, por favor, Lightbringer, te pido más respeto. Quizás era muy tarde cuando escribiste, y no te diste cuenta de lo que decías.

  30. “Decidir en qué invertir no está mejor remunerado que otras muchas cosas”… definitivamente era muy tarde, y no leías lo que escribías.

  31. El tema del funcionariado en este país es algo que sobrepasa el odio y es fruto de la ignorancia.
    En este enlace (como no sé si me deja poner html lo pego directamente)

    http://servicios.mpr.es/publicaciones/pdf/BoletinEstadPersonal_JUL09.pdf

    se puede leer la distribución de funcionarios por tarea. Y si quitamos profesorado, seguridad, ejercito, personal sanitario y justicia nos quedamos con menos de la mitad.
    En esta otra mitad hay que contar a gente como los bomberos, personal de obras públicas (aunque ya casi todo son subcontratas carísimas), gente al servicio personal de los políticos y cargos diversos (aquí es donde más hay) y un largo etcétera.
    De aquí nos queda que los funcionarios cuyo trabajo tiene contacto directo con el resto de la población son pocos (menos de un 10%) y además no son los mejores (estoy seguro de que los seleccionan a propósito)

    ¿Y por qué se sigue manteniendo la leyenda negra? Porque a la administración le conviene, no es bueno que tus empleados se crezcan y estén bien considerados, así les puedes maltratar mejor.
    Y también sirven de chivo expiatorio.

    Con respecto a las ideas de igualdad, justicia y democracia de Lightbringer me gustaría decir un par de cosas:

    Hay empresarios que no ponen nada de su patrimonio cuando montan una empresa o invierten en alguna aventura empresarial. El ejemplo más famoso es Ruíz Mateos, pero yo he conocido varios más, a los que los bancos les han prestado dinero (nuestro dinero) a nombre de la empresa, sin avales y sin nada. Simplemente por el hecho de ser quienes son.

    Hay inversores que solo invierten para ganar. Da igual que sea su dinero o el de otros, pero la masa monetaria que manejan es tan grande que provoca movimientos imparables en los mercados. Y esos movimientos están perfectamente calculados para ganar o para que si pierden ellos los demás pierdan más. El ejemplo más famoso de los últimos años es el de Soros.

    El capitalismo solamente es un mecanismo para justificar la existencia de dos clases, la de la nobleza y la de la plebe. Y lo visten de igualdad de oportunidades, de intercambio justo y de otro montón más de zarandajas, dando argumentos dispersos en varios frentes que al juntarlos conducen a un montón de contradicciones.
    Y el único objetivo, como digo, es justificar que cuanto más posees más derechos tienes, más control sobre los demás tienes y menos control tienen los demás sobre ti.
    Es decir, algo completamente antidemocrático, injusto.

    Y termino con una última reflexión: en muchos sitios se dice que la izquierda intenta hacernos a todos iguales cuando no lo somos y que la derecha respeta esa diversidad con la libertad individual (?), y esto nos lleva a una contradicción:
    La derecha dice que como somos diferentes no tenemos los mismos derechos, y hay que ganarse estos derechos cumpliendo las mismas obligaciones (aunque tampoco son las mismas por los ejemplos que cito) Es decir, considera que todos somos capaces de hacer lo mismo y el que no lo hace es porque no quiere. Luego habla de igualdad.
    Mientras que la izquierda habla de garantizar los mismos derechos y propone asignar obligaciones según la capacidad de cada uno. Es decir, reconoce que todos somos distintos y no podemos hacer las mismas cosas, pero no por eso tienes que pasarlas canutas.

    Y ya está, creo que por esta vez ya he sido bastante pesado.

  32. lightbringer, a ver si nos entendemos: que esto no va de que sea más o menos inmoral, para cada individuo, “ser empresario” o “ser trabajador”, o “ser liberado sindical” o “ser funcionario”. Que ese es un maniqueismo que nos aleja de la cuestión y no cuela.
    En el fondo, y pese a lo que sostienen los liberales (cosa que no es vd, eso ya me queda claro), ser una cosa u otra depende en un elevadísimo porcentaje de en que lado caiga uno al nacer. Y, fíjese, insisto: “de un lado u otro” porque, en todos los aspectos relevantes, en la economía capitalista sólo hay dos lados: el de los trabajadores y el de los capitalistas.
    Y lo que es un crimen es que exista la explotación de unas personas por otras, que exista el trabajo asalariado que no es más que esclavitud en régimen de arrendamiento ya que la esclavitud en régimen de propiedad, en pleno dominio, está prohibida. El señor que es empresario (repito: con muy alta probabilidad lo es por nacimiento, aunque esto no sea importante para el argumento) no es un inmoral por serlo (aunque con frecuencia lo es por como ejerce). Pero eso no impide que sea una inmoralidad un régimen económico que permite, que exige, que unos pocos sean explotadores de otros muchos.

  33. Después de leer sus respuestas pensé que el tema estaba zanjado, que ya habíamos dado todos de sí lo que podíamos en esta discusión y que no íbamos a intercambiar más opiniones al respecto que nos pudieran hacer plantearnos las cosas de otra forma. Pero hoy me he acordado de lo que hemos estado escribiendo aquí al leer la noticia en los periódicos de que el diario Público acaba de quebrar (cómo la empresa en la que trabaja mi padre, por cierto, que entra en concurso de acreedores la semana que viene). ¿También les parece a ustedes que esta “quiebra” es una estafa?¿Realmente creen que el periódico podría seguir abierto?

  34. Sin ver las cuentas no se puede decir si es una estafa o no.
    Pero teniendo en cuenta que el periódico que hemos hecho en el 15m salió con una tirada de 20.000 ejemplares y nos ha costado cuatro duros sin publicidad ni ningún otro tipo de financiación, a mí no me huelen muy bien algunas cosas.

  35. Editar un periódico de izquierdas no implica ser de izquierdas. Es concebible que los dueños de “Mediapubli Sociedad de Publicaciones y Ediciones S.L.” no comulgaran en absoluto con las ideas de Público. Entonces, ¿por qué lo iban a editar? Es obvio, para ganar dinero. Quizás simplemente detectaron que en España había un “nicho ecológico” sin ocupar (debido a los bandazos editoriales de El País). ¿Por qué hemos de suponer a los dueños de “Mediapubli Sociedad de Publicaciones y Ediciones S.L.” una mayor ética empresarial que a los demás? Yo, personalmente, no asumo nada de eso.

    Y, aun así, lamento muchísimo la desaparición de Público.

    Intereconomía se mantiene a flote gracias a su gran patrocinadora: la Comunidad de Madrid. ¿Por qué crees que Espe se gasta cada año más de 100 millones de euros en publicidad? Publicidad innecesaria e hipócrita… Entre otras cosas, es la mejor manera de subvencionar a los medios afines, y de convencer a los que no lo son para que no publiquen determinadas informaciones.

  36. Me he enterado al fin de los inquietantes movimientos del señor Roures, dueño y señor de Público…

    http://www.pascualserrano.net/noticias/bfquien-cerro-el-diario-espanol-publico

    Mi intuición no me fallaba…

  37. He leído detenidamente el artículo expuesto y me ha servido para entender mejor vuestro punto de vista, aunque las soluciones propuestas me parezcan peregrinas y mal encaminadas.
    Aún así quería dejar constancia, por si no lo habíais advertido, de que hay cosas que un lector “no adepto” no puede compartir, casi ni soportar, y que si no se los tiene en cuenta (explicando muy bien por qué están esas cosas escritas así en vez de dar por sentado que todos los lectores somos “adeptos”) nunca se conseguirá una actitud suficientemente receptiva por parte de los “no adeptos”.

  38. En esto tengo que dar la razón a Lightbringer. Normalmente contamos las cosas pensando que todo el mundo sabe lo mismo que nosotros, y no tiene por que ser así. Es algo que he contado varias veces en varias asambleas.

    Pero también hay que reconocer que es un fallo común a todo el mundo, independientemente de su ideología.

  39. @Lightbringer, es difícil “escribir para todos”. Es verdad que me encanta la polémica inteligente, e intento fomentarla en la medida en la que puedo. Pero mi “público objetivo” no son los opositores (dialécticos). Aun así, si puedes ser más concreto, haré un esfuerzo por ser más inclusivo :)

  40. No me refería a este blog ni a este artículo, aunque puedo encontrar ejemplos a patadas cada vez que leo una nueva entrada, sino al artículo del link del comentario anterior.
    Un ejemplo claro de las cosas que a la mayoría de los “no adeptos” les haría cerrar la página del navegador es defender, aunque sea mínimamente, a Gadafi. No por su política. No porque nos guste ver a Gadafi sodomizado por un palo de un rebelde. Ni porque sintamos ninguna simpatía por esos rebeldes. Sino porque no había más que ver a ese tipo, su aspecto, sus lujos y excentricidades, la forma de hacer las cosas y de tratar a la gente para darse cuenta de que ese señor es indefendible. Y pasa lo mismo con otros tantos a los que, para mí, inexplicablemente se les tiene aprecio en los entornos “de izquierdas” o si prefieres “liberal-políticos y socialistas”, siempre que digan estar en contra de los poderosos (aunque en su país sean ellos los poderosos). Los regímenes personalistas, en general y prácticamente sin excepciones, son lamentables. Una cosa es ser carismático y querido en tu país y otra cosa es convertirte en un dios para una gran parte de la población de tu país y en el bufón para los extranjeros, por más que andes repartiendo gominolas a los que te adoran.

  41. Sorry for the misunderstanding :)

    Aborrezco de todo régimen personalista. Y sé que, desgraciadamente, el mesianismo es un pecado que no distingue entre corazones de izquierda y de derecha. Puedes hablar, en sentido positivo, de Gandhi y Martin Luther King… pero es increíblemente fácil desviar el “carisma” y convertirlo en un culto a la personalidad y derivar en un personaje terrible o simplemente grotesco. Como ejemplo jocoso del otro lado, recuerdo a un político relevante de Castilla y León diciendo que él creía “en un proyecto llamado José María Aznar”…

    Como nota muy positiva, creo que el 15M ha aprendido la lección. Tras 10 meses, sigue sin haber “líderes visibles”. Y tampoco ocultos, aunque te conoces bien muchas caras tras tres asambleas.

  1. Pingback: ¡Economía Real, Ya! « G-7.000.000.000

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27 seguidores

%d personas les gusta esto: